El supertifón Hagibis amenaza Japón, con Tokio en la mirilla

El poderoso supertifón Hagibis, tras más de 24 horas manteniendo una intensidad de categoría 5, se desplaza hacia el norte, rumbo a Honshu. La ciudad de Tokio podría acabar bajo el ciclón.

Victor González Victor González 10 Oct 2019 - 17:30 UTC
Hagibis
Imagen de Hagibis durante este jueves 10 de octubre.

El Pacífico occidental es sin duda alguna la región más activa del planeta a la hora de generar poderosos ciclones tropicales, destacando especialmente los meses de agosto, septiembre y octubre, muy activos debido a la elevada temperatura de la superficie del océano. Hagibis es una muestra de ese potencial con vientos que no han bajado de los 250 km/h desde el pasado lunes.

La intensificación de este ciclón tropical, extremadamente rápida incluso para un sistema de este tipo, tuvo entre los días 6 y 7 de octubre sobre aguas que alcanzaban los 30ºC. En ese periodo de tiempo pasó de ser una típica tormenta tropical a ser un supertifón, denominación que reciben extraoficialmente los tifones cuyos vientos máximos sostenidos superan los 130 nudos (241 km/h). Desde entonces, ha mantenido una intensidad similar, alcanzando hoy un pico de intensidad con vientos de 260 km/h y una presión mínima de tan sólo 904 hPa, ligeramente más baja incluso que la del huracán Dorian, en el Atlántico, que alcanzó los 910 hPa poco antes de devastar las Bahamas.

Al encontrarse en una zona con un entorno muy favorable para su desarrollo, la intensidad de Hagibis tan sólo se ha visto ligeramente perturbada por pequeños cambios en la estructura interna del ciclón; los conocidos ciclos de reemplazo de la pared del ojo, procesos durante los cuales el anillo convectivo interno de la tormenta es sustituido por uno exterior más amplio, que pasa a ocupar el lugar del primero. Este proceso es cíclico y tiene lugar en ciclones tropicales plenamente desarrollados. Normalmente la intensidad del ciclón aumenta ligeramente antes de iniciarse el proceso y disminuye posteriormente para volver a recuperarse una vez finalizado el ciclo de reemplazo. Hagibis, tras haber superado un ciclo de reemplazo el pasado miércoles, se encuentra ahora en una fase estable y avanza imparable hacia el norte.

Impacto en Japón este sábado

Japón se encuentra en una región con un importante contraste térmico y esto se refleja también en la temperatura del océano. Allí, estos valores se encuentra muy por debajo de los 30ºC que han dado vida al poderoso súper tifón, por ello cabe esperar que no sea un ciclón tropical de categoría 5 cuando alcance la isla de Honshu, lo que evitaría una situación catastrófica. Incluso una región acostumbrada a recibir la visita de potentes ciclones tropicales, puede sucumbir ante la fuerza de un supertifón. Cabe esperar por tanto que se debilite ligeramente antes de tocar tierra.

Sin embargo, seguirá siendo un potente tifón, con lluvias torrenciales asociadas, un oleaje superior a 10 metros y vientos que podrían alcanzar localmente los 200 km/h en zonas costeras y expuestas. No olvidemos además, que durante su paso por Japón, el ciclón tropical podría empezar a experimentar una transición extratropical, transformándose poco a poco en una potentísima borrasca de latitudes medias. Este proceso contribuirá a que el ciclón gane tamaño y, aunque sus vientos ya no sean propios de un súper tifón, abarcarán un área mucho mayor. Está claro que este próximo fin de semana, la costa oriental de Honshu podría revivir la situación vivida con el tifón Faxai hace apenas unas semanas, y no es descartable que esta vez los daños sean aún más extensos.

Publicidad