tiempo.com

¿Contentos por el 'finde'? Además llega la primavera climatológica

Estamos apurando el invierno climatológico, un invierno que ha brillado por su ausencia en buena parte del país en los últimos tres meses. Ahora nos toca mirar hacia la primavera, ¿cuándo empieza y qué novedades nos trae?

primavera climatológica
La primavera astronómica comenzará el 20 de marzo, pero la climatológica lo hace el 1 de marzo.

Despedimos un invierno que nos deja un mal sabor de boca por la falta de precipitaciones, especialmente en las últimas semanas, y por las elevadas y anómalas temperaturas que han dejado valores de récord. Parece que el cambio de mes nos va a traer algunas novedades en lo meteorológico con claros tintes invernales.

¿Qué es la primavera climatológica?

Todos conocemos cuáles son los cambios más evidentes que nos deja la llegada de la primavera: más horas de luz, un tiempo por lo general más inestable, la floración etc. pero ¿cuándo podemos dar por iniciada la estación?

Para aclarar esto toca hacer algunas indicaciones respecto a la definición de primavera. Si nos guiamos por el calendario la primavera (la astronómica en este caso) no comenzará este año hasta el 20 de marzo a las 4 horas y 50 minutos hora oficial peninsular española, coincidiendo con el equinoccio de primavera. Una estación que durará 92 días y 18 horas y que finalizará el 20 de junio con la llegada del verano.

No obstante, el calendario no se ajusta exactamente al tiempo propio de las estaciones, normalmente suelen empezar antes. Por ello, y para estudiar lo que sucede a nivel climatológico, se toma como referencia un periodo de tres meses naturales completos. La primavera climatológica o meteorológica comienza el 1 de marzo y acaba el 31 de mayo.

Por otro lado, la variabilidad meteorológica, que tanto en primavera como en otoño suele ser mayor, nos deja habitualmente tanto golpes invernales en medio de esta estación como pequeños pero intensos adelantos del verano.

Marzo arranca con tintes invernales

Tras un febrero claramente primaveral marcado por el dominio de las altas presiones, la llegada de la borrasca Jorge favorecerá estos días un cambio de tiempo. Una situación que nos va a dejar un fin de semana marcado por un temporal de lluvia, viento y mar, tanto en la Península como en el archipiélago balear. La ondulación de la corriente en chorro favorecerá que esta inestabilidad se mantenga también durante la primera semana del mes de marzo.

Algunas de las precipitaciones que esperamos, incluso, llegarán en forma de nieve para volver a blanquear las cumbres de la Cordillera Cantábrica, Pirineos, la Ibérica o el Sistema Central. Además, las temperaturas volverán a valores más normales para la época.

Esto quiere decir que durante la primera semana de marzo no habrá apenas anomalías térmicas y pluviométricas por lo que las lluvias serán más generosas que en las últimas semanas y las temperaturas regresarán a valores normales de la época. ¡Al fin buenas noticias!

Según las previsiones de la AEMET, no lloverá demasiado esta primavera

La previsión estacional que elabora la Aemet para esta primavera anuncia precipitaciones que con una mayor probabilidad se quedarán por debajo de las habituales, resultando un trimestre seco en casi todo el país salvo en Canarias o en la cornisa cantábrica, donde no existen anomalías marcadas. En estas zonas la probabilidad de que el trimestre sea seco, normal o húmedo es la misma.

En 2019, el mes de abril nos dio una grata sorpresa resultando el segundo mes de abril más húmedo en lo que llevamos de siglo XXI. Fue extremadamente húmedo en el sudeste peninsular por donde las precipitaciones se multiplicaron por tres. Lluvias que salvaron la estación en este sector del país tras un invierno y un otoño secos. Nos queda tiempo aún para comprobar si, a pesar de la tendencia, el próximo abril será capaz de remontar la ausencia de precipitaciones de este invierno…

Temperaturas más cálidas

Vamos perdiendo la cuenta de los meses consecutivos que registran valores por encima de los habituales. Y parece que nos queda… La Aemet también pronostica un trimestre marzo-abril-mayo más cálido de lo normal. Con un 55% de probabilidad la primavera climatológica sería cálida en toda la Península y en buena parte de Baleares.

Faltará comprobar si, como el pasado año, tenemos ya algunos episodios de calor intenso antes de finalizar la primavera. En los últimos días de mayo de 2019 en el aeropuerto de Córdoba se alcanzaron los 37,1 ⁰C y los 36,6 ⁰C en Ourense. En el aeropuerto de A Coruña se alcanzó un nuevo récord que superó al anterior de 1972, se llegó a registrar una máxima de 33,6 ⁰C.