Consultando los tiempos

En la Antigua Grecia, los atenienses que discurrían por el Ágora romana disponían de un edificio en el que poder informarse tanto del tiempo meteorológico como del cronológico. Esa construcción sigue en pie. Es la Torre de los Vientos, que en la época clásica estaba coronada por una estatua que hacía funciones de veleta, indicando la dirección del viento dominante. Aparte de eso, unos cuadrantes solares en las distintas fachadas, permitían conocer la hora solar, y si el día estaba nublado, una clepsidra (reloj de agua) situada en el interior del edificio, permitía también determinar la hora del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *