Planes para Semana Santa al aire libre, ¡fenómenos a tener en cuenta!

Aunque esta Semana Santa vendrá marcada por las limitaciones de movilidad, no faltarán los planes de actividades al aire libre para estos días, para los que vienen bien conocer una serie de recomendaciones destinadas a evitar que las condiciones meteorológicas reinantes no te pillen de sorpresa.

Semana Santa Consulta nuestro especial El tiempo en Semana Santa

Con la llegada de la Semana Santa, a pesar de las limitaciones de movilidad impuestas por la pandemia, muchas personas planificarán actividades al aire libre, aprovechando para hacer excursiones por la montaña o paseos a la orilla del mar. En las fechas en las que nos encontramos, el tiempo comienza a presentar unas particularidades, típicas de la primavera, que conviene conocer de antemano, evitando así que nuestros planes vacacionales se echen al traste.

Habrá importantes diferencias de temperatura entre la noche y el día. Por la mañana hará falta un forro polar pero por el mediodía hará calor, al menos hasta el Jueves Santo.

El aumento de las horas de sol tiene como principal consecuencia el aumento de las temperaturas que comienza a experimentarse en esta época del año, ensanchándose la diferencia entre el valor de la temperatura mínima (sigue el frío nocturno) y la máxima diurna, con calor en las horas centrales del día. Las grandes amplitudes térmicas diarias obligan a utilizar una ropa adecuada. La mejor estrategia es la de las capas de cebolla. Mientras que a primeras horas del día tendremos que ir abrigados, a la hora de la comida en muchos lugares podremos ir en manga corta. veremos máximas entre 25 y 30 ºC en el centro-sur peninsular durante la Semana Santa.

Las tormentas te pueden jugar una mala pasada

Por otro lado, aunque el ambiente soleado invite a salir a pasear por la montaña, en esta época del año la convección comienza a cobrar importancia, formándose nubes de evolución diurna en las zonas montañosas, que en algunas zonas pueden culminar en tormenta. Para evitar que una de esas tormentas vespertinas te pille en campo abierto, el mejor consejo es madrugar (y por lo comentado antes, salir bien abrigado), evitando estar en zonas elevadas por la tarde. Los montañeros saben por experiencia que las cumbres deben alcanzarse a primeras horas de la mañana. Nunca después del mediodía.

Estar en la playa o pasear junto a la costa es otra de las actividades que se podrá llevar a cabo esta Semana Santa. Las temperaturas invitarán a ello. En este caso, el factor que cobra relevancia es el régimen de brisas. La refrescante brisa aplaca los calores de las horas centrales del día, pero también debe de tenerse en cuenta, por ejemplo si nos decidimos a instalar una pequeña carpa junto al mar, ya que la intensidad de la brisa puede ser tal que ponga en problemas esa pequeña instalación. Es algo a tener en cuenta de cara a las celebraciones al aire libre, que seguramente no faltarán estos próximos días.