Entrevista RAM: Luis Eduardo Pacheco

Luis Eduardo PachecoResponsable de STRATOCAT (http://stratocat.com.ar/)

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 25 Jun 2010 - 16:29 UTC

¿Cómo surgió la idea de crear la página web de STRATOCAT?

Bueno, esta es una pregunta que para responderla debemos volver atrás en el tiempo. Intentaré ser breve. Si bien StratoCat es una iniciativa destinada a documentar una actividad relacionada íntimamente con la ciencia y la tecnología, su origen procede de un campo bastante alejado de ambos: el mundillo OVNI.

Como aficionado al tema de los no identificados, he pasado por diversas etapas. La última de ellas está relacionada con un suceso en particular sobre el que más que interés tuve una vieja obsesión personal. El 17 de septiembre de 1985, en Buenos Aires, capital de la República Argentina, el paso inesperado de lo que ahora sabemos fue un globo estratosférico francés (ver imagen abajo a la izquierda) lanzado un mes antes desde la lejana Sudáfrica, nos hizo creer a miles de argentinos (yo incluido) que éramos visitados por extraterrestres. Fue un suceso de gran impacto público que aún hoy perdura en el recuerdo de muchas personas.

Muchos años después de ocurrido, y siendo editor de una efímera publicación electrónica llamada Informe Alfa, -en la que intentaba abordar la temática OVNI con una mirada racional- decidí iniciar mi propia investigación sobre aquél caso. En principio todo se redujo a escribir un artículo para la revista, pero a medida que avanzaba, el objetivo inicial se amplió.

Más datos, fotos, indicios contradictorios, contactos con diversos organismos, otros casos similares, y un largo etcétera hicieron que en determinado momento me viera obligado a abandonar la edición de la revista -de allí lo de efímera- para concentrarme solamente en el suceso que me obsesionaba.

Obligado necesariamente a indagar en todo lo relativo a los globos de investigación científica, sus orígenes, características de vuelo, y mil datos; poco a poco fui descubriendo la fascinante historia detrás de la concepción y el desarrollo del primer artefacto volador utilizado por el hombre.  Y viendo que en internet era casi nulo el abordaje que se hacia sobre el tema, decidí que lo mejor era como dice el poeta "hacer camino al andar" e intentar yo mismo suplir dicha carencia. Así pues nació StratoCat.

¿Cuándo se dio de alta la página web?

Coincidiendo con el vigésimo aniversario del incidente que mencioné mas arriba, la pagina fue “encendida” en la red el 17 de Septiembre de 2005.  Inicialmente lo hicimos en un servidor prestado por iespaña  hasta que después de unos meses –un poco cansado de los eternos banners- obtuvimos el dominio y nos alojamos donde estamos ahora

¿Qué se encontrará cualquier persona que visite la página web?

Como su nombre lo indica, StratoCat (Stratospharic Catalogue) pretende ser a los globos estratosfericos lo que el sitio Astronautix es a la astronáutica, es decir, una web en donde consolidar el pasado, el presente y el futuro de la actividad.

Allí se encuentran disponibles datos sobre globos lanzados, sus cargas útiles, los sitios mas conocidos desde donde se llevan a cabo los vuelos, historias relacionadas con los grandes hitos del balonismo científico, y especialmente toda la actualidad de lo que ocurre hoy día en este campo.

¿Qué pueden aportar los aficionados a la Meteorología  o lectores de la RAM en el campo de los globos estratosféricos y particularmente a su página?

En general, siempre digo que a pesar de estar desde hace 5 años online el proyecto esta en sus inicios. La información presentada actualmente representa un 15% del total, tanto en lo que se refiere a registros de lanzamiento cuanto a contenidos  de otro tipo.

De este modo, cualquier cosa relacionada con los globos estratosfericos y actividades conexas me es realmente útil.

Un ejemplo es la invalorable ayuda que recibo de varias personas que se desempeñaron en el pasado en alguno de los programas de lanzamiento de globos alrededor del mundo. El balonismo es una actividad poco común y que he descubierto posee una fuerte impronta de “pertenencia” entre quienes fueron sus protagonistas. De allí que muchos al enterarse de la existencia del sitio se han puesto en contacto conmigo y me han ofrecido desde valioso material grafico, hasta sus memorias y experiencias o incluso permanecen como una suerte de “asesores” o “consultores” a quienes recurrir para aclarar tal o cual tema.

Figura 1.- Inusual aspecto de un instrumento para detectar neutrinos en la Antártica mientras es sostenido por el vehiculo de lanzamiento. Nótese su tamaño en comparación con la gente.

¿Cuáles son los principales fines –científicos o militares– que se persiguen con el lanzamiento de globos hasta la estratosfera?

Sin temor a equivocarme diría que no existe rama de la ciencia que en algún momento no se haya beneficiado directa o indirectamente de un experimento lanzado a bordo de uno de estos balones.  Desde las investigaciones mas básicas, en cuanto a radiación cósmica utilizando placas de emulsion y detectores pasivos de los años 50, hasta los modernos espectrómetros con magnetos superconductores que buscan antimateria de hoy en día, pasando por telescopios que en su día fueron de los mas precisos y potentes, instrumentos para efectuar mediciones de distintas variables solares, y un largo etcétera.

En cuanto a sus aplicaciones militares, existen algunos ejemplos aunque no son los mas comunes. Por ejemplo, durante los años 50’s EEUU desarrolló un programa de espionaje utilizando balones estratosfericos que buscaba conocer algo mas de lo que ocurría al otro lado del telón de acero, en plena guerra fría y en épocas en los que los satélites aun no eran una realidad. Los globos eran lanzados desde varios puntos localizados en Alemania Occidental, Escocia, Turquía y Noruega, y desde allí montados en la corriente chorro, cruzaban la Unión Soviética tomando a su paso fotografias de todo lo que se les cruzaba.

El tremendo esfuerzo (se lanzaron casi 500 globos de los cuales se recuperaron solo 44 cargas útiles) resultó ser un dolor de cabeza en términos diplomáticos, ya que lejos de ser “indetectables” e “inalcanzables” los balones eran presa fácil de los cazas soviéticos.  No obstante, algo de información útil se pudo obtener con el descubrimiento de algunas instalaciones secretas y la obtención de trazas de ubicación de grandes complejos de radar utilizados para el seguimiento de los balones, que mas tarde servirían al programa de vuelos espía de aviones U2 y sucedáneos. 

En ese mismo sentido, algunos años después, se desarrollaron varios programas de muestreo de elementos radiactivos en la atmósfera, los cuales si bien llevaban por objetivo el control y estudio de la evolución de los materiales inyectados en la alta atmósfera por las diferentes pruebas nucleares llevadas a cabo a partir de 1947, también buscaba conocer algo sobre la composición de los arsenales nucleares de los enemigos de occidente.

Figura 2.- El mismo instrumento de la Figura 1 en pleno vuelo. Nótese el monstruoso tamaño del globo que lo transporta.

Actualmente, los globos estratosfericos, no tienen aplicaciones militares directas, aunque muchas veces sirven de plataforma para la prueba y desarrollo de sistemas que luego serán aplicados a proyectos bélicos.

Luego, claro, estaba también el programa de globos-bomba japoneses durante las etapas finales de la segunda gran guerra, pero sobre ello me explayo mas abajo.

¿Cuál puede ser el coste medio del lanzamiento de este tipo de globos?

Si hablamos de un globo de los más grandes, es decir aquellos que rondan el millón de metros cúbicos de volumen,  teniendo en cuenta solamente la manufactura del globo y el helio que involucra su llenado estamos hablando holgadamente de medio millón de dólares. 

