tiempo.com

La Oscilación del Mediterráneo. Un mismo mar con tiempos opuestos

La Oscilación del Mediterráneo (MO) es un patrón de variabilidad que relaciona el tiempo atmosférico en ambos extremos de la cuenca. Si hace sol en Madrid y en Atenas llueve, no es casualidad: refleja la MO.

Índice MOi
Los contrastes en el tiempo entre España y Grecia se convierten en un índice llamado MOi.

Las teleconexiones atmosféricas son patrones que nos ayudan a comprender más la dinámica de las masas de aire y esas interrelaciones a menudo tan complejas entre borrascas, anticiclones y frentes.

La península Ibérica está influenciada, básicamente, por cuatro grandes patrones atmosféricos: Oscilación Ártica (AO), Oscilación del Atlántico Norte (NAO), Oscilación del Mediterráneo Occidental (WeMo) y la menos conocida: Oscilación del Mediterráneo (MO).

La MO es una teleconexión o patrón de variabilidad que vincula el extremo oriental del mediterráneo con el extremo occidental, de tal modo que se produce un comportamiento térmico y pluviométrico opuesto. Así pues, cuando en España y Portugal tenemos un tiempo seco y soleado, en Grecia, Turquía o Chipre tienen un ambiente húmedo e inestable.

La explicación de esta dinámica o comportamiento responde a la correlación entre la amplitud de la cuenca mediterránea y las ondas de rossby. Precisamente, la longitud de esas ondas y la "anchura" de nuestro Mediterráneo coinciden bastante, de tal modo que en una "punta" hay una dorsal anticiclónica mientras en otra encontramos una vaguada.

Javier Martín Vide, climatólogo y catedrático de Geografía Física en la Universitat de Barcelona, correlaciona este patrón con la presencia de incendios forestales veraniegos en ambos lados del Mediterráneo. Aquellos años con incendios devastadores en la peninsula Ibérica, tienen un verano tranquilo en Grecia y Turquía. Sin embargo, los veranos críticos en estos países son sinónimo, en general, de pocos incendios en España y Portugal.

El ejemplo más reciente lo tenemos justo en el verano pasado, con incendios devastadores y mortíferos en Grecia y Turquía, mientras que en nuestro país no tuvimos incendios de esa gravedad.

Inicio del 2022 con una MOi claramente positiva

Tal y como ocurre con las otras teleconexiones, hay fases positivas y fases negativas. En este índice (de ahí esa "i" que remata la abreviatura MOi) la fase positiva ocurre cuando en el Mediterráneo occidental tenemos altas presiones y en Grecia o Turquia se producen bajas presiones o aire frío potente. Sin embargo, en la fase negativa ocurre lo contrario: inestabilidad y frío en España, con tiempo seco y estable en el Mediterráneo oriental y Oriente Próximo.

Los meses de enero y febrero fueron de una MOi extremadamente positiva: tiempo muy anticiclónico, estable y suave a mediodía en nuestro país que contrastó con las intensas nevadas en Grecia y Turquía, retroalimentadas por el potente efecto lago del mar Negro y Egeo.


El Mediterráneo oriental vivió una 'Filomena' a la 'griega', bautizada como 'Elpis', que pintó de blanco las espectaculares islas griegas del Egeo.

A medida que han ido transcurriendo febrero y marzo, esa positividad del MOi se ha neutralizado y ha quedado "indefinida", porque hemos vivido simultáneamente episodios de inestabilidad acusada, con más de 1000 litros caídos en puntos de la Comunidad Valenciana que han dado paso a uno de los inicios de abril más fríos de las últimas décadas. Esas lluvias del este peninsular se producían en unos días con nevadas y frío en Grecia y Chipre. En la capital chipriota, Nicosia, nevó el 13 de marzo con una máxima de 2 ºC: 20 ºC menos de 'lo habitual'.

Ambigüedad de la MO durante Semana Santa

Estos días festivos continuaremos con una Oscilación del Mediterráneo poco definida: descuelgue de una DANA entre martes y miércoles en España, con otra DANA sobre el mar Negro y Turquía, que no dejará mucha lluvia en Grecia, pero un tiempo algo desapacible, con más fresco de lo habitual.

A pesar de ello, durante la segunda mitad de la semana y en vista al fin de semana de Pascua, el mediterráneo se 'homogeneiza' meteorológicamente hablando y el tiempo sonreirá a los turistas que quieran ir a la playa. Mirad las temperaturas máximas previstas durante el sábado en algunas capitales mediterráneas:

  • Sevilla: 29ºC
  • Tel Aviv: 27ºC
  • Lisboa: 26ºC
  • Nicosia: 26ºC
  • Atenas: 23ºC

Parece que la MO durante estos días también se va de vacaciones y estará ausente: ni positiva, ni negativa.