La crisis del Vórtice Polar y el frío invernal en Europa

 Europa se hiela, el Polo Norte se hace más cálido ¿qué está ocurriendo?

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 28 Feb 2018 - 23:38 UTC

El mundo al revés. No es la primera vez que ocurre en los últimos años y no será la última: el mercurio en Europa ha descendido al frío profundo, mientras que el Ártico experimenta temperaturas récord, dejando a los científicos reflexionar sobre el papel que puede jugar el calentamiento global en el tiempo invernal.

La reversión ha sido dramática

Una irrupción de aire muy frío proveniente de Siberia ha propagado temperaturas bajo cero en toda Europa, tapizando de blanco las ciudades del sur y las playas mediterráneas cubiertas de palmeras con nieve a finales del mes de febrero de 2018.

El domingo, 25 de enero de 2018, mientras tanto, la temperatura del aire en el Polo Norte, que no verá el Sol hasta marzo, subió por encima del punto de congelación.

"En términos relativos, eso es una anomalía de temperatura de +30 C", tuiteó Robert Rohde, científico principal de Berkeley Earth en Washington.

En la estación meteorológica de Longyearbyen, en la isla de Svalbard, en el océano Ártico, las temperaturas fueron 10ºC superiores a la media en los últimos 30 días, según Zack Labe, un modelador del clima de la Universidad de California en Irvine.

Al mismo tiempo, el hielo marino cubre el área más pequeña en pleno invierno desde que los registros comenzaron hace más de medio siglo.

En una región, alrededor de Svalbard, el área cubierta por hielo marino - 205.727 kilómetros cuadrados - el lunes pasado, fue menos de la mitad del promedio para el período 1981-2010, informó el Servicio del Hielo de Noruega.

"Se cree que las temperaturas positivas cerca del Polo Norte en invierno ocurrieron durante cuatro inviernos entre 1980 y 2010", dijo Robert Graham, científico del clima en el Instituto Polar de Noruega. Han ocurrido ahora en cuatro de los últimos cinco inviernos”.

Según los expertos, esta aceleración apunta circunstancialmente al cambio climático, que durante el mismo período ha calentado la región ártica dos veces más rápido que el promedio mundial.

Calentamiento global: enfriamiento invernal local y temporal

Otra pista puede estar en el emparejamiento de descongelación ártica / congelación europea.

"El aumento del tiempo templado en el Polo Norte y el frente frío siberiano en Europa están directamente relacionados", dijo Etienne Kapikian, científico de Meteo France, el servicio meteorológico nacional.

"¿Qué tan caliente está el Ártico ahora?" tuiteó a Peter Gleick, presidente emérito del Pacific Institute y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos. "Más caliente que nunca, medido en invierno. El cambio climático causado por el hombre está empezando a transformar radicalmente a nuestro planeta".

La afirmación de Gleick ya no se pone en duda, pero el vínculo entre el "cálido continente Ártico, el continente frío" y el calentamiento global aún no se ha probado, dicen otros científicos.

CSE, chorro y frío en Europa

Si la conexión con el calentamiento global sigue siendo especulativa, la mecánica de lo que los científicos llaman "calentamiento súbito estratosférico, CSE" - la causa inmediata del tiempo invernal extraño - es bien comprendida.

Hay indicios en los últimos años de un debilitamiento del Vórtice Polar Estratosférico, que a su vez permitiría irrupciones gélidas en Europa durante el invierno. Imagen: NOAA

Los fuertes vientos en la estratosfera circulan de oeste a este sobre el Ártico a unos 30 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, la estratosfera. Esto está asociado al vórtice polar, una gran zona que gira alrededor del Polo Norte (y otra zona equivalente en el Polo Sur).

La corriente en chorro o jet, mientras tanto, fluye en la misma dirección a velocidad de tren bala a 10 kilómetros de altura en el límite superior de la troposfera, la capa más baja de la atmósfera.

A veces el vórtice se calienta y debilita dramáticamente, con vientos que se ralentizan e incluso se invierten, explicó Marlene Kretschmer, científica del clima del Instituto de Investigación de Impacto Climático de Potsdam.

Una tendencia de enfriamiento

"Cuando esto sucede, puede afectar la corriente en chorro donde se “produce” y conduce nuestro tiempo", dijo. "Eso es exactamente lo que sucedió ahora".

El aire gélido del Ártico que normalmente está "bloqueado" dentro del vórtice polar, se libera locamente y crea la masa de aire muy frío que se expande y que cubre Europa.

El CSE ocurre, en promedio, cada dos años, por lo que no es un fenómeno raro. Pero en las últimas dos décadas, las crisis del vórtice se han vuelto más profundas y persistentes.

"En general, la tendencia del calentamiento global es clara", dijo Kretschmer. La temperatura superficial promedio de la Tierra ha aumentado en un grado centígrado desde mediados del siglo XIX, lo suficiente como para desatar una sequía mortal, olas de calor y el aumento del nivel del mar.

"Pero si solo miras las temperaturas invernales desde 1990, ves una tendencia de enfriamiento en invierno sobre el norte de Eurasia".

Aún así, la pregunta sigue siendo: ¿qué impulsa los cambios en la intensidad y la duración del CSE?

Una teoría sostiene que la superficie del océano recién helado, que absorbe los rayos del Sol en lugar de hacerlos rebotar en el espacio como la nieve, libera calor en el aire que eventualmente interrumpe la estratosfera.

"Es difícil decir que cualquier evento está relacionado con el calentamiento global", dijo Kretschmer. "Pero hay muchos estudios que sugieren que este patrón - el cálido Ártico, el continente frío - podría estar relacionado con el cambio climático".

"Esto es seguro: existe una evidencia abrumadora de que los cambios en el Ártico afectarán nuestro tiempo y clima", agregó.

Esta entrada se publicó en Reportajes y está etiquetada con Europa, chorro, jet, CSE, Ola de frío, Vórtice Polar, en 28 Feb 2018 por Francisco Martín León
Publicidad