Si bien a primera vista la cifra asusta, si se tiene en cuenta que se pueden obtener en algunas áreas de la ciencia resultados similares a los obtenidos con un satélite en orbita, ese costo es irrisorio, al lado de los valores y tiempo de desarrollo que lleva poner algo en orbita. De allí el conocido mote de “satélite del científico pobre” que tienen los globos estratosfericos.

Figura 3.- Inflado de un globo de 40 millones de pies cúbicos de volumen  en Suecia en 2006.

¿Qué tipos de datos suelen medir los globos estratosféricos en las distintas campañas de investigación?, ¿hay alguna variable que interese por encima de las demás?

Eso depende del tipo de investigación de que se trate. Si de “campañas” hablamos, nos referimos a una serie de lanzamientos en un periodo mas o menos corto de tiempo, en una zona específica del globo y con el objetivo de estudiar determinados fenómenos, sin dudas las ciencias que mas se benefician de la actividad son las ciencias de la atmósfera y en especial aquellas que estudian el comportamiento de las diferentes variables físicas y químicas de la atmósfera y como estas influyen en procesos mas o menos complejos de nuestro hábitat.

Un punto especialmente interesante al respecto es el de las campañas de validación. Ese concepto surgió hace algunas décadas y consiste básicamente en hacer volar un globo portando diversos instrumentos para medir por ejemplo la concentración de gases fluorocarbonados en la atmósfera que rodea al balón, tratando que el globo se desplace en la misma “columna” atmosférica en que se mueve un satélite en órbita terrestre que se dedica a efectuar mediciones de esos mismos gases.  Así se consigue que tanto el satélite como el globo analicen la misma porción de atmósfera al mismo tiempo, permitiendo la constatación de los valores remotos obtenidos por el satélite con las mediciones efectuadas “in-situ” por el balón, permitiendo efectuar calibraciones en los aparatos del primero y obteniendo valores absolutos de referencia que sirven para establecer parámetros de ponderación de las observaciones.

Entre otras campañas de validación de los últimos años destacan las de los satélites ADEOS, ODIN, y ENVISAT.

¿Estructural y técnicamente cuales son las diferencias entre los elementos medidores o sensores de una radiosonda meteorológica convencional y otro de tipo estratosférico?

Esencialmente, los globos estratosfericos se diferencian de sus primos menores meteorológicos por su duración, ya que estos pueden permanecer durante varios días en vuelo, cosa que los globos meteorológicos no pueden hacer debido a su composición que los hace estallar apenas alcanzan las zonas mas altas de la atmósfera en donde las presiones son mínimas.

De la misma manera, el instrumental que se transporta a bordo de un globo estratosférico es totalmente distinto al de una radiosonda común y silvestre, no sólo en tamaño sino en capacidades. Existen instrumentos que pueden ser telecomandados desde tierra, otros que efectúan complejos estudios de forma totalmente automática e incluso tambien combinación de ambos.

La diferencia esta, nuevamente, en el área científica del experimento a desarrollar.

¿Es cierto que los japoneses durante la II Guerra Mundial lanzaron globos cargados de explosivos sobre EEUU aprovechando las corrientes en chorro sobre el océano Pacífico?, ¿qué me puede contar sobre esta historia?

La idea de bombardear la costa oeste de Norteamérica siempre fue un objetivo inalcanzable para los japoneses, una especie de "sueño dorado" irrealizable principalmente debido a la distancia. Después del inicio en 1942 de los bombardeos aereos de los aliados al territorio insular de Japón, esa obsesión se potenció por el deseo de venganza, dando nacimiento a una de los mas extraños programas de armas de la segunda gran guerra: la "bomba globo" o según la denominación japonesa del proyecto: "Fugo".

La idea era absolutamente simple: enviar globos cargados con bombas incendiarias a través del Pacifico, utilizando lo que más tarde se denominaría "corriente de chorro" -y que los japoneses ya conocian- con el objetivo de incendiar las grandes extensiones de bosques de la costa oeste y las ciudades Norteamericanas,  sembrando el terror entre la población.

