España y las olas de calor

 

 

España es uno de los países donde más olas de calor se registran al año

 

 

 


 Un estudio realizado en 400 ciudades de todo el mundo profundiza en la relación entre estos periodos y la mortalidad.

Entre las conclusiones del trabajo se señala que el riesgo para la salud es mayor cuanto más altas son las temperaturas, pero no afecta la duración de estos periodos.

Según el trabajo, las personas que viven en zonas de clima moderado son más sensibles a las olas de calor.

Registro de las olas de calor en el mundo (en azul menos de 14 días y en rojo por encima de 17).

España ha vivido este verano varias olas de calor en las que se han superado los registros históricos de temperaturas máximas. De hecho, nuestro país es una de las regiones del mundo donde más olas de calor se registran anualmente y sus efectos indican un incremento de entre el 10% y el 20% de riesgo de fallecer en estos días. Ésta es una de las conclusiones que se pueden extraer de un estudio internacional, que cuenta con la participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el que se han analizado las olas de calor producidas entre 1972 y 2012 en 400 ciudades de 18 países y su efecto en la salud, incluida la mortalidad. Los resultados se publican en la revista Environmental Health Perspectives.

“Aunque desde el punto de vista de la salud se describe una ola de calor como un día en el que se supera una temperatura por encima de un umbral determinado, no existe una definición consensuada a nivel internacional”, señala el investigador del CSIC Aurelio Tobías, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua. En el marco del programa internacional Multi-city and Country Collaborative Research Network, liderado por la London School of Hygiene & Tropical Medicine, este trabajo utiliza por primera vez una metodología común para evaluar los efectos de estos periodos en la mortalidad.

Entre las conclusiones del estudio se señala que cuanto más alta es la temperatura también es mayor el riesgo para la salud. Sin embargo, tras analizar los datos, los investigadores destacan que ese riesgo es similar cuando se experimentan altas temperaturas durante varios días o si se trata sólo de una jornada. Además, el estudio contempla que los efectos en la salud se pueden mantener hasta tres o cuatro días después de estos periodos de altas temperaturas.

“También hemos comprobado que aquellas personas que viven en zonas relativamente frías o cálidas son más sensibles a las olas de calor que quienes vienen en regiones más extremas. Esto sugiere que hay cierta aclimatación a los extremos térmicos”, añade el científico.

Dado que las proyecciones del cambio climático indican un incremento de las temperaturas de alrededor de 2ºC y, por tanto, un aumento de las olas de calor, este estudio ofrece información de utilidad una mejor adaptación a estos periodos de altas temperaturas y para desarrollar estrategias migratorias.

 

Refernecia

Yuming Guo, Antonio Gasparrini, Ben G. Armstrong, Benjawan Tawatsupa, Aurelio Tobias et al. Heat Wave and Mortality: A Multicountry, Multicommunity Study. Environmental Health Perspectives. DOI: 10.1289/EHP1026

 

María González / CSIC Comunicación

Nota de prensa 

C S I C C o m u n i c a c i ó n

www.csic.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *