La intrusión de polvo sahariano en directo, estos son sus efectos

Coincidiendo con el inicio del mes de marzo, se está produciendo una nueva intrusión de polvo sahariano que afecta a gran parte de la Península y Baleares. La calima no está siendo generalizada, ya que el polvo en suspensión no alcanza en todos los sitios el nivel de la superficie terrestre.

Se vuelve a dar una situación meteorológica propicia para que llegue a los cielos peninsulares y de Baleares, polvo mineral en suspensión procedente del Sahara. La presencia de una borrasca en el norte de África, en el norte de Argelia, favorece un flujo de vientos de componente este que arrastra grandes cantidades de esos materiales, aparte de generar abundante nubosidad y algunas lluvias por puntos de la fachada mediterránea.

La presencia de calima no es generalizada, ya que el polvo en suspensión no está alcanzando en muchos lugares el nivel de la superficie terrestre, manteniéndose a cierta altitud en la atmósfera, por encima, en muchos casos, de las capas nubosas que encapotan el cielo en amplias zonas de la vertiente mediterránea, alcanzando el interior peninsular. En los lugares donde la presencia de nubes es más escasa, el aspecto del cielo es enturbiado, debido a la presencia del fino particulado (PM10), cuya concentración aumenta hoy miércoles con respecto a la que tuvimos los dos primeros días de la semana.

Una nueva intrusión de polvo sahariano se ha instalado en gran parte de la Península y Baleares esta semana. Esto supone un riesgo sobre todo para las personas con enfermedades crónicas como el asma o la bronquitis.

El invierno es la época del año en la que son más frecuentes los episodios de calima en Canarias, el sureste peninsular y Baleares, con lluvias de barro ocasionales, pero es llamativa la reiteración de estas intrusiones de polvo sahariano en lo que llevamos de 2021, con varios episodios muy destacados, que no solo han afectado a España, sino a otros países del centro de Europa, llegando el polvo incluso hasta los del norte.