tiempo.com

¿Podrían debilitarse los huracanes enfriando artificialmente el océano?

Un nuevo estudio ha descubierto que incluso si tuviéramos el poder infinito de enfriar artificialmente una parte de los océanos para intentar debilitar un huracán, los beneficios serían mínimos. Aquí te contamos más.

Debilitar huracanes
Para este estudio se hizo una simulación que demostró que incluso con océanos con 2 ºC menos, la pérdida de fuerza de los huracanes sería mínima.

Huracanes más violentos por el calentamiento de los océanos. Por este hecho a menudo se escuchan teorías sobre la posibilidad de enfriar el mar con medios artificiales para debilitar la formación de estos sistemas. Sin embargo, ¿es algo que realmente se puede hacer?

Un estudio dirigido por científicos de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas, Atmosféricas y de la Tierra de la Universidad de Miami demostró que la gran energía necesaria para utilizar la tecnología de intervención para debilitar un huracán antes de que llegue a tierra hace que sea una solución muy ineficaz para mitigar los desastres. Prácticamente es una tarea inútil.

El autor principal del estudio, James Hlywiak, graduado de la mencionada escuela, explicó que el principal resultado de este nuevo estudio, que fue publicado en la revista Nature Communications Earth & Environment, es que "se necesitarían enormes cantidades de agua enfriada artificialmente para sólo un modesto debilitamiento de la intensidad del huracán antes de tocar tierra".

Huracanes
La imagen del satélite de la NOAA captó una activa temporada de huracanes que incluyó los huracanes Katia e Irma y la tormenta tropical José (de izquierda a derecha) el 8 de septiembre de 2017. Créditos: NOAA.

Además, Hlywiak subraya que "el debilitamiento de la intensidad en cantidades insignificantes no significa necesariamente que la probabilidad de daños en el suelo y los riesgos para la seguridad también disminuyan".

Sin embargo, y aunque cualquier mínimo debilitamiento del ciclón tropical antes de tocar tierra es algo positivo, tiene más sentido dirigir la atención hacia estrategias de adaptación y mitigación, como el refuerzo de las infraestructuras, la mejora de la eficacia de los procedimientos de evacuación y el avance de la ciencia en torno a la detección y predicción de estos sistemas.

¿Cómo simularon la teoría?

Para responder científicamente a las preguntas sobre la eficacia del enfriamiento artificial del océano en el debilitamiento de los huracanes, los autores utilizaron una combinación de teorías de la interacción aire-mar y un modelo informático muy sofisticado de la atmósfera.

Simulando un enfriamiento de 2 ºC en el océano, las simulaciones mostraron que los huracanes apenas se debilitaban.

En sus simulaciones por ordenador, se enfriaron unos 2 °C zonas del océano que cubrían 260000 km², una superficie algo menos que la de Italia y equivalente a 21000 km3 de agua. Incluso con una mayor superficie de enfriamiento, los huracanes simulados se debilitaron solo un 15%.

La cantidad de energía extraída del océano para lograr esta pequeña reducción equivale a más de 100 veces la cantidad consumida en todo Estados Unidos solo en 2019.

"Uno podría pensar que la principal conclusión de nuestro trabajo es que es inútil tratar de debilitar los huracanes, debería ser obvia", ddeclaró David Nolan, profesor de ciencias atmosféricas en la Escuela Rosenstiel y uno de los autores del estudio.

"Sin embargo, en los medios de comunicación aparecen a menudo diversas ideas o teorías para modificar los huracanes, e incluso se presentan patentes cada pocos años. Estamos contentos de poder aportar algo en la literatura revisada por pares que aborda de forma científica esta cuestión."