tiempo.com

Comienzo de semana con tormentas puntualmente muy adversas con granizo

Las temperaturas seguirán bajando en la vertiente atlántica peninsular y el calor quedará restringido al Mediterráneo, aunque mucho más suave que en días anteriores. Un fenómeno a vigilar serán las tormentas en el noreste.

Tormenta
En las próximas tardes aparecerán tormentas muy intensas en zonas interiores del noreste peninsular.

La ola de calor finaliza. Ahora, la masa de aire extremadamente cálido afecta al interior de Europa con temperaturas en torno a los 40 ºC en zonas de Francia y Alemania, dejando nuevos récords en esos países, tanto del mes de junio como absolutos en algunos casos. Mientras tanto, en la Península Ibérica la masa de aire tropical continental se va alejando y es sustituida por otra de procedencia Atlántica más húmeda y fresca. Las temperaturas están recobrando los valores normales de esta época del año y seguirán bajando durante esta próxima semana con anomalías negativas importantes en algunos casos.

La depresión que se ha asentado al noroeste peninsular es la responsable de impulsar esta masa de aire más fresca sobre la Península, y seguirá en esa posición durante varios días más. Los frentes asociados a esta pequeña borrasca dejarán nubosidad abundante en el noroeste con algunas precipitaciones, localmente moderadas y frecuentes en Galicia y entorno de la Cordillera Cantábrica, especialmente durante el lunes y el martes. Serán menos probables e intensas cuanto más al sureste y podrán caer en forma de fuertes chubascos tormentosos en puntos del noreste peninsular, sin descartarse de forma dispersa en todo el prelitoral mediterráneo.

Tormentas junio
Esta tarde las tormentas ganarán terreno por el interior del tercio oriental peninsular.

Las temperaturas continuarán el descenso, alcanzándose los 35 ºC sólo en zonas del tercio oriental peninsular, especialmente en el valle del Ebro. En la meseta norte, Galicia y comunidades del Cantábrico no superarán los 20 ºC o 25 ºC, valores significativamente por debajo de la media del mes de junio. Además, a medida que avance la semana también continuarán descendiendo las temperaturas en el este, con valores típicos de esta época del año y máximas que en la mayor parte de estas regiones se situarán entre los 25 ºC y los 30 ºC. En el resto de zonas comenzarán ascender de forma ligera y progresiva.

Riesgo de fuertes tormentas en el noreste

El centro de la depresión en niveles altos sobre el noroeste peninsular dejará un área de fuerte divergencia de vientos en altura en todo el cuadrante noreste. Allí, además, se producirán convergencias en superficie cuando las brisas cálidas y húmedas procedentes del Mediterráneo choquen con los vientos de suroeste predominantes en el interior peninsular. La energía potencial convectiva (CAPE) en estas zonas superará con facilidad los 1000 j/kg en zonas extensas entre el lunes y el miércoles, pudiendo puntualmente rebasar los 2000 j/kg.

Calima
En la vertiente mediterránea peninsular y en Baleares las precipitaciones vespertinas irán acompañadas de barro. También habrá calima en las islas orientales de Canarias.

La inhibición presente a primeras horas del día y la ausencia de mecanismos de disparo por las mañanas, garantizarán que esta energía se conserve y sea liberada por la tarde en forma de violentos fenómenos tormentosos. Esas tormentas serán dispersas y afectarán a zonas reducidas, pero podrán ser fuertes, estar altamente organizadas y venir acompañadas de fenómenos severos localmente, es decir, granizo superior a 2 centímetros y/o rachas de viento superiores a 90 km/h. De forma más débil y dispersa podrán aparecer en puntos del Cantábrico y el resto del prelitoral mediterráneo.

En principio, estas tormentas tenderán a ser menos probables e intensas a medida que avance la semana. Durante el fin de semana la incertidumbre es elevada pero es bastante probable un ascenso generalizado de las temperaturas y una disminución de la nubosidad en la vertiente atlántica, aunque seguirá siendo abundante en zonas extensas de Galicia y el Cantábrico donde es posible que sigan produciéndose algunas lluvias débiles.