Maldonado: "ahora deberíamos ir hacia una nueva era de hielo"

La Tierra debería estar encaminada hacia una glaciación pero ha entrado en escena la nueva posición del hombre moderno, que se ha convertido en un agente muy activo capaz de cambiar el rumbo del clima.

José Antonio Maldonado José Antonio Maldonado 08 Oct 2019 - 14:59 UTC
Nieve
La Tierra ha pasado por varias glaciaciones, algunas estuvieron a punto de extinguir al hombre.

Como es de sobra conocido el Sistema Solar se formó hace unos 4600 millones de años y está compuesto por el Sol y ocho planetas, uno de ellos de naturaleza muy especial: la Tierra. El único, al menos que sepamos hasta ahora, en el que existe vida. Sin el Sol es evidente que no habría vida en la Tierra y se estima que al astro rey le quedan otros 4500 millones de años.

La atmósfera actual es muy distinta de la original. En sus comienzos estaba compuesta por hidrógeno, amoniaco y metano; no existía oxígeno y apenas había nitrógeno. Tampoco existía la capa de ozono que hoy nos protege de las radiaciones ultravioletas.

El oxígeno no aparece en la atmósfera hasta hace unos 3000 millones de años y es partir de aquí cuando se puede hablar del clima de la Tierra tal como hoy lo entendemos. La atmósfera se hizo entonces respirable aunque la vida animal en su forma más elemental es muy posterior. Tendrían que transcurrir otros 2000 millones años para que esto ocurriera y la vida del hombre, como sabemos, data de hace entre un millón a millón y medio de años, es decir, hacia el final del Terciario o comienzos del Cuaternario y del Pleistoceno.

Antes del Pleistoceno había habido glaciaciones de gran magnitud especialmente la conocida como 'Bola de Nieve' (-50ºC de media en la Tierra). La estirpe humana estuvo a punto de desaparecer, pero logró sobrevivir. A lo largo del Pleistoceno (comenzó hace unos dos millones de años) hubo cuatro glaciaciones principales. La última se inició hace unos 60.000 años y tuvo una duración de 50.000 años. Pero también en los períodos intermedios relativamente 'cálidos', anteriores a esa prolongada glaciación, tuvieron lugar períodos glaciares menores, de distinto grado de severidad, con una frecuencia de uno cada 13.000 años.

glaciacion
Si atendemos a la hoja de ruta, ahora deberíamos estar inmersos en una incipiete glaciación. La Tierra, en cambio, se calienta.

Ahora deberíamos estar camino de una nueva glaciación

Dado que la última gla­ciación finalizó hace unos 10.000 años, ahora deberíamos ir hacia una nueva 'era de hielo' dentro del periodo bautizado por los geólogos como Holoceno (comenzó al finalizar esa última glaciación). Sin embargo, la acción perturbadora del hombre moderno puede estar cambiando el curso natural de los acontecimientos. Hay que tener en cuenta que el hombre ha dejado de ser un agente pasivo para pasar a ser muy activo, por lo que esa característica antropogénica distingue totalmente al periodo actual de todos los anteriores.

El Paleolítico superior se inició hace unos 20.000 años, cuando la última edad glacial finalizaba y el clima de la Tierra estaba condicionado por las capas de hielo que cubrían las regiones polares, subpolares y gran parte de las latitudes medias. En Europa la capa de hielo estaba situada entre los 60° y los 50° de latitud aunque de forma muy irregular, con muchos entrantes y salientes.

sequía España
Las sequías han existido siempre en nuestro país, hay citas anteriores a la Era Cristiana.

Si dejamos lejos la última glaciación y nos situamos en las proximidades de la Era Cristiana, nos encontramos con la sequía que en el año 476 AC asoló el sudeste peninsular y la que en el 427 AC afectó de manera importante a toda la región mediterránea. Pero la noticia meteorológica más sensacional de estos siglos es sin duda la llamada «Gran Seca» que duró 26 años, del 224 al 198 AC, de la que dan cuenta Diodoro Sículo y otros historiadores añadiendo que produjo la ruina general de Hispania.

La Pequeña Edad Glacial

El fenómeno más significativo desde el siglo I hasta nuestros días es la llamada Pequeña Edad Glacial. En la segunda mitad del siglo XVI se produjo un cambio climático, de alcance mundial, que figura entre los más notables de los registrados durante los últimos 2.500 años. En el transcurso de más de 150 años se registraron en diversas partes del mundo fríos tan intensos como para figurar entre los más severos que se han producido desde el final de la última edad glacial. Ese episodio climático, realmente singular, fue bautizado como “Pequeña Edad Glacial”.

Publicidad