Ciclón Idai, está ocurriendo una catástrofe 'silenciosa'

Probablemente no lo habrás visto o escuchado, pero un vigoroso ciclón tropical está a punto de llegar a Mozambique con rachas de viento cercanas a los 200 km/h y lluvias torrenciales.

Juan José Villena Juan José Villena 14 Mar 2019 - 11:27 UTC
Idai
Vista del ciclón Idai ayer, vía satélite MODIS (NASA).

Ahora mismo Mozambique se prepara para recibir un vigoroso ciclón tropical, por momentos equivalente a un huracán de categoría 3. A un puñado de kilómetros de las costas del sudeste africano, la espiral de nubes presenta rachas de viento cercanas a los 200 km/h y lluvias torrenciales. Se llama Idai y es el séptimo ciclón tropical de esta temporada en el Océano Índico, una cifra que duplica el valor promedio para esta época del año.

Idai tocará tierra esta noche, pero las autoridades locales desde buena mañana están recomendando a los vecinos de las regiones con mayor riesgo, Zambézia y Sofala, que permanezcan en sus casas. Allí el Instituto Nacional de Gestión de Desastres (INGC) ha decretado la ‘alerta roja’ debido a las inundaciones. Desafortunadamente, muchos techos de los 30 millones de mozambiqueños no aguantarán el envite, por el vigor de la tormenta y la pobreza extrema que aguantan los cimientos. La repercusión mediática de este ciclón está siendo ínfimo para el impacto que tendrá.

Todo parece un capricho fatídico del destino. La tormenta lleva días con un movimiento errático. Empezó a gestarse frente a las costas de Tanzania y después se desplazó al este, hacia Madagascar. Este fin de semana parecía estar a punto de disiparse, pero dio un volantazo hacia el oeste y acabó navegando las aguas cálidas del canal de Mozambique. Y explotó.

Lluvias de hasta 600 litros por metro cuadrado

Las últimas imágenes de satélite muestran que el sistema está perdiendo algo de intensidad pero, aún así, los modelos de predicción auguran un auténtico diluvio de cara a las próximas horas, con picos máximos de 600 litros por metro cuadrado, o superiores. En Malaui ya hay más de 230 mil personas sin refugio y, de momento, se conocen 45 víctimas; en Mozambique más de cien mil vecinos afectados por las crecidas y 66 fallecidos.

Además de la lluvia y el viento, también preocupa mucho la marea. Está previsto que las olas alcancen los 10 metros. A partir de las recomendaciones del INGC, se están evacuando las zonas costeras para evitar los daños personales. Hasta el momento se estima que harán falta al menos 18 millones de dólares para cubrir la asistencia humanitaria de las poblaciones afectadas. “Necesitamos más tiendas de abrigo, agua y medios de saneamiento. También kits de higiene y alimentos para reforzar la capacidad del gobierno”, ha declarado a los medios Carmelita Namashulua, ministra de Administración Estatal y Función Pública. Será difícil que lleguen, 1.583 carreteras están intransitables.

Publicidad