Los cartogramas y el cambio climático

Los cartogramas brindan una nueva visión del riesgo de cambio climático

 

 


Los científicos han desarrollado los cartogramas, mapas que transmiten información al contorsionar áreas, para visualizar los riesgos del cambio climático de una manera novedosa.

Los cartogramas son mapas que cambian el tamaño relativo de las áreas de acuerdo con ciertas características de la región.

Por ejemplo, un cartograma que distorsiona la forma de los países según la población expandiría las fronteras de la India (1.300 millones de personas) mientras aplastaría significativamente el tamaño de Australia (23.8 millones de personas), aunque en realidad el área de Australia es más del doble que India.

En un nuevo estudio, un científico desarrolló cartogramas que amplían los lugares geográficos que albergan grandes poblaciones y son particularmente vulnerables a los peligros del cambio climático. El investigador también creó cartogramas que expanden la forma de los países con mayores emisiones de gases de efecto invernadero y riqueza nacional.

Un conjunto de cartogramas que visualiza los riesgos del cambio climático debido a la disminución de los recursos de agua subterránea renovables. El grado de peligro del cambio climático (una disminución en los recursos de agua subterránea en más del 10 por ciento) se indica por el color. Los cartogramas distorsionan las regiones mediante la expansión de áreas con grandes poblaciones en 2010 y altos grados de vulnerabilidad.
Crédito: Petra Döll

Los conocimientos sobre el cambio climático a menudo se transmiten a través de mapas temáticos, donde se comparan datos sobre ciertos aspectos del cambio climático en diferentes regiones. Por ejemplo, los investigadores han realizado mapas que muestran cómo los patrones del clima han impactado o se espera que influyan en el aumento del nivel del mar, las estaciones cambiantes y la economía.

Sigue leyendo en: https://blogs.agu.org/geospace/2017/12/06/cartogram-maps-provide-new-view-of-climate-change-risk

6 de diciembre de 2017
Por Olivia Trani

AGU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *