Antes de que caigan las hojas

Si te encuentras en un vuelo de avión este otoño, no olvides mirar por la ventana. El colorido follaje de otoño se extiende por los bosques y matorrales del hemisferio norte

Francisco Martín León Francisco Martín León 05 Nov 2019 - 02:00 UTC
Imagen otoñal observada por satélite

En la mañana del 28 de octubre de 2019, el sensor MODIS en el satélite Terra de la NASA capturó esta vista de estelas entrecruzadas que se ciernen sobre un tramo de las montañas Apalaches en Kentucky, Virginia y Virginia Occidental. Muchos de los bosques estaban cerca del pico de color.

La mezcla de especies arbóreas en los bosques caducifolios orientales crea muestras variadas y coloridas de follaje de otoño. Las hojas de fresno, haya y álamo se vuelven amarillas; arces rojos, zumaque y cornejo tienden hacia el rojo; y las hojas de los robles a menudo se vuelven marrones.

Pérdida de la clorofila

Las hojas cambian de color a medida que pierden clorofila, la molécula que las plantas usan para sintetizar alimentos. La clorofila normalmente hace que las hojas de las plantas se vean verdes porque absorbe la luz roja y azul cuando la luz del sol golpea las superficies de las hojas. Sin embargo, la clorofila es inestable y las plantas tienen que producirla continuamente, un proceso que requiere mucha luz solar y temperaturas cálidas. Entonces, cuando las temperaturas bajan y los días se acortan en otoño, los niveles de clorofila también lo hacen.

Esto hace que el verde se desvanezca, ofreciendo a los otros pigmentos dentro de las hojas, especialmente los carotenoides y antocianinas, una oportunidad para brillar. Los carotenoides absorben la luz azul-verde y azul, por lo que, en ausencia de clorofila, hacen que las hojas se vean amarillas. Las antocianinas absorben la luz azul, verde azulada y verde, por lo que la luz que se refleja en ese pigmento parece roja.

Las estelas de condensación, o estelas de vapor de agua, son esencialmente cirros estrechos y largos. Se forman cuando el escape del avión agrega vapor de agua y pequeñas partículas en el aire llamadas aerosoles a la atmósfera. Los aerosoles pueden servir como semillas de nubes.

La humedad del aire afecta cuánto duran las estelas. Cuando el aire está seco, las estelas persisten por solo segundos o minutos. Pero cuando el aire es húmedo, como fue el caso aquí, las estelas pueden durar mucho tiempo, extendiéndose hacia afuera hasta que se vuelven difíciles de distinguir de las nubes cirrus naturales. En este caso, las estelas aún eran visibles, y significativamente más gruesas, en la tarde cuando fueron vistas por los satélites Aqua y Suomi NPP.

Imagen de NASA Earth Observatory de Lauren Dauphin, utilizando datos MODIS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Fotos y animaciones y está etiquetada con otoño, Clorofila, en 05 Nov 2019 por Francisco Martín León
Publicidad