tiempo.com

Tendencias semanales de tormentas tropicales y huracanes en el Atlántico

El modelo europeo del ECMWF ha lanzado su ultima predicción semanal de tormentas tropical y huracanes a 1 de agosto de 2022 y muestra que posiblemente la actividad en el Atlántico comience a activarse en la segunda mitad de agosto

Imagen en color natural de la pequeña tormenta tropical Colin en la costa este americana a fecha de 2 de julio de 2022. NASA

Hasta ahora la cuenca del Pacífico nororiental ha sido la más activa de las cuencas del hemisferio norte en cuanto a número de tormentas tropicales, al igual que la oriental. A fecha de 2 de agosto, Frank y Georgette se paseaban sobre aguas abiertas frente a las costas de México, pero alejadas de tierra firme. Dos nuevas zonas son monitorizadas por el NHC en dicha cuenca.

Por el contrario, el Atlántico había visto nacer tres tormentas tropicales: Alex, Bonnie y Colin. Esto suponía unas condiciones normales respecto a la climatología de dicha cuenca. La tranquilidad tropical se ha extendido prácticamente durante todo el mes de julio e inicios de agosto. De hecho el NHC no prevé tormenta tropical alguna a 5 días vista.

Esta tranquilidad contrasta con las tendencias previstas: durante 2022 la cuenca atlántica tendría más actividad de lo normal, según diferentes agencias meteorológicas (NOAA, Met Office, CSU, etc.). Hay que hacer notar que con agosto la actividad ciclónica debería aumentar progresivamente hasta primeros de septiembre.

Tenencias a largo plazo de la actividad de ciclones tropicales

El ECMWF genera productos para tormentas tropicales, huracanes, tifones, etc. Uno de ellos es el mostrado aquí. El producto muestra la frecuencia media de 7 días de las tormentas tropicales y la energía ciclónica acumulada ( accumulated cyclone energy , ACE) media de 7 días derivada del conjunto ECMWF (ENS). Incluye ciclones tropicales que pueden desarrollarse durante el pronóstico. Este gráfico de tormentas tropicales incluye todos los sistemas asociados con velocidades de viento > 17 m s-1 y, por lo tanto, incluye tormentas con fuerza de huracán.

Hay dos parámetros disponibles:
- Frecuencia media semanal de tormentas tropicales. La frecuencia se obtiene comparando la probabilidad de los miembros de la ENS con la de las probabilidades climatológicas del modelo de 20 años dentro de la misma ventana de tiempo de 7 días.
- Energía ciclónica acumulada media semanal de tormenta tropical (accumulated cyclone energy , ACE). Esta se calcula sumando el cuadrado de la velocidad sostenida máxima estimada de cada tormenta tropical activa en intervalos de seis horas. El ACE de un período de tiempo es la suma de los ACE de cada tormenta y tiene en cuenta el número, la fuerza y la duración de todas las tormentas tropicales dentro de la ventana de tiempo de 7 días.

Las cuencas oceánicas donde la prueba interna detecta una significación superior al 95% tienen un fondo sombreado. Las barras verdes representan la media del conjunto del pronóstico y las barras naranjas representan la climatología. Los valores de cada barra están escritos en negro.

Vamos a presentar los productos asociados al ACE, que es parámetro muy usado en meteorología y climatología tropical tanto en la diagnosis como en predicción a corto y largo plazo.

Energía ciclónica acumulada media semanal entre el 1 y 7 de agosto de 2022
Ídem para el 8-14 de agosto
Ídem para el 15- 21 de agosto
Ídem para el 22-28 de agosto

Los mapas muestran que durante los primeros 15 días del mes la cuenca más activa será la del Pacífico nororiental con predicciones semanales de ACE más elevados que la climatología. Posteriormente, la cuenca Atlántica muestra valores de ACE superiores a la media en la segunda mitad del mes, especialmente en la semana del 22 al 28 de agosto, cuando nos dirigimos al pico de la estación de primeros de septiembre. Las otras cuencas muestran valores de ACE inferiores a los valores medios.

Hay que recordar que son predicciones medias semanales, y que la incertidumbre de la predicción aumenta con el rango temporal de dicha predicción.

Mientras, estamos inmersos en una situación de La Niña, que favorece el desarrollo y mantenimiento de tormentas tropicales en el Atlántico por disminuir la cizalladura o cortante del viento en la vertical. Esto se produce justo en el periodo de máxima actividad ciclónica tropical.

Por contra, las ondas del este africanas de estos días, germen de algunas tormenta tropicales, encuentran un ambiente hostil con aire seco y polvoriento proveniente del Sahara que inhibe los desarrollos organizados de la convección tropical.

Queda mucho en la estación de huracanes de 2022 en el Atlántico. Atentos.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 02 Ago 2022 por Francisco Martín León