tiempo.com

Llegan los refugios climáticos: oasis contra el calor en las urbes

Los episodios de calor van a ser más frecuentes, intensos y extremos. Ante esa realidad, distintas ciudades españolas están desplegando los bien llamados "refugios climáticos": verdaderos oasis de confort y sombra para escapar de las altas temperaturas.

Xavier Jubierre/ AMB. Parque metropolitano de Can Zam, en Santa Coloma de Gramenet
Los parques urbanos se convierten en refugios climáticos durante los episodios de calor extremo. Xavier Jubierre/ AMB.

Las olas de calor no tienen ni tendrán freno durante los próximos años y distintas administraciones ya están trabajando para desplegar los llamados refugios climáticos. Llegan como una estrategia de adaptación al cambio climático y solución efectiva para reducir los efectos negativos de las altas temperaturas sobre la población.

Se trata de equipamientos municipales y espacios públicos que pueden proporcionar condiciones de confort térmico en episodios de temperaturas extremas. Ese conjunto de espacios pueden ser interiores, como bibliotecas, centros cívicos y escuelas; así como exteriores, constituidos básicamente por las grandes zonas verdes. Los parques metropolitanos suponen verdaderos pulmones verdes que regulan las temperaturas en el seno de las ciudades y apaciguan la isla de calor urbano.

Así pues, este conjunto de edificios y equipamientos reciben un nuevo uso, compatible a las funciones habituales destinadas.

Los refugios climáticos proporcionan confort térmico, descanso y seguridad a la población, especialmente a los colectivos más vulnerables

Los refugios climáticos tienen dos externalidades positivas muy importantes: reducir la mortalidad, que ha aumentado un 50% en 20 años; y disminuir posibles golpes de calor u otras enfermedades derivadas de las temperaturas extremas sobre nuestro cuerpo.

Oasis urbanos de frescor en España

En nuestro país hay distintas ciudades que ya disponen de estos espacios. Barcelona, Vitoria, Sevilla y Málaga son los municipios que disponen de varios espacios gestionados y habilitados para acoger a sus habitantes en episodios extremos.

Barcelona y su metrópolis cuentan con la mayor red de refugios climáticos de España. La ciudad condal cuenta con más de 200, mientras que la metrópolis de Barcelona suma 55 más.

A su vez, la capital sevillana está siendo un laboratorio urbano para implementar la red de refugios climáticos siguiendo los modelos de Barcelona y París en el contexto del proyecto 'proMETEO Sevilla'.

Sin movernos de Andalucía, Málaga también está trabajando en una estrategia similar a través de "microoasis" y "recorridos con control climático". Se trata de habilitar una serie de itinerarios y rutas sombreadas, con vegetación, toldos y parques de agua que alivien a los habitantes y turistas de las altas temperaturas. Estos itinerarios serán especialmente útiles en episodios de terral y en noches tropicales.

Ciudades de Aragón y Euskadi también seguirán el mismo camino. De hecho, Vitoria está elaborando un mapa de refugios climáticos mientras que Zaragoza se ha propuesto crear una Red de Refugios Climáticos en los barrios con 29 oasis.