tiempo.com

Estos días viviremos un calor de verano "sumamente infrecuente"

José Antonio Maldonado hace un análisis del episodio de calor estival que se avecina coincidiendo con la desescalada de medidas ante el coronavirus. Las temperaturas serán anómalas pero, ¿también insólitas?

Temperaturas de verano
En los próximos días tendremos temperaturas con aroma a verano.

Este fin de semana, que coincide con los primeros días de marzo, se va a caracterizar por una situación claramente anticiclónica, al situarse un centro de altas presiones en el interior de la Península entre el sábado y el domingo. Esto propiciará que soplen vientos de componente sur y que las precipitaciones sean mínimas, afectando solo a Galicia y a distintas comarcas del litoral cantábrico. En casi todas las comunidades, siendo la excepción las citadas, predominará el ambiente soleado.

Pero, sin duda, lo más significativo en los próximos días será el extraordinario ascenso que van a experimentar las temperaturas, que comenzará mañana e irá incrementándose en las jornadas siguientes hasta el lunes, martes o miércoles, dependiendo de la zona, en que los valores termométricos experimentarán un notable descenso. Es decir, que el calor que se nos avecina será transitorio y que no vamos ya hacia la canícula. Volveremos a tener días frescos.

En el mes de abril las temperaturas máximas de España apenas superaron los 25 ºC. Las más altas se registraron en Badajoz, Córdoba, Sevilla, Murcia, Zaragoza y Sevilla donde un día o dos se llegó a los 27 ºC. Esos valores no tienen nada que ver con los que se van a alcanzar próximamente. Las máximas superarán, entre el sábado y el martes, los 25ºC en casi todas las capitales de provincia, los 30 ºC en bastantes y los 35 ºC en algunas del valle del Guadalquivir. Las temperaturas van a estar entre 10 y 15 ºC por encima de lo normal en estas fechas.

Estamos ante un episodio infrecuente...

Analizando una serie de más de cuarenta años, se pone de manifiesto que es algo sumamente infrecuente. La probabilidad de que se repita situación parecida a esta en una serie tan larga es del 10%. Es extraña, por tanto, pero no insólita. Los datos que vamos a exponer demuestran que en años anteriores se han producido también llamativas anomalías.

Sin ir más lejos, el 30 de abril de 2019, o sea, el año pasado se registraron 31,3 ºC en Córdoba, 30,8 ºC en Sevilla y 30,7 ºC en Badajoz, pero es que el día 14 de ese mismo año y mes en Valencia se midieron 30,5 ºC.

...pero no insólito. Registros similares en pleno mes de abril:
33,2 ºC en Badajoz (30 de abril de 1997); 35,4 ºC en Sevilla (30 de abril de 1997); 34 ºC en Córdoba (18 de abril de 2017) y 37,4 ºC en Murcia (9 de abril de 2011), superior esta última a las que puedan dar ahora.

El 13 de mayo de 2015, fecha del mes que no es lejana a la de ahora (días 3 al 6), se alcanzaron valores tan altos como los que se prevén. Los termómetros de Sevilla llegaron a marcar 40,8 ºC en y 41,2 ºC en Córdoba. Este año el calor llega con el hándicap de frenar los contagios por coronavirus, según estudios recientes podría conseguirlo, aunque aún no son concluyentes.