Incendios en Australia: más de 1 millón de hectáreas calcinadas

La situación es grave, la parte este de Australia continúa en llamas. Centenares de koalas están muriendo y, con ellos, mucha de la fauna típica australiana. A continuación te contamos la última hora sobre la temporada de incendios, que ha comenzado antes de lo normal.

Natacha Payà Natacha Payà 20 Nov 2019 - 12:45 UTC
Incendio Australia
Un millón de hectáreas debastadas, cuatro muertos y centenares de koalas han perdido la vida estos últimos días.

La situación que está viviendo Australia en estos momentos es dramática. Muchísimas masas boscosas se están quemando, a fuego lento, desde octubre. Casi todos los estados están luchando para que los incendios no se propaguen más. La costa este es la más afectada. Se estima que ya hay un millón de hectáreas devastadas entre Nueva Gales del Sur y Queensland.

Calor y viento: el incendio 'perfecto'

El verano en Australia aún no ha comenzado. Oficialmente empieza el 1 de diciembre, coincidiendo con el inicio de nuestro invierno climatológico. La temporada de incendios se ha adelantado y viene pisando fuerte. Los pronósticos para los próximos meses no pintan bien, el calor y los vientos cálidos y secos van a ser los protagonistas.

Hasta el momento, los incendios han provocado la evacuación de multitud de personas. La calidad del aire ahora mismo es nefasta en muchos estados. En Sídney se han vuelto comunes los atardeceres con el cielo rojo. En Brisbane, al sureste de Australia, el 12 de noviembre el aire se llegó a catalogar de insalubre, siendo imposible de respirar.

Para los meses estivales se prevé una sequía duradera. El verano austral -de diciembre a marzo- recoge una gran cantidad de incendios casi todos los años. Catástrofes que se ven alimentadas por las altas temperaturas. Estos días se han registrado máximas de hasta 40 ºC en las zonas que están siendo devastadas por las llamas.

La fauna como principal damnificada

Los datos: más de un millón de hectáreas quemadas, cuatro personas han perdido la vida por culpa de los incendios y más de 300 viviendas han sido destruidas. Australia se quema a fuego lento y con ella la fauna que habita en el país. Se estima que más de 350 koalas han perdido la vida junto con centenares de canguros, zarigüeyas y demás.

Una de las zonas más afectadas es la reserva natural Lago Innes, en Nueva Gales del Sur, donde los incendios están acabando con la vida silvestre. Las llamas que comenzaron a finales de octubre han llegado a destruir dos tercios del hábitat de los Koalas, una especie que está a punto de considerarse en peligro de extinción.

El Gobierno no reconoce la relación entre la crisis climática y el fuego, o bien, entre las altas temperaturas y las sequías extremas. Por ello, una decena de alcaldes se han unido para que el gobierno sea consciente de la alta relación que tiene esta situación con el cambio climático.

Publicidad