tiempo.com

Anómalo ciclón tropical al sur de Canarias, última hora y posibles efectos

Aunque es improbable que el sistema impacte en el archipiélago, las islas occidentales podrían verse afectadas por intensas precipitaciones. Estas lluvias se desarrollarán en la zona de encuentro de aire de origen tropical que acompaña a este sistema y el aire frío y seco que procede de latitudes medias.

Pre Canarias
Los eventos de lluvias predecesoras (PRE) son muy conocidos en América del Norte y la costa oeste del Pacífico, dan lugar a fuertes precipitaciones y tormentas. A menudo dejan lluvias tan intensas como las del ciclón tropical al que están asociados.

En los últimos días, la actividad del Atlántico tropical y subtropical ha ido en aumento. Actualmente tenemos dos ciclones tropicales activos, Gastón como tormenta tropical y Fiona como un gran huracán de categoría 4. Sin embargo, también están siendo vigiladas 3 ondas con bastante potencial y que pueden dar lugar a nuevos ciclones tropicales durante los próximos días.

La más peligrosa se encuentra en el Caribe y podría dar lugar a un potente huracán, sin embargo, la más anómala se encuentra próxima a Cabo Verde y pondrá rumbo a Canarias con una alta probabilidad de desarrollo en estas próximas 48 horas.

No es raro que de forma ocasional alguna onda se desplace de esta forma, lo que sí es extraordinario es que tenga opciones de desarrollo y se convierta en un ciclón tropical. Esto se debe fundamentalmente a la presencia de una corriente marina fría que bordea la costa africana hacia el sur y a la presencia habitual de aire seco procedente del Sahara, que inhibe la convección.

En este caso las condiciones sí parecen adecuadas para que pueda desarrollarse y el Centro Nacional de Huracanes (NHC) le da una probabilidad del 60% de transformarse en un ciclón tropical en las próximas 48 horas.


De momento, el escenario más probable contempla que este sistema cierre su circulación a lo largo del viernes, transformándose en una depresión tropical, y durante el fin de semana empiece a desplazarse hacia el norte intensificándose en el proceso y transformándose en una tormenta tropical.

Durante los primeros días de la semana quedaría al suroeste del archipiélago canario, donde interaccionaría con una vaguada, debilitándose y perdiendo las características tropicales.

El ciclón no llegará al archipiélago, pero sí un posible PRE

La probabilidad de que este posible sistema alcance Canarias como ciclón tropical es realmente baja, inferior al 20% según los escenarios del modelo Europeo, nuestro modelo de referencia. Sin embargo, si es posible que Canarias se vea afectada por lo que se conoce como un PRE o Evento de Lluvias Predecesoras.

Estas lluvias pueden ser tan intensas como las del ciclón tropical al que están asociadas, y además hay que tener en cuenta la compleja orografía de Canarias.

Se trata de un sector de precipitaciones intensas, normalmente convectivas, asociadas al ciclón tropical, pero que no forman parte de este ni de su circulación.

Los PRE se forman a partir de la humedad y el forzamiento dinámico que genera la tormenta tropical o huracán al que están asociados. Cuando esta masa de aire de origen tropical interacciona con la circulación de latitudes superiores, puede desarrollarse una región inestable con abundante convección y muy eficiente en cuanto a precipitaciones.

Un evento de difícil predicción y alto impacto

En Canarias la situación aún está muy lejos de ser definida por los modelos meteorológicos y es prácticamente imposible realizar una predicción fiable, en principio podrían producirse precipitaciones y fuertes vientos sobre todo en las islas más occidentales, aunque no parece que vaya a ser el viento el meteoro más destacable, ya que no está previsto que el ciclón impacte directamente en las islas.

Los escenarios más probables apuntan a que esta posible tormenta tropical quede al suroeste de Canarias y el PRE asociado se desarrolle justo al sur de las islas más occidentales, teniendo una alta probabilidad de afectar al archipiélago.

Cualquier variación de apenas un centenar de kilómetros en la posición del sistema puede significar un cambio importante en la predicción. Aún así, hay que destacar que este tipo de situaciones puede dejar con facilidad acumulados de precipitación de más de 100 litros por metro cuadrado en 24 horas y deben ser monitorizadas con especial atención.