10 palabras y expresiones clave para la COP25

En las informaciones que leeremos, escucharemos y veremos durante la celebración de la COP25 en Madrid, se repetirán con insistencia una retahíla de palabras y expresiones del léxico climático. En este post vamos a repasar diez de ellas, explicando algunos conceptos clave del cambio climático.

Jose Miguel Viñas Jose Miguel Viñas 24 Nov 2019 - 18:15 UTC
Logotipo de la COP25 con Madrid como lugar de celebración, aunque la presidencia de la Cumbre del Clima corresponde a Chile.

La celebración en Madrid, entre los días 2 y 13 de diciembre de 2019, de la 25ª conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), bajo la presidencia de Chile, tendrá una gran repercusión mediática. En las informaciones que leeremos, escucharemos y veremos esos días, se repetirán con insistencia una retahíla de palabras y expresiones del léxico climático. En este post vamos a hacer un breve recorrido por diez de ellas, recogidas como entradas en el último libro publicado por un servidor: “Conocer la Meteorología. Diccionario ilustrado del tiempo y el clima” (Alianza Editorial, 2019).

1. Cambio climático

En su sentido más amplio, el término alude a cualquier forma de inconstancia climática, independientemente de sus causas físicas. A lo largo de la historia de la Tierra han ocurrido muchos cambios climáticos, de diferente signo y magnitud, si bien la singularidad del actual –el que se abordará en la COP25– es que no puede achacarse exclusivamente a causas naturales, siendo los seres humanos con nuestras actividades ligadas a la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero, los principales responsables del mismo. Debido al gran impacto que puede tener sobre nosotros, si no logramos frenarlo, empiezan a cobrar fuerza expresiones como crisis climática y emergencia climática, en sustitución de cambio climático.

2. IPCC

Sigla con la que se conoce al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas, también conocido como Panel Intergubernamental del Cambio Climático. Fue fundado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Su último Informe de evaluación (AR5) –el quinto– fue publicado en 2014. El sexto verá la luz en 2021.

3. Mitigación

Conjunto de actuaciones llevadas a cabo por los seres humanos para minimizar los efectos potenciales del calentamiento global. Todas las acciones deben de ir dirigidas a reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, o bien disminuyendo sus fuentes o aumentando sus sumideros. En las cumbres del clima, como la COP25, también se abordan, de forma complementaria, medias de adaptación y resiliencia al cambio climático.

4. Calentamiento global

Es la principal manifestación del cambio climático actual. Alude al aumento experimentado por la temperatura media del aire en la superficie terrestre desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad, siendo particularmente acusado en las últimas décadas. Se debe principalmente al incremento en la concentración en la atmósfera de gases de efecto invernadero de origen antrópico.

5. Sistema climático

Aunque al escuchar hablar del cambio climático pensamos en cambios en el clima, en realidad los cambios no afectan solo a la atmósfera. Esta es una de las cinco componentes que forman el sistema climático. Las otras cuatro son la hidrosfera, la criosfera, la biosfera y la litosfera. Cada una de ellas presenta un tiempo de respuesta distinto ante un mismo forzamiento y todas ellas están interrelacionadas. El sistema climático podemos entenderlo como una extensión del concepto clásico de “clima”, en el contexto del cambio climático actual.

6. Forzamiento climático

Factor que provoca un cambio en el clima terrestre. Cualquier forzamiento de este tipo tiene la capacidad de alterar el balance de energía del sistema climático, o bien modificando la cantidad de energía entrante en el sistema o la saliente. Los forzamientos climáticos pueden ser de muy distinta naturaleza; desde variaciones en los parámetros orbitales terrestres, hasta cambios en el albedo planetario (cantidad de energía que refleja la Tierra) o en los intercambios energéticos entre el suelo-atmósfera.

7. Dióxido de carbono (CO2)

Es el principal gas de efecto invernadero de origen antrópico, cuya concentración en la atmósfera ha ido aumentando de forma muy destacada desde mediados del siglo pasado, en paralelo a como lo han hecho las emisiones generadas por nuestras actividades. En 2019 ha llegado a alcanzar las 415 partes por millón en volumen. En los estudios de cambio climático se emplea el concepto de “dióxido de carbono equivalente”, que se define como la cantidad de CO2 que se necesitaría para ejercer el mismo forzamiento radiativo (calentamiento) que produce un gas de efecto invernadero determinado o una mezcla de varios de ellos.

Esquema del efecto invernadero. Con flechas amarillas aparece representada la radiación solar, parte de la cuál es reflejada hacia el espacio. Con las flechas rojas se indica la radiación infrarroja que emite la superficie terrestre, atrapada en parte por los gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera.

8. Efecto invernadero

Calentamiento de la baja atmósfera debido a la absorción neta de radiación terrestre infrarroja (de onda larga) por parte de sus componentes, tanto gases como aerosoles. Si bien en la Tierra hay un efecto invernadero natural, en el contexto de cambio climático actual, la expresión se refiere al calentamiento extra debido al aumento que vienen experimentando las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera –con el CO2 a la cabeza–, como consecuencia de la combustión masiva de combustibles fósiles y biomasa por parte de los seres humanos.

9.- Retroalimentación

Interacción que tiene lugar entre dos o más procesos del sistema climático, de manera que los cambios que acontecen en uno de ellos repercute en los otros, viéndose el primer proceso de nuevo afectado. En función de que se refuerce y aumente, o se debilite y disminuya, tenemos una retroalimentación positiva o negativa, respectivamente. La pérdida de hielo en el Ártico es un ejemplo de retroalimentación positiva. Al estar disminuyendo la superficie helada, la absorción de radiación solar está aumentando en esa región de la Tierra, lo que refuerza la subida de las temperaturas y acelera la pérdida de hielo.

10.- Escenario climático

Representación que describe de forma simplificada un posible estado futuro del clima a partir de determinados supuestos, como la evolución que tendrán las emisiones de gases de efecto invernadero, la demanda de energía o la demografía. Estos y otros factores son determinantes en la evolución futura del sistema climático. El IPCC en sus informes plantea distintas proyecciones climáticas confeccionadas a partir de diferentes escenarios, tanto globales como regionales.

Publicidad