Consideraciones básicas sobre la visibilidad atmosférica: el problema de su cuantificación

 

RAM


Nota de la RAM. Mensaje recibido por un lector, Ribera -Met 

Hola,

Ya hace unos días pedí en el foro general de meteorología que me aclarasen si se podían unificar criterios respecto a como clasificar las diferentes situaciones de visibilidad reducida. 

Supongo que al no haber respuestas, nadie se moja porque cada fuente da su clasificación particular.

No estaría mal indagar un poco más sobre este tema y realizar un documento aclaratorio de cada situación. Novatos como yo en este tema poco más podemos aportar.

http://foro.meteored.com/index.php/topic,38350.0.html

Muchos lo estaríamos agradecidos. Gracias.

Introducción

Antes de empezar hay que realizar dos consideraciones importantes y previas. Por una parte, está el concepto de visibilidad y, por otro lado, el concepto de los agentes meteorológicos que condicionan el estado de la atmósfera que conducen a un aumento o reducción de la visibilidad. No podemos confundir estos conceptos tan diferenciados pero a la vez tan relacionados. Y es importante remarcarlos porque la visibilidad se asocia en demasía a la niebla, caracterizando y adjetivando a ambos elementos de la misma forma y unívocamente, y no debería ser así.

En este artículo nos centraremos en el concepto de visibilidad que es, a nuestro entender, lo qué nos plantea o pregunta el lector. Veremos que inconfundíblemente tendremos que hablar de fenómenos meteorológicos que condicionan la visibilidad y cómo ésta última no suele aparecer en el lenguaje hablado de las predicciones generales al público. La confusión veremos que surge de aquí: se suelen hacer predicciones o consideraciones de los entornos meteorológicos que condicionan indirectamente la visibilidad, sin hablar expresamente de ella.

Inicialmente, y en condiciones de ausencia de meteoros o partículas en suspensión en el aire, en el problema de la visibilidad confluyen tres factores o elementos fundamentales: uno de ellos está relacionado con la meteorología local, otro con la fisiología del ojo del ser humano y, por último, las características del objeto a visualizar respecto al fondo circundante. 

La sol presencia de moléculas de los componentes de nuestra atmósfera hace que los rayos de luz que iluminan a los objetos que vemos se dispersen y no nos lleguen su imagen o luz reflejada de forma directa como lo harían en ausencia de atmósfera, como ocurre en la Luna. 

Una nube o montaña en la lejanía de grandes proporciones en la vertical se verá afectada por los procesos de dispersión de la luz que llega al observador. La contaminación luminosa que existe entre el objeto-observador y el grado de contraste que exista entre el objeto-fondo observado serán importantes elementos para percibir lo que vemos (Figura tomada de la RAM10 de abril de 2003). 

Cuanto mayor sea la contaminación atmosférica, esto es, cuánto más partículas estén en suspensión en el aire, menor será la capacidad de observar objetos en la lejanía y, por lo tanto, habrá una disminución de visibilidad. Podemos decir que este factor se puede resumir en la transmisividad luminosa de la atmósfera. Este factor es actualmente medido por aparatos electrónicos sofisticados y, mediante un formulismo matemático, se transforma en un valor numérico de visibilidad. Los otros dos factores o elementos son de más difícil cuantificación.

La visibilidad también depende de un elemento subjetivo, el observador, ya que muchas observaciones de visibilidad se realizan por seres humanos entrenados, cada uno de los cuales posee una capacidad visual diferente. Aunque existen técnicas fotométricas para la medida de visibilidad, principalmente en los aeropuertos, en la actualidad es un observador bien preparado el que realiza las observaciones de visibilidad. 

La visibilidad en el aire depende, no sólo del estado de la atmósfera y de la persona que realiza la observación, sino también del objeto observado. Los objetos oscuros y negros sobre fondos blancos o blanquecinos se observan mejor que objetos que contrasten poco con el fondo. Veremos que en las definiciones de visibilidad este factor aparece explícitamente. 

Cuando tratamos de medir la visibilidad, la cosa se complica ya que los dos últimos factores son casi incuantificables. Lo que se suele hacer es realizar medidas de la transmisividad luminosa de la atmósfera y tratar de ajustar los valores a los de visibilidad.

