El aire que respiramos

La contaminación del aire es un problema de salud ambiental global, especialmente para quienes viven en áreas urbanas

Francisco Martín León Francisco Martín León 24 May 2019 - 01:00 UTC
Dióxido de nitrógeno en Europa

No solo tiene un impacto negativo en nuestros ecosistemas, sino que también afecta considerablemente nuestra salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 8 millones de muertes prematuras por año están relacionadas con la contaminación del aire, más del doble de las estimaciones anteriores.

Uno de los contaminantes con mayor evidencia de efectos a la salud es el dióxido de nitrógeno NO2. En la UE, el mayor contribuyente a las emisiones de dióxido de nitrógeno es el sector del transporte por carretera, así como la contaminación producida por las actividades industriales y la combustión residencial.
Según el informe Calidad del aire en Europa publicado en 2018 por la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA en inglés), diecinueve de los Estados miembros de la UE registraron concentraciones de dióxido de nitrógeno por encima del valor límite anual.

El dióxido de nitrógeno no solo está dañando el ecosistema, sino que también causa importantes problemas de salud que contribuyen a problemas respiratorios que van desde causar enfermedades cardio-pulmonares hasta exacerbar el asma e incluso afectar las capacidades cognitivas.

Dado que la calidad del aire se está convirtiendo cada vez más en una seria preocupación, el satélite Copernicus Sentinel-5P se lanzó en 2017 para mapear una multitud de contaminantes del aire en todo el mundo. Con su instrumento de vanguardia, Tropomi, es capaz de detectar gases atmosféricos para generar imágenes de contaminantes del aire con mayor precisión y con una resolución espacial más alta que nunca desde el espacio.

Folkert Boersma, profesor asociado de la Universidad de Wageningen e investigador científico del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI), comenta: "La resolución espacial del satélite es tan buena que podemos identificar las emisiones con gran detalle y también detectar los gradientes de emisiones en general de ciudades ".


Dióxido de nitrógeno en el norte de Italia

Como parte del Living Planet Symposium School Lab que tuvo lugar en Milán recientemente, la ESA ha brindado a las escuelas en el área de Lombardía y Milán, la emocionante oportunidad de montar y operar sus propias estaciones de monitoreo de aire. El Living School Symposium School Lab tiene como objetivo hacer que los estudiantes de la escuela descubran la ciencia y la tecnología apasionantes de la observación de la Tierra.

Basado en una computadora Rasperry Pi, cada estación está equipada con un conjunto de sensores para medir diferentes características del aire ambiente. Las estaciones miden dióxido de nitrógeno, dióxido de carbono, monóxido de carbono y partículas, así como la temperatura y la humedad. También tienen un receptor GPS para posicionamiento. Una vez que la plataforma tiene acceso a Wi-Fi, envía automáticamente sus mediciones a un mapa en línea donde se pueden recuperar en tiempo real.

A lo largo de la semana, los resultados se publicaron en un mapa interactivo, mostrando cómo los niños y los ciudadanos pueden contribuir en el monitoreo de diferentes parámetros de calidad del aire, así como también obtener una idea de la contaminación del aire y cómo las misiones de satélites pueden ayudar a monitorear estos problemas.

Italia se encuentra entre los principales países de Europa con los mayores impactos en la salud atribuidos a la exposición al dióxido de nitrógeno, además de Alemania, Francia, España y el Reino Unido. En el norte de Italia, el área del valle de Po, densamente poblada y muy industrializada, la convierte en una de las zonas con el aire más sucio de Europa.

ESA www.esa.int


http://www.esa.int/Our_Activities/Observing_the_Earth/Copernicus/Sentinel-5P/The_air_we_breathe2

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Contaminación, NO2, Satélite, Calidad del aire, en 24 May 2019 por Francisco Martín León
Publicidad