Los fugos estaban construidos en papel de morera, con un tratamiento especial por medio de lacas para hacerlos resistentes al agua y con un diámetro de 10 metros. Estaban rellenos con hidrogeno y contaban con una canastilla en donde se alojaban los explosivos que consistían en bombas antipersonal e incendiarias. Para mantener su nivel de vuelo se recurría a un mecanismo automático controlado por presión, que soltaba unas bolsas de arena que actuaban como lastre, cada vez que el globo en su viaje descendía de nivel. Si bien las pruebas se realizaron durante buena parte de 1942 y 1943, no fue sino hasta el 3 de Noviembre de 1944 que se inicio "oficialmente" con las operaciones de lanzamiento. Las mismas tenían lugar desde 3 ciudades niponas: Nakoso, Otsu e Ichinomiya, en la costa este de la isla de Honshu y tardaban un promedio de entre 60 y 72 horas en alcanzar Norteamérica.

Para fines de 1944, los aliados habían detectado las transmisiones de estos vuelos -los globos llevaban un transmisor pequeño a los fines de un rudimentario seguimiento- a través de la red de escucha del Pacifico y los observaban pero, sin mayores preocupaciones. La aparente ingenuidad del sistema los mantuvo en una despreocupada calma. Si bien los FUGOs contaban con un sistema de autodestrucción que luego de soltar la ultima bomba, debía eliminar todo rastro del globo, este nunca funciono, permitiendo que pronto los aliados tuvieran entre sus manos varios ejemplares de estos ingenios que habían caído en lugares tan distantes entre si como Alaska, Oregon, o Wyoming.

De las inspecciones preliminares se arribo a una primera conclusión: el daño que estos globos podían producir era relativamente bajo, pero, no obstante, existían dos factores que preocupaban a los aliados, uno era el efecto que pudiera tener en la moral de la población si se supiese que los japoneses contaban con medios para bombardear -aunque rudimentariamente- el continente americano, y el otro era la posibilidad de que, en lugar de ser utilizados para el transporte de explosivos, los FUGOs pudieran albergar algún tipo de armamento químico o bacteriológico, pues los servicios de inteligencia sabían que desde la invasión a Manchuria, los nipones estaban desarrollando en secreto estas armas, las cuales probaban sobre la indefensa población civil china.

A partir de Enero de 1945, muchos habitantes de la costa oeste y especialmente del estado de Oregon, comenzaron a advertir, de manera habitual, la presencia de estos extraños objetos blancos y de forma esférica en los cielos, y que no siempre eran identificados como globos, generando de esta forma los primeros informes de objetos voladores no identificados de la época.

A pesar de ello, los mandos militares tanto Americanos como Canadienses no estaban dispuestos a ofrecerles a los japoneses el mínimo indicio de que su plan estaba teniendo éxito. Temiendo que esto desencadenara una ofensiva masiva de FUGOs que pudieran representar una amenaza mayor, solicitaron apoyo a la prensa que poco y nada publicó sobre el asunto, manteniendo al público totalmente ignorante de la amenaza aérea y al mismo tiempo sin ofrecer respuesta a los extraños objetos que asiduamente aparecían en los cielos. Paralelamente, y en el más absoluto de los secretos, se puso en marcha una extensa red de observadores que se encargaban de vigilar los cielos en busca de los letales balones, para proceder a su intercepción utilizando aviones cuando aun estos no habían alcanzado las costas. Este sistema incluía la participación de todas los estamentos gubernamentales locales de cada área, que poseían precisas instrucciones de "sellar" cualquier área en donde uno de estos ingenios fuera encontrado, siempre temiendo la presencia de agentes bacteriológicos.

