• Inicio
  • Ram
  • Cambio climático e incendios forestales amenazan la Capa de Ozono

Cambio climático e incendios forestales amenazan la Capa de Ozono

Es importante destacar como los incendios forestales al combinarse con el cambio climático y un fenómeno natural recurrente, pueden producir un grave deterioro en la capa de ozono

Imagen de los incendios forestales en zonas del Amazonas. NASA

Esto ocurrió el pasado año cuando se produjo el mayor deterioro de la capa de ozono documentada al afectarse los vórtices polares árticos y antárticos.

El mayor deterioro de la capa de ozono sobre un sitio en la Tierra ocurrió sobre los Andes Bolivianos el 29/12/2003, fue causado por alta presencia en la atmosfera de substancias agotadoras de la capa de ozono, grandes incendios forestales en el Amazonas y la incidencia de una gran tormenta solar, lo cual ocasiono una radiación de UV de 43,3 equivalente a cuatro veces al índice extremo de radiación (UV 11) y similar a la existente en los inicios del planeta Marte.
El sitio está ubicado entre el volcán Licancabur de 5.917 metros y la Laguna Blanca ubicada a 4.340 metros, en la provincia Sud Lípez, departamento de Potosí en el sudoeste de Bolivia en las inmediaciones de la frontera con Chile.

La evidencia fue publicada el 14/07/2014 en la revista científica Frontiers in Environmental Science- “Record solar UV irradiance in the tropical Andes”- la referida investigación fue dirigida por Nathalie A. Cabrol, Directora del Centro Carl Sagan para el Estudio de la Vida en el Universo, el Instituto SETI y el Centro de Investigación Ames de la NASA.

En el año 2020 debido a los confinamientos masivos ocasionados por el COVID-19 se redujeron las emisiones de los gases de efecto invernadero, los gigantescos incendios forestales en Australia y la Región Amazónica en el hemisferio sur, en Estados Unidos y en Siberia en el hemisferio norte, formaron la gran nube de humo en el planeta que contrarrestó la histórica reducción con un histórico deterioro de la capa de ozono.

Los efectos de los incendios forestales en el planeta fueron tema importante en un artículo del científico Robert Lee Hotz (The Effects of Massive Wildfires Can Reach the Stratosphere and Linger for Months) publicado el 16/11/2020 en The Wall Street Journal de New York, donde destaca una investigación realizada sobre los efectos de los incendios forestales en el planeta:
Las columnas de humo de los incendios forestales provenientes de Australia crearon un agujero en la capa de ozono.

Desde el Ártico hasta Australia y Brasil, según evidencias científicas el humo ha afectado el aire en la estratósfera, desde los 10 Km hasta los 50 Km de altura ,en un área que se extiende por miles de kilómetros y también ha bloqueado la luz solar a una “escala planetaria”, replicando los efectos de una erupción volcánica.

Los datos muestran que el humo de los incendios forestales bloqueó la luz solar en una extensión nunca antes registrada en cuanto a incendios forestales, comparables al efecto acumulativo de todas las erupciones volcánicas moderadas de los últimos 30 años.

La capa de ozono se venía recuperando del 1% al 3% desde el año 2000, logrando reducir hasta 4 millones de Km2 el agujero de la capa de ozono, gracias al Protocolo de Montreal que logra la eliminación de las sustancias agotadoras de la capa de ozono, hasta el pasado año cuando ocurre el mayor deterioro de la capa de ozono desde que se tienen registros de su monitoreo.

En el año 2020 en la primavera ártica se formó el más extenso agujero en la capa de ozono registrado sobre el Ártico con una extensión cercana al millón de Km2 el cual se prolongó hasta el 23 de abril de 2021 según la Agencia Espacial Europea.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) el agujero de la capa de ozono en la primavera austral sobre el continente Antártico el 20 de septiembre llegó a 24.800.000 Km2, hasta finales de diciembre de 2020, convirtiéndose en uno de los más extensos, el más profundo y prolongado desde que comenzó su monitoreo hace 40 años.

El agotamiento del ozono sobre el Ártico y el continente Antártico está relacionado con la formación de las nubes estratosféricas polares compuestas de agua y ácido nítrico que se originan con temperaturas inferiores a -78O C, y convierten los compuestos no reactivos en reactivos al reaccionar con la luz solar que llega con la primavera y destruyen el ozono.

La formación de nubes estratosféricas está vinculada con vórtices polares Árticos y Antárticos fuertes, el vórtice polar es un ciclón persistente a gran escala situado cerca de las zonas polares terrestres ubicado en la media y alta troposfera y la estratosfera, son más potentes en invierno y se debilita hasta desaparecer en verano.

Existen evidencias científicas que indican que el calentamiento global seguirá intensificándose en el planeta:

  • En mayo de 2021 se llegó 419 partes por millón (ppm) de Dióxido de Carbono atmosférico según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) mayo es el mes que registra una mayor tasa de CO2 , en mayo de 2020 fue de 417 ppm, similar a la existente entre 4,1 y 4,5 millones de años cuando era cercana o superior a 400 ppm según la NOAA.
  • Este año en verano en el Hemisferio Norte se rompieron los récords de altas temperaturas como consecuencia del cambio climático, de acuerdo a la NASA los incendios forestales aumentaron en el verano del 2021 en América del Norte, en la costa mediterránea de Italia, España, Grecia y Turquía y Rusia.
  • En Estados Unidos una larga e intensa sequía, de acuerdo a expertos provocada por el cambio climático, ha dejado gran parte del oeste vulnerable, a finales de julio el número de hectáreas quemadas en California había aumentado en más de un 250 por ciento con respecto a 2020, el peor año de incendios forestales en la historia moderna del estado.

El 08 de agosto en Rusia se habían reportado 250 incendios forestales, según Grigori Kuksin de Greenpeace produciendo los peores incendios forestales de la historia de la vigilancia meteorológica rusa.

En la República de Sajá en la región de Siberia, los incendios forestales han liberado tanto carbono como Alemania en un año enviando columnas de humo sobre el Polo Norte. Desde el comienzo de la temporada de incendios, se han quemado más de seis millones de hectáreas de tierras boscosas en Saha, según la agencia forestal de Rusia. (National Geographic, Madeleine Stone 25/08/2021).

En Brasil desde comienzos de 2021 se han registrado 300 incendios forestales, la mayoría en la Amazonía, donde su número es más del doble que el año pasado según el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP).

La situación tiende agravarse, según una reciente investigación publicada en la revista National Geographic (Alejandra Borunda 26/08/2021) las partículas de humo hacen que algunas nubes sean más densas y más compactas con gotitas diminutas de agua, las cuales no son lo suficientemente pesadas como para precipitarse al suelo y permanecen flotando en el aire.

De acuerdo a la citada investigación, los modelos climáticos sugieren que probablemente se produzca una caída de las precipitaciones inducidas por el humo en gran parte del planeta, intensificando la sequía y creando las condiciones para multiplicar los incendios forestales.

El extremo calentamiento global como consecuencia del cambio climático afecta la velocidad de los vórtices polares y la extrema contaminación atmosférica y los incendios forestales contribuirán a la formación de las nubes estratosféricas que marcaran el tamaño de los grandes agujeros que se formarán en la primavera ártica y antártica en los próximos años.

Erik Quiroga, Ambientalista
Promotor de la creación del “Día Mundial de la Capa de Ozono”, promovido por las Naciones Unidas el 16 de septiembre.

Esta entrada se publicó en Reportajes en 13 Sep 2021 por Francisco Martín León