Temporal con 'gota fría': fuertes tormentas, viento y hasta nieve

Aunque este fin de semana las temperaturas se recuperan, la próxima avanzadilla del otoño será breve pero intensa. No van a faltar lluvias intensas y frío durante esta próxima semana. ¿Qué zonas serán las más afectadas? Aquí te lo contamos.

Victor González Victor González 08 Sep 2019 - 11:05 UTC
Gota fría
En los próximos días se registrarán tormentas muy fuertes a orillas del Mediterráneo.

La circulación de latitudes medias siempre presenta ondulaciones, como si de un tren de ondas se tratase. Pero en este momento, la presencia de una dorsal en el Atlántico, no muy estable, una gran vaguada en Europa y la llegada del huracán Dorian a la circulación general, convertido ya en una potente borrasca, han desestabilizado esa circulación lo suficiente en nuestra zona como para que una de esas ondas se estire hacia el sur, con rumbo a nuestro país.

Durante el martes, ya cerca de nosotros, la mencionada onda cerrará su circulación y formará una depresión poco apreciable en los mapas de isobaras pero muy marcada en niveles altos. Quedará bien reflejada en los mapas como una importante bolsa de aire frío aislada en capas altas, una DANA o 'gota fría', que se mantendrá varios días con nosotros y cruzará de norte a sur el este peninsular entre el martes y el miércoles. Pero, ¿hasta qué punto podemos estar hablando de una situación potencialmente adversa?

Tormentas especialmente fuertes en el Mediterráneo

Con esta depresión situada sobre el este peninsular, desde primera hora del martes, las lluvias aparecerán en el Cantábrico, Pirineos y buena parte de Cataluña, pudiendo afectar también a Baleares. En las proximidades del Mediterráneo estas precipitaciones podrán venir acompañadas de tormenta y ser localmente muy fuertes. A medida que transcurra el tiempo, la DANA se irá situando cada vez más al sur y el Mediterráneo se convertirá en el caldo de cultivo perfecto para la formación de tormentas intensas. También habrá que vigilar la formación de zonas de bajas presiones en superficie, muy importantes a la hora de generar fuertes vientos y disparar la convección.

Buena parte de la costa mediterránea y las Islas Baleares quedarán justo bajo la DANA o bien en su flanco oriental, allí el viento diverge en niveles altos y favorece los ascensos de aire y por tanto la convección. Si a eso añadimos el aire frío presente en capas altas, el gran contenido en humedad de esa zona y la elevada temperatura de la superficie del mar, comprobaremos que hay motivos más que suficientes para estar pendientes de la intensidad de las tormentas que puedan desarrollarse. Durante el martes se extenderán hacia el sur y el miércoles podrían afectar de forma irregular también a Murcia y Andalucía.

Descenso de las temperaturas en el interior y fuertes vientos

Aunque las precipitaciones más intensas quedarán restringidas a las comunidades del Mediterráneo y Baleares, también se producirán lluvias puntualmente fuertes y persistentes, sobre todo el martes, en el Cantábrico. De forma más débil y dispersa podrían darse en otros puntos, especialmente en zonas de montaña.

En zonas de interior la noticia será el descenso térmico, que podrá ser muy notable el martes con máximas al menos 10ºC más bajas que el lunes en amplias zonas del centro. Este descenso será especialmente llamativo en zonas de montaña, donde los primeros copos podrían empezar a caer por encima de 2000 metros, especialmente en Pirineos.

Este descenso de las temperaturas vendrá además acompañado de vientos de componente norte que puede ser fuerte, con rachas que fácilmente pueden superar los 60 km/h en zonas próximas a las cordilleras del interior y norte peninsular, Baleares y zonas del litoral Mediterráneo. Incluso se puede rebasar la cifra de 90 km/h en zonas de alta montaña y en puntos expuestos del prelitoral, especialmente de Castellón y Tarragona.

No debemos subestimar la intensidad del viento durante estos días, aunque las rachas de viento no alcanzarán valores extremos, si serán bastante extraordinarios en algunas zonas para esta época del año, por lo que será un fenómeno con cierto impacto. Además contribuirá a generar fuerte oleaje en todo el litoral Mediterráneo, con alturas significativas que podrían superar con facilidad los 3 metros y tenderá a aumentar la sensación de frío considerablemente, especialmente en las comunidades del interior.

¿Hasta cuándo?

Si bien esta situación parece que se prolongará unos días, lo cierto es que las temperaturas empezarán a recuperarse según avance la semana y las precipitaciones serán más irregulares en la cuenca Mediterránea. La DANA se irá debilitando el jueves y días posteriores, pero la elevada incertidumbre que suele acompañar a la previsión de estos sistemas. Uno de los escenarios más probables contempla la posibilidad de que esta depresión siga afectando durante buena parte de la semana al Mediterráneo Occidental y eso significa que las comunidades más orientales de nuestro país seguirán en el punto de mira.

Publicidad