La otra “cara" no mediática del vórtice polar troposférico

Después de que el vórtice polar “irrumpiera” en el Medio Oeste americano  y Canadá (y en los medios de comunicación y redes sociales, RRSS) a finales de enero y principios de febrero de 2019 dejando temperaturas gélidas en amplias zonas, ahora lo hace de diferente manera: subiendo las temperaturas en superficie,  pero sin tanto ruido mediático.

Y es que las temperaturas en muchas zonas del centro y este de EEUU continentales, así como algunas zonas de Canadá han dado un vuelco llamativo: de llegar a los -30 ºC, o menos, en algunas zonas durante la semana pasada,  ahora se pasa a más de 15 ºC o más: Una subida espectacular y llamativa, pero el vórtice polar troposférico no está ahora en los medios de comunicación y ni en las RRSS.

Por otra parte y en contrapartida, en otras zonas han bajado las temperaturas pero no tanto como hace una semana, dejando de ser noticia.

Dejando el vórtice polar troposférico a un lado

Esta subida tan marcada de temperaturas en las zonas del noreste de EE.UU. y Canadá (la gran olvidada de estos situaciones) se debe también al carácter ondulatorio del chorro polar: materialización práctica de los efectos del vórtice polar troposférico en niveles altos de la troposfera que, a su vez, es el elemento rector de los sistemas de altas y bajas en latitudes medias que ponen en marcha a las masas de aire.

El chorro polar, y siempre tomando como referencia el hemisferio norte,  separa las masas frías en su lado izquierdo o polar, de las masas cálidas de su lado derecho o ecuatorial.

La Otra “cara" No Mediática Del Vórtice Polar Troposférico

Cuando chorro polar se ondula, los sistemas de bajas y altas presiones en capas bajas y superficie se ponen en marcha de forma que ocurren las irrupciones frías en su ramal descendente hacia latitudes más bajas como ocurrió con la gélida entrada ártica de finales de enero y primeros de enero de 2019. Por contrapartida, el ramal ascendente hacia latitudes más altas también moviliza a sus peones en niveles bajos y superficie pero esta vez en su lado ecuatorial o cálido: los sistemas de bajas y altas presiones inyectan lenguas cálidas hacia latitudes superiores o sustituyen al aire frío.

En determinadas ocasiones, a estas ondulaciones ascendentes del chorro polar se le une un invitado y compañero de fatiga: el chorro subtropical. En los mapas del chorro a 300 o 250 hPa, a veces aparecen fundidos los dos en uno solo. El chorro subtropical es un invitado con poca capacidad de “actuación”, en general,  sobre los sistemas atmosféricos de superficie.

Subida de temperaturas muy significativas

Y esto es lo que está ocurriendo o va a ocurrir en las zonas aludidas donde las temperaturas van a experimentar una subida llamativa y en algunos lugares se pueden llegar a valores de temperatura máximas históricas a inicios de febrero y en pleno invierno de 2019 en algunas zonas de EE.UU.

La Otra “cara" No Mediática Del Vórtice Polar Troposférico

Cómo es lógico, esta entrada de aire más cálido, se debe a una ondulación de la corriente en chorro polar en niveles altos, que tiene como contrarrespuesta otra entrada de aire frío en otras zonas de Canadá y EE.UU., como se pone de manifiesto en estos mapas del 5 y 6 de febrero de 2019:

La Otra “cara" No Mediática Del Vórtice Polar Troposférico
La Otra “cara" No Mediática Del Vórtice Polar Troposférico

 

La Otra “cara" No Mediática Del Vórtice Polar Troposférico

En resumen, el vórtice polar troposférico tiene dos caras: la cara fría y la cara cálida, pero desde el punto mediático solo interesa la que genera entradas frías.

Por otra parte, las cosas son más simples si dejamos al lado al vórtice polar troposférico y usamos conceptos más cercanos al lenguaje de la calle  (altas, bajas, frentes, irrupciones aire frío o cálido, etc.), dando más importancia a los sistemas atmosféricos de niveles más bajos.

Esta entrada se publicó en Noticias en 06 Feb 2019 por Francisco Martín León