tiempo.com

Nuevos sumideros de carbono en el Ártico

Se observó en cada sitio de perforación que el suelo mineral estaba cubierto por una fina capa de materia orgánica. En otras palabras, esta capa contiene mucho carbono extraído de la atmósfera a través de la fotosíntesis

Muestra de perforación, el color oscuro denota suelo mineral, la materia orgánica marrón/verde, principalmente musgo. Nature


El grupo de investigación encabezado por la investigadora Minna Valiranta de la Universidad de Helsinki ha dado el nombre de 'prototurba' a estas acumulaciones de suelo orgánico, que se componen principalmente de musgo formado en condiciones climáticas árticas cada vez más cálidas.

Todavía no es turba en el sentido real de la palabra, pero se podría decir que es el punto de partida para la formación de la turba”, dice Valiranta, quien trabaja en la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales. El grupo de investigación también incluye a Teemu Juselius y Sanna Piilo, investigadores doctorales bajo la supervisión de Valiranta.

Tales depósitos de prototurba suscitan interés también a nivel internacional. Valiranta participa en un proyecto más grande financiado por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural (NERC), una institución británica correspondiente a la Academia de Finlandia.

Este proyecto investiga precisamente el mismo fenómeno, es decir, si el calentamiento global ya ha provocado la expansión de la vegetación de las turberas hacia el Ártico. Esta expansión de la vegetación es parte de un fenómeno más extenso conocido como "reverdecimiento ártico", que comúnmente se refiere al aumento del crecimiento de arbustos en el Ártico, a medida que las plantas vasculares se extienden a regiones que antes eran estériles.

Si este proceso que genera prototurba ocurre de manera extensiva, un reservorio de carbono inesperado, o una comunidad de plantas que mitigue el cambio climático, puede estar en proceso de establecerse en el norte. Este reservorio no ha sido incluido en el modelado de ecosistemas y la atmósfera, ya que tradicionalmente se ha pensado que no se forman nuevas turberas", señala Valiranta.

Los modelos de ecosistemas climáticos evolucionan continuamente, y solo recientemente se han hecho intentos de incluir el impacto de las turberas en dichos modelos.

Se puede decir que el descubrimiento de nuevos sumideros de carbono pone en juego un nuevo componente que debe ser considerado en los modelos para predecir mejor el funcionamiento de los ecosistemas en un clima más cálido”, dice Valiranta.

Referencia

Newly initiated carbon stock, organic soil accumulation patterns and main driving factors in the High Arctic Svalbard, Norway. T. Juselius, V. Ravolainen, H. Zhang, S. Piilo, M. Müller, A. Gallego-Sala & M. Väliranta
Scientific Reports volume 12, Article number: 4679 (2022)
https://www.nature.com/articles/s41598-022-08652-9

Esta entrada se publicó en Reportajes en 21 May 2022 por Francisco Martín León