Alertas ambientales con el Brexit en Reino Unido

Salir de la UE podría causar daños a los ecosistemas de Gran Bretaña y socavar sus intentos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, advirtieron grupos verdes, pidiendo al gobierno que priorice el medio ambiente después del Brexit. El gobierno lo niega.

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 15 Mar 2019 - 23:15 UTC

Con el 80 por ciento de las directrices ambientales actuales de Gran Bretaña, que regulan todo, desde la contaminación del aire hasta la eliminación de desechos, procedentes de Bruselas, existe el temor de que los ministros ignoren las consecuencias ecológicas de la salida del bloque.

¿Puede afectar el posible BREXIT a las leyes ambientales en el Reino Unido?

"Si no tenemos un Brexit sin acuerdo, el gobierno estará ocupado con otras cosas", dijo Richard Black, director de la Unidad de Inteligencia de Energía y Clima (ECIU), un grupo de expertos en medio ambiente. "En términos de desarrollo de políticas, hay un montón de cosas que hacer, francamente".

El gobierno dice que está comprometido a mantener los más altos estándares medioambientales cuando Gran Bretaña abandone la UE, con o sin un acuerdo.

En un discurso el año pasado, la primera ministra Theresa May dijo que Gran Bretaña "continuará liderando al mundo en el cumplimiento de nuestros compromisos con el planeta". Prometió que las directrices ecológicas de la UE se adoptarían en la legislación nacional después de Brexit.

Pero los ambientalistas dicen que hay poca legislación en trámite para asegurar que Gran Bretaña se ponga a la altura en términos de emisiones, conservación y calidad del aire, y virtualmente no hay recurso legal si no lo hace.

Gran Bretaña fue llevada al Tribunal de Justicia el año pasado después de haber violado repetidamente los límites establecidos por la UE en materia de contaminación del aire.

Después del Brexit


El gobierno está planeando su propia oficina nacional, la Oficina de Protección Ambiental (Office for Environmental Protection, OEP).

Dice que la OEP "asegurará que este y todos los gobiernos futuros se beneficien de la experiencia adquirida en un organismo sobre el medio ambiente consistente, a largo plazo e independiente" y "ofrezcan un sistema sólido de responsabilidad".

Pero los grupos verdes y los expertos legales han expresado su preocupación por su poder e imparcialidad. Los planes actuales descritos en los documentos de política establecen que el OEP tendrá su liderazgo y financiamiento establecidos por el gobierno.

Avances con la UE


Gran Bretaña ha logrado avances sólidos en los recortes de emisiones, con niveles de 2017 un 43 por ciento más bajos que en 1990.

Pero el temor con Brexit es que los ministerios clave, como el transporte, la vivienda y la tesorería, pueden verse tentados a buscar el beneficio económico a corto plazo de la desregulación ambiental y enfrentar algunas barreras para no hacerlo.

Como uno de los mayores exportadores de residuos de la UE, un acuerdo no podría ver la acumulación de basura, enterrados apresuradamente o quemados en incineradores, todo ello con costos ambientales concomitantes.

Los defensores del Brexit dicen que dejar la UE permitirá a Gran Bretaña más libertad para establecer sus propias leyes después de décadas de recibir instrucciones de Bruselas.

Esta entrada se publicó en Noticias en 15 Mar 2019 por Francisco Martín León
Publicidad