tiempo.com

¿Por qué los vikingos se fueron de Groenlandia y nunca más regresaron?

Se cree que la disminución de la temperatura podría explicar el abandono de los asentamientos nórdicos en el sur de Groenlandia a principios del siglo XV, aunque hay poca evidencia paleoclimática disponible en la propia región de asentamientos del interior.

Gronelândia
Uno de los grandes misterios de la historia medieval tardía es por qué los nórdicos, que habían establecido asentamientos exitosos en el sur de Groenlandia en 985, los abandonaron a principios del siglo XV.

Los vikingos fueron uno de los pueblos más viajeros del mundo. Uno de los lugares a los que llegaron fue el norte de Groenlandia, pero un día decidieron abandonar esta enorme isla sin que nadie supiera la razón. Ahora, sin embargo, un estudio publicado en la revista Science Advances puede tener la respuesta definitiva sobre por qué los vikingos abandonaron Groenlandia, y la razón puede sorprender a algunos.

Según los autores del estudio, este abandono podría deberse a múltiples problemas, entre ellos el cambio climático de entonces, fallos en la gestión, colapso económico o estratificación social. Realmente, entonces, ¿por qué los vikingos, después de más de 400 años de éxito en esas tierras engañosamente pequeñas y no muy verdes, empaquetaron sus cosas y se fueron? La teoría que prevalecía hasta ahora era que simplemente no podían soportar el frío.

Los colonos nórdicos desarrollaron un asentamiento en el sur de Groenlandia en 985. Después, la región fue abandonada en gran parte a principios del siglo XV.

Esto no es para cuestionar la dureza de los vikingos: la vida era literalmente más fría entonces, ya que la Tierra acababa de entrar en un período de enfriamiento dramático que ahora se conoce como la "Pequeña Edad de Hielo". No era solo una cuestión de ponerse algunas capas adicionales o tirar otro leño a la chimenea: la caída de 2 ºC provocó nada menos que una catástrofe global.

Pequeña edad de hielo

Los ríos y los mares costeros se congelaron, paralizando el comercio y las comunicaciones. Además, los cultivos y el ganado se marchitaron cuando las lluvias torrenciales arruinaron las cosechas, provocando hambre y penurias generalizadas. Groenlandia no es exactamente conocida por sus veranos confortables, incluso hoy en día, aunque tal vez debió ser así, por lo que tendría sentido que esta Pequeña Edad de Hielo significara el fin de la agricultura en las tierras cubiertas de hielo no deseadas.

La evidencia geológica, como los datos de núcleo de hielo utilizados para reconstruir los cambios de temperatura en Groenlandia a lo largo de los siglos, también parecen respaldar esta conclusión. Evidentemente Groenlandia se volvió demasiado fría para la agricultura durante la Pequeña Edad de Hielo, esto se demostró de forma específica a unos miles de kilómetros de distancia de donde los vikingos realmente se asentaron.

Fue entonces cuando empezaron a surgir las sorpresas. Si bien no hay núcleos de hielo adecuados cerca de los sitios originales de asentamiento vikingo, había algo igual de bueno: un lago a solo 9 km del pequeño pueblo de Qassiarsuk y llamado Lago 578.

Reconstrucción de la Historia

Boyang Zhao, autor principal del estudio, y sus compañeros pasaron tres años recolectando pacientemente muestras de sedimentos del lago para analizar la temperatura y la disponibilidad de agua en el área durante los últimos 2000 años.

Según las pesquisas, las condiciones cada vez más secas debieron ser devastadoras para los vikingos de Groenlandia. Incluso en los años buenos, la agricultura en las aldeas tuvo que ser difícil: en invierno, el ganado vacuno, algunas ovejas y cabras tedrían que mantenerse en bahías oscuras y cálidas, y en primavera mucho ganado estaría demasiado débil para moverse. Así los granjeros nórdicos tendrían que mudarse.

"Lo que descubrimos es que, aunque la temperatura apenas cambió en el asentamiento nórdico del sur de Groenlandia, con el tiempo la zona se volvió cada vez más seca", Boyang Zhao, autor principal del estudio.

Bajo condiciones de sequía este modelo, difícilmente sostenible, no podía sobrevivir. Menos lluvia traía menores rendimientos de los cultivos, lo que a su vez significaba que los agricultores no podían alimentar al ganado durante los meses de invierno.

Algunos recurrían al mar en busca de comida para cazar mamíferos marinos que debieron reemplazar a los animales que ya no podían criar en tierra, pero esto era mucho más peligroso que la agricultura, e incluso la caza no estaba garantizada.

Lago a sul da Gronelândia
Una parte del sedimento extraído del fondo del lago.

A medida que la comida se volvió escasa e insegura, y con el aumento del hielo marino que amenazaba con aislar a los colonos europeos continentales, el destino de Viking Greenland estaba casi sentenciado, revela el estudio.

Incapaces de hacer frente a las condiciones cada vez más secas, los asentamientos se debieron enfrentar a una creciente inestabilidad social hasta que finalmente se vieron obligados a abandonar sus hogares, si no más cálidos, ciertamente más húmedos.

¿Se debió el abandono de los colonos nórdicos a un cambio climático?

Las causas del abandono de los colonos nórdicos son complejas y es difícil simplemente atribuirlas exclusivamente al cambio climático. Sin embargo, el resultado del estudio destaca que los cambios hidroclimáticos estuvieron estrechamente relacionados con el destino del asentamiento.