tiempo.com

Harvey vs. Katrina: diferencias en sus efectos

Katrina dejó cerca de 2000 muertos en New Orleans y Harvey solo lleva 10 en Houston y alrededores ¿Por qué?

Se están quedando sin superlativos y estadísticas para describir la ira de Harvey: la lluvia en una escala sin precedentes, nueve billones de galones de agua y los meteorólogos tienen que añadir nuevos colores en las escalas de los mapas de precipitación para ilustrar mejor los efectos de la tormenta tropical.

Pero mientras el daño de la tormenta tropical monstruosa se proyecta para llegar a los miles de millones, el número de muertos es relativamente bajo: 10 muertes confirmadas. En comparación, el huracán Katrina en 2005 mató a más de 1.800 personas, cambiando a New Orleans para siempre.

Entonces, ¿qué ha ocurrido esta vez? Los expertos dicen que varios factores hacen que las consecuencias de las tormentas o ciclones tropicales sean muy, muy diferentes.

Katrina en 2005 afectando a la zona de New Orleans
Harvey en 2017 afectando a la costa de Texas, antes de afectar a Houston

De dónde vinieron las precipitaciones y lo que golpeó

El mayor peligro de Katrina fue la oleada o marejada de tormenta: una ola de agua alta causada por los fuertes vientos. En el caso de New Orleans, incluso antes de ese oleaje, el agua de mar saltó y rompió los diques en una ciudad en forma de tazón, con parte de ella realmente por debajo del nivel del mar. Tardaron días en sacar el agua.

El fracaso de los diques a lo largo del río Misisipi y en otros lugares fue súbito y crítico, dijo Brian McNoldy, investigador principal en ciencias marinas y atmosféricas en la Universidad de Miami. En cuestión de horas, debido a la falla de diques, gran parte de la ciudad estaba bajo el agua.

"Si eso hubiera ocurrido, New Orleans no sería una historia en este momento, ni hablaríamos de eso", dijo McNoldy.

Para dar una idea de lo poderosa que puede ser una marejada de tormenta, dijo que los 8 metros que golpearon la costa de Misisipi cuando Katrina finalmente tocó tierra sería suficiente para destruir un edificio de 25 pisos e inundarlo todo.

Por otro lado, Houston recibió, y sigue recibiendo, lluvia, lluvia y más lluvia desde el viernes, quizá hasta 1,27 metros en algunos lugares. El Servicio Meteorológico Nacional dice que esta es la tormenta tropical más grande que jamás haya registrado.

Pero la ciudad es plana, por lo que las inundaciones han sido menos abruptas - "la gente podría llegar a sus tejados, básicamente", dijo McNoldy - y el agua debería drenarse más rápido que en el caso de New Orleans. Pero hasta entonces, gran parte de Houston se parece a un lago.

La vida sin Twitter

Imagine tratar de vivir un desastre natural sin su teléfono inteligente y sus redes sociales.

Eso es lo que pasó en New Orleans: la tormenta tropical de hace 12 años - cuando Twitter y los teléfonos inteligentes ni siquiera existían todavía y Facebook tenía un año de edad.

La mayor parte de la ciudad era negra y pobre, e incluso aquellos que tenían teléfonos celulares no podían usarlos ni sus ordenadores porque la tormenta había eliminado las redes de energía y telecomunicaciones.

Houston y Harvey son una historia completamente diferente. Las comunicaciones y la energía eléctrica se mantuvieron en gran parte de las zonas afectadas. Las advertencias sobre la tormenta estaban por todos los sitios: la televisión y en otros lugares por días de antelación. Y una vez que golpeó, la gente pudo llamar a los servicios de emergencia para ser rescatados.

"Ahora que estamos en la era del teléfono móvil, somos más capaces de escuchar a la gente que está atrapada, y eso es importante", dijo Ed Emmett, director ejecutivo del Condado de Harris, que incluye a Houston.

Mutter dijo que si el número de muertos en Houston es tan bajo en esta etapa - "un número maravillosamente pequeño para una tormenta tropical tan grande" - él no espera que se disparen dramáticamente.

"En este momento en New Orleáns, no sabían que eran 2.000 los muertos, pero había cuerpos flotando en muchos lugares", dijo Mutter, quien viajó a la ciudad varias veces después de Katrina para estudiar las diferentes maneras en que la tormenta mató a la gente.

Ser pobre y sentirse marginado

Mutter dijo que en sus viajes después de la tormenta a New Orleans, se enteró de que entre las personas más pobres había una tremenda desconfianza a las autoridades del gobierno de la ciudad. El huracán se pronosticó correctamente y se emitieron avisos, aunque tarde.

Dijo que la mentalidad era "el gobierno nunca ha hecho nada por ellos. ¿Por qué deberían creerlos si dicen que salen de la ciudad? ¿Y qué pasa si no tienen un coche?".

Houston es una ciudad grande donde básicamente no puedes pasar sin un coche. El bajo número de muertos hasta ahora sugiere que las personas fueron advertidas con suficiente antelación y listas para actuar.

"Casi todos sabían alguna manera de prepararse o salir de la ciudad con sus coches", dijo Mutter.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 29 Ago 2017 por Francisco Martín León