La hipnótica borrasca del Atlántico y sus efectos

Desde buena mañana una espectacular espiral centra todas las miradas a través de las imágenes de satélite. Es la borrasca que está a punto de provocar un importante temporal marítimo en el noroeste peninsular.

Juan José Villena Juan José Villena 07 May 2019 - 18:03 UTC
Borrasca
Imagen del satélite MODIS con la espectacular borrasca que ahora mismo sobrevuela el Atlántico.

Hoy los satélites meteorológicos están dejando imágenes espectaculares. Al oeste del Golfo de Vizcaya las nubes se están enroscando desde buena mañana, trazando una enorme espiral y un frente frío, compacto y extenso, que apunta hacia el noroeste peninsular. Se trata de una borrasca muy profunda, con una presión mínima observada de 980 hPa, aunque el modelo ECMWF prevé que descenderá hasta los 972 hPa en su centro. La potencia del centro de bajas presiones no es extraordinaria, pero la nubosidad se ha organizado de tal forma en torno al mínimo depresionario que parece un huracán. Nada más lejos de la realidad.

Tal profundización de la borrasca, bastante rápida pero no ‘explosiva’, ha generado un acentuado gradiente de presión que provoca fuertes rachas de viento, de momento mar adentro. A su vez, se está gestando un temporal marítimo importante que en las próximas horas impactará contra la costa occidental francesa y el noroeste peninsular. Todo esto acompañado de muchas nubes y chaparrones.

Aviso naranja por olas de hasta 6 metros

El modelo europeo para mañana por la tarde prevé olas de entre 5 y 6 metros en las costas gallegas, que de cara a la noche se irán trasladando, perdiendo fuerza, al litoral cantábrico. En el Golfo de Vizcaya el temporal marítimo dejará crestas de 6 a 7 metros, sobre todo adentrada la madrugada el jueves. El oleaje amainará en las horas centrales de este último día.

La Agencia Estatal de Meteorología ha decretado avisos naranjas -riesgo alto- en A Mariña de Lugo, así como en el litoral noroeste y oeste de Galicia ante la marejada; amarillos en el resto de la costa gallega y del Cantábrico por olas de hasta 4 metros. También habrá otros tantos mañana por el viento de componente oeste y suroeste, que presentará rachas fuertes en el noroeste de Galicia, Montaña de Lugo, suroeste de Asturias y en casi toda la mitad norte de Castilla y León.

Un río atmosférico camino de Galicia

La borrasca además está abriendo pasillo a una banda de aire húmedo que ha puesto rumbo al noroeste peninsular, un río atmosférico. A su llegada aumentará la eficiencia de las lluvias, que descargarán de forma moderada y persistente en Galicia. En las provincias de A Coruña y Pontevedra se podrán acumular cerca de 100 litros por metro cuadrado entre mañana y el jueves.

Publicidad