La "máquina" de la isla de calor está a pleno rendimiento

Semana de calor intenso, bochorno e isla de calor en Barcelona y muchas otras ciudades del país que provoca unas noches con difícil conciliación del sueño. Si vives en una ciudad, el fenómeno "isla de calor" tiene parte de culpa. ¿Lo conoces?

¿Por qué hace más calor en el centro de una gran ciudad que en sus zonas periféricas? La explicación se encuentra en el fenómeno de la isla de calor, un efecto microclimático local que induce a temperaturas mucho más altas en el centro de las grandes ciudades respeto a sus zonas rurales concéntricas. Este efecto se produce con cielos despejados y ausencia de viento, y es especialmente evidente durante las noches.

En las próximas jornadas muchas ciudades tendrán temperaturas nocturnas por encima de los 25 ºC que no se apaciguarán hasta la jornada del martes.

La madrugada del miércoles la estación de Raval de Barcelona registró una temperatura nocturna de 25ºC, mientras que El Prat de Llobregat, a menos de 10 km en línea recta, anotó una mínima de 18ºC.

Hay cinco factores principales que explican este calentamiento diferencial del centro de las grandes urbes:

  • El efecto albedo: la capacidad de reflexión que tienen las superficies respeto la radiación solar. Un terreno más oscuro absorbe mucho más la energía calorífica, mientras que una superficie más clara tiende a rebotar esos rayos de sol. La superficie urbana, en general, tiene tonalidades grises o negras debido a los materiales constructivos, con lo cual, el efecto albedo es bajo y la capacidad de absorción es muy elevada.
  • Alta capacidad calorífica de los materiales: el asfalto, el cemento, los edificios... almacenan mucho calor durante el día y se 'lo guardan', de tal modo que durante la noche van 'liberando' lentamente esa energía acumulada. Este hecho impide que pueda bajar la temperatura nocturna.
  • Metabolismo urbano: Se podría definir como el funcionamiento vital de las ciudades que implica flujos de energía procedentes de la actividad industrial, las mercancías, las infraestructuras, los sistemas de refrigeración, etc...
  • Alteración del ciclo del agua: el asfalto y los pavimentos implican una superficie totalmente impermeable, de tal modo que la escorrentía de la lluvia directamente es absorbida por el alcantarillado. Así pues, hay menos evapotranspiración y en efecto, menos enfriamiento.
  • "Sky View Factor" (SVF): la disposición de los edificios juntamente a la geometría urbana implican un 'espacio abierto' menor, de tal modo que el calor acumulado durante el día tiene menos 'espacio' para salir durante la noche. Este factor implica una disminución de la irradiación nocturna.

Este fin de semana seguiremos hablando de temperaturas altas en la fachada mediterránea y con islas de calor evidentes en ciudades como Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga o Palma de Mallorca. Las temperaturas nocturnas difícilmente van a bajar de los 25ºC, especialmente en el seno de estas capitales.