Lamentablemente, esa situación no duraría mucho, el 5 de Mayo de ese mismo año, una mujer llamada Elsie Mitchell y cinco niños que la acompañaban en un picnic en las afueras de Bly, estado de Oregon, se convirtieron en las primeras y únicas victimas de un Fugo, que explotó al ser movido por uno de los niños, quitándoles la vida instantáneamente.

Después del incidente, se levantó la férrea censura existente y para evitar nuevos incidentes de este tipo se comenzó a informar y advertir a la población sobre la existencia de los globos y su letal carga.

Hasta el 11 de septiembre de 2001, los cinco muertos de Bly fueron las únicas victimas producto de un ataque de un grupo o potencia extranjera en suelo norteamericano. Asimismo, se considera al FUGO como el primer ejemplo de arma intercontinental de la historia.

A partir de la descalcificación de la información sobre dicho programa y en años recientes, se han producido varios documentales e incluso una novela de ficción tiene como tema central, los fatídicos e ingeniosos globos.

Una nota final: el estudio por parte de los norteamericanos de los mecanismos de lastrado automático de los FUGOs sirvió para posteriores avances del propio programa norteamericano de globos estratosfericos a principios de los años 50’s. Actualmente se calcula que existe una gran cantidad de globos FUGO en regiones remotas de EEUU, Alaska y Canadá que aún no han sido descubiertos y que aún pueden ser potencialmente peligrosos para quien los encuentre.

El lanzamiento de radiosondeos tiene un coste bastante elevado y se está intentando implementar un sistema automático de toma de datos meteorológicos desde aviones comerciales en vuelo, que sería capaz de suministrar mucha más información que la red global de radiosondeos, ¿piensa que éstos últimos están condenados a desaparecer?

No lo creo en el mediano plazo. Actualmente, siguen siendo el único sistema verdaderamente preciso con el que se cuenta. Existen algunos prototipos en desarrollo para poder obtener mediciones similares desde la orbita terrestre pero creo que aún están muy verdes.

Una alternativa interesante y que busca suplir una carencia como es la falta de datos “in-situ” en zonas inhabitadas como los océanos es la llamada “driftsonde”. Dicho sistema Fue desarrollado por el NCAR y permite el lanzamiento desde un globo estratosférico en vuelo de pequeñas sondas (llamadas "dropsondes") que descienden en paracaídas y permiten obtener importantes datos meteorológicos en zonas en las que no existen tales sondeos. Una primera campaña en 2006 permitió estudiar "in situ" las características de los sistemas convectivos sobre el Océano Atlántico, ya que esta zona es dónde nacen los huracanes que en su gran mayoría terminan asolando las costas de América del Norte. Cada góndola "driftsonde" puede transportar hasta 25 sondas eyectables.

Si bien operacionalmente, el sistema "driftsonde" es un gran logro, la iniciativa no es nueva: durante los años 70, el NCAR analizó seriamente dicha técnica, llegando a desarrollar un modelo de prueba llamado "Carrier Balloon" que fue probado desde Oakey, Australia en vuelos transpacíficos. No obstante, en ese momento no se pudo conseguir la financiación necesaria para el desarrollo del sistema y finalmente fue abandonado.

¿Podrán los satélites del futuro realizar sondeos verticales estratosféricos de forma más exacta o similar que la toma de datos convencional?

Como decía mas arriba, podría llegar a ocurrir, pero no veo que esto sea posible en un futuro cercano. Al menos, no parece serlo desde el punto de vista que los satélites aun deben “validar” sus datos utilizando la información recogida por medio de globos.

¿Cuál es la máxima altura hasta la que ha sido capaz de ascender en alguna ocasión un globo aerostático?

Durante los años 50’s y 60’s esas marcas han sido superadas una y otra vez a medida que los desarrollos de nuevos materiales (mas finos y livianos) para construir globos permitieron extender esos limites. El punto cúlmine llegaría en 1973, cuando la Fuerza Aérea de los EEUU alcanzó una altura de 51.8 km con un globo lanzado desde Chico California. Actualmente, la marca la tienen los japoneses, quienes en 2002 alcanzaron una altura record de 53 km, y que ni siquiera ellos mismos han podido batir.

Figura 4.- Fase inicial de ascenso de un globo transportando un complejo telescopio UV sobre Nuevo México en 2009.

¿Hasta qué altura es capaz de ascender sin llegar a estallar un globo de helio de los que llevan los niños?

No tengo el dato concreto, pero seria bueno saber los problemas que pueden causar dichos balones tan inofensivos en apariencia: debido a su superficie metálica son buenos conductores de la electricidad, por lo que a menudo provocan cortocircuitos en las líneas de transmisión de tensión, que dejan a oscuras a pueblos y ciudades y en alguna ocasión provocan algún que otro incendio.

¿De cuándo data el lanzamiento del primer globo del que se tiene noticia a lo largo de la historia?

Aun hoy es materia de debate entre franceses y chinos; habría que ver si hablamos de globo a secas o hablamos de misiones con fines científicos.

Los últimos años se viene detectando un enfriamiento progresivo en la estratosfera, ¿a qué cree que es debido?

Ni idea. Seria bueno consultar a quienes sepan de ello, lo que no es mi caso ciertamente.

¿Por término medio, cuántos globos estratosféricos se lanzan al año en todo el mundo?

Eso es muy variable y aún no cuento con una estadística certera ya que mucha información aun debo procesarla para incorporarla a mi base de datos y literalmente aun me llevara años contar con valores representativos de la época moderna del balonismo científico. Actualmente y por año la NASA lanza unos 15 balones de gran porte, el CNES francés otro tanto, la agencia espacial Japonesa unos 10, y entre Brasil, China, Italia, La India y los países nórdicos  tendremos unos 10 mas en promedio.

¿Los avistamientos de globos estratosféricos han dado lugar a historias extrañas como ovnis u otros temas relacionados?

Desde los inicios del mito OVNI, tanto las fuerzas aéreas como los organismos gubernamentales, o cualquier agencia que debía dar una respuesta al publico sobre estos elusivos engendros, echaban mano del querido y siempre dispuesto globo sonda, para intentar dar una explicación que calmara los agitados ánimos de la prensa y el publico en general.  Este recurso, se convirtió en una panacea que torpemente utilizada, fue creando una asociación inconsciente en la mentalidad publica que automáticamente asume esta explicación con cierta incredulidad en algunos casos y con una marcada sensación de "conspiración y encubrimiento" en otros. Algo similar a lo que ocurre con el termino OVNI, no ya asociado a Objeto Volador no Identificado como originalmente sus iniciales señalan, sino simbólicamente atado a la mas peregrina y simplificante conceptualización de "nave espacial extraterrestre".

No obstante, sería del todo injusto endilgarle únicamente la culpa a los poderes de turno, ya que quienes tambien han contribuido -y en gran forma- a dicho descrédito han sido algunos ufólogos, quienes parecen tener una especial predisposición a desconfiar "per se" y rasgarse las vestiduras en nombre del "descubrimiento de la verdad", cuando entra en escena la palabra "globo".

Seamos claros: un globo estratosférico es un vehiculo que puede resultar -por sus peculiares características y comportamiento- absoluta y terriblemente engañoso, tanto para el ojo humano, como para la cámara, pero, justo es decirlo, ello no justifica que quienes deben encontrar respuestas a estos avistamientos, desconozcan -o supinamente ignoren- tales cualidades y aleguen que cada punto luminoso en el cielo no puede ser otra cosa que una nave extraterrestre.

Este tema daría para otra entrevista similar a ésta...

Desde la RAM queremos dar las gracias a Luis Eduardo Pacheco por habernos concedido esta entrevista, y le animamos a seguir adelante con la interesante página web de STRATOCAT.

Esta entrada se publicó en Entrevistas en 25 Jun 2010 por Francisco Martín León
Publicidad