Antes de seguir, veamos algunas definiciones importantes:

Visibilidad. La mayor distancia a la cual un objeto negro de dimensiones apropiadas puede verse o identificarse sobre el cielo en el horizonte o, cuando se trata de observaciones nocturnas, podría ser visto e identificado si la iluminación general se aumentara hasta alcanzar la intensidad normal de la luz del día.


Visibilidad excepcional. Visibilidad tal que los objetos son visibles netamente a gran distancia.
Visibilidad horizontal. Distancia máxima a la cual un observador puede ver e identificar un objeto situado en la proximidad del plano horizontal en donde él se encuentra.
Visibilidad oblicua. Distancia máxima a la cual un observador puede ver e identificar un objeto situado en distinta altitud y distinta vertical en las que él se encuentra.
Visibilidad variable. Visibilidad cuyo valor oscila en el momento de su observación.
Visibilidad vertical. Distancia máxima a la cual un observador puede ver e identificar un objeto sobre su misma vertical, hacia arriba o hacia abajo.

Referencia. Textos tomados del Vocabulario y Términos meteorológicos y ciencias afines, 1986. Alfonso Ascaso Liria y Manuel Casals Marcén. INM.


En la mayoría de las observaciones cifradas, la visibilidad está referida a la horizontal. No es de extrañar que en las noches estrelladas y despejadas estemos cubiertos por un manto e niebla espesa que no nos permita ver más allá de 100 metros en horizontal y, por el contrario, podamos ver las estrellas al mirar hacia arriba o situarnos en un alto sobre la niebla. 

Qué dice los manuales de la OMM respeto a la medida de la visibilidad. Veámoslo en las siguientes líneas. 

MEDIDA DE LA VISIBILIDAD

10.1 Introducción

La visibilidad constituye un fenómeno psicofísico complejo, íntimamente ligado a los factores que entraña la visión humana. Su determinación está sometida a variaciones de las capacidades perceptiva e interpretativa, así como a las características de la fuente luminosa y a factores de transmisión. Así pues, cualquier estimación visual de la visibilidad resulta siempre subjetiva. Mientras que las observaciones humanas de la visibilidad diurna son de buena calidad, las observaciones de la visibilidad nocturna son más difíciles de definir y controlar, ya que dependen en gran medida de la selección de indicadores de visibilidad luminosos. Es posible definir y estimar la visibilidad nocturna en términos de visibilidad diurna equivalente para asegurar que no existen alteraciones artificiales en la estima al anochecer y al amanecer. Este concepto presenta la ventaja de que permite el empleo de medios instrumentales de determinación de la visibilidad, pero no siempre se ajusta a los requisitos de usuarios especiales, y en ese caso es necesario recurrir a otras definiciones que satisfagan las condiciones exigidas.

El concepto de visibilidad se utiliza ampliamente en meteorología de dos modos diferentes. En primer lugar, es uno de los parámetros que sirven para identificar las características de una masa de aire, especialmente para las necesidades de la meteorología sinóptica y la climatología. Para este propósito, la visibilidad debe ser representativa del estado óptico de la atmósfera. En segunda instancia, constituye un parámetro operacional que corresponde a criterios específicos de una aplicación determinada. En este caso, se utiliza directamente en términos de distancia de visibilidad. 

Para simplificar este problema y hacerlo susceptible de medida física cuantitativa, pueden separarse los factores implicados en la determinación de una distancia de visibilidad para considerarlos por separado.

Los diversos factores son:

a) Las características fotométricas y dimensionales del objeto que es, o debe ser percibido;

b) Las condiciones de percepción visual, incluyendo los efectos de una iluminación deficiente y de localización del observador; y

c) El estado óptico de la atmósfera entre el objeto y el observador.


Las características fotométricas y dimensionales (a) de los objetos de referencia para la visibilidad se definen fácilmente y se miden en instancias específicas. Sobre las condiciones de percepción visual (b) se han efectuado investigaciones y se dispone de evidencia cuantitativa estadística de los factores que intervengan, que sean el umbral visual de iluminación y el valor umbral del contraste de luminancia.

El estado óptico de la atmósfera (c) depende directamente de las condiciones meteorológicas