Amplia vista del delta del río Misisipi

Mientras orbitaba sobre el Golfo de México en abril de 2019, un astronauta a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS en inglés) miró hacia el norte para tomar esta foto altamente oblicua del delta del río Misisipi

Francisco Martín León Francisco Martín León 12 Jul 2019 - 02:00 UTC
Vista del delta del río Misisipi desde la EEI
Vista del delta del río Misisipi desde la EEI

La cuenca del río Misisipi es una de las más grandes del mundo, con más de cien afluentes, incluidos los ríos Red, Ohio y Missouri.

La cuenca del Misisipi se extiende desde los Apalaches hasta las Montañas Rocosas y contribuye a aproximadamente el 40 por ciento del drenaje en los Estados Unidos continentales.

Drena el agua y los sedimentos de 31 estados de EE. UU. y los envía al Golfo de México a través de los deltas de los ríos Atchafalaya y Misisipi. Las corrientes costeras transportan gran parte de esos sedimentos al oeste de los deltas y los depositan a lo largo de las playas de la costa del Golfo. A lo largo de la costa occidental de Louisiana, se puede ver un gran pulso de sedimento, probablemente el resultado de una inundación generalizada durante 2019.

Vista más amplia del delta del río Misisipi desde la EEI
Vista más amplia del delta del río Misisipi desde la EEI

La tierra de tonos claros a ambos lados del río distingue su llanura aluvial de inundación. Debido a que los ríos proporcionan un sistema de transporte y una fuente fiable de agua, las personas a menudo buscan llanuras de inundación para construir ciudades e industrias y para desarrollar granjas.

A lo largo de toda la longitud del río Misisipi, el uso de la tierra agrícola es extenso. El exceso de nitrógeno y fósforo de la agricultura se escurre hacia los sistemas de drenaje del río y eventualmente ingresa al Golfo de México. Las inundaciones locales y regionales pueden aumentar el flujo de la corriente y las tasas de erosión, intensificando este proceso.

Cada verano, las “zonas muertas” hipóxicas (con poco oxígeno) pueden amenazar la vida acuática en el Golfo de México. Estas zonas muertas pueden ser causadas por la contaminación de nutrientes; por mezcla limitada entre capas de agua debido a las diferencias de densidad y temperatura; y por un aumento drástico en la proliferación de algas, que agotan los niveles de oxígeno en el agua.

Los organismos sésiles (fijos en el lugar), como los corales, los mariscos y las plantas acuáticas, no pueden escapar de estas zonas muertas y, a menudo, mueren, dañando las redes alimentarias locales y las industrias pesqueras que dependen de ellas.

La fotografía de astronauta ISS059-E-36323 fue adquirida el 26 de abril de 2019, con una cámara digital Nikon D5 con una lente de 50 milímetros y es proporcionada por la Instalación de Observación de la Tierra de la tripulación de la ISS y la Unidad de Teleobservación y Ciencia de la Tierra, Centro Espacial Johnson. La imagen fue tomada por un miembro de la tripulación de la Expedición 59.

Nasa Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Fotos y animaciones y está etiquetada con Delta, EEI, ISS, en 12 Jul 2019 por Francisco Martín León
Publicidad