¿Dónde está la borrasca Gisele?: criterios mejorables para nombrar borrascas

La borrasca Gisele está afectando de lleno a varios países del oeste europeo obligando  a activar varios avisos meteorológicos asociados a fenómenos adversos, entre ellos a España. Pero ¿dónde está realmente la culpable de todo ello?

 


Localizar y seguir el centro de bajas presiones de una gran baja constituida por diferentes centros de bajas relativas satélites no es fácil, y además si hay pocos datos o los modelos numéricos de predicción no manejan bien sus predicciones, como ocurre en las zonas marítimas. Este hecho se complica si algunas de estas bajas depresionarias no está bien formada en un momento dado y va a sufrir un proceso de ciclogénesis o profundización rápida.

 

Imagen infrarroja del 14 marzo de 2018 a las 00UTC con Gisele al noroeste de Galicia sufriendo un proceso de ciclogénesis. EUMETSAT

 

Estos hechos pasaron con la borrasca nombrada Félix de inicio de marzo de 2018, y se han vuelto a repetir con la borrasca nombrada Gisele el 13-15 de marzo de 2018.

Esta vez parece que la ubicación de Gisele es común en los mapas de superficie de las 00 UTC en AEMET y MétéoFrance, como se muestra en las imágenes siguientes:

  Mapas de superficie de MétéoFrance y AEMET con los sistemas de presión, bajas, altas y frentes del 14 de marzo a las 00 UTC.

 

En estos casos, donde hay múltiples bajas (bajas mesoescalares) secundarias en un gran sistema de bajas presiones (baja sinóptica),   y una de las pequeñas bajas  sufre un proceso de profundización arrastrando al sistema como un todo a la gran temporal, el localizar dónde está o estará Gisele (en este caso) es tarea de expertos técnicos meteorológicos. Al público en general solo le interesa que una gran borrasca va a generar un proceso de profundización y va a llevar a su zona fenómenos adversos.

Pulir los criterios de qué borrascas nombrar en estas situaciones de una gran borrasca madre que contiene a otras bajas menores o satélites, donde una de ellas sufre un proceso de profundización y genera un temporal de viento adverso en zonas habitadas, será uno de los retos que los meteorólogos europeos deberán abordar a la hora armonizar y homogeneizar criterios comunes.

Hay varios casos que se pueden dar e inducir a errores, y solo por citar uno: en una gran borrasca hay varias borrascas embebidas alrededor de dicha borrasca madre. Una pequeña baja es muy, muy profunda y otra experimenta un proceso de profundización cerca de la costa habitada ¿Dónde y cuándo se pone el nombre de la borrasca? ¿A la borrasca madre, a la baja menor más profunda, a la baja menor que se profundiza cerca de la costa? Y aún peor ¿y si dos bajas menores embebidas dentro de otra mayor  sufren por separado un proceso de profundización generando temporales diferentes? ¿Se da el mismo nombre a cada una de ellas o se dan por separado o se da el nombre a la baja madre que las contiene? Otros casos son posibles y los criterios de nombrar bajas pueden ser mejorados.  Posiblemente, existen ya esos criterios por escrito o se está trabajando en ellos.

Ahora son bloques de dos o tres SMHN europeos los que nombran a borrascas en diferentes partes de Europa: norte, oeste y suroeste.

Al público general le da igual, hasta cierto punto, pero es un problema técnico a optimizar en el futuro por los responsables de nombrar a borrascas adversas.

Y en el Mediterráneo las cosas se pueden complicar más aún. Ya lo veremos como queda la cosa.

 

Francisco Martín León, meteorólogo

Un pensamiento en “¿Dónde está la borrasca Gisele?: criterios mejorables para nombrar borrascas

  1. juan

    Puede que en el caso del Mediterráneo deberían de planearse las DANAs más que las borrascas que luego se puedan generar,
    por aquí ya lo estamos planteando
    saludos
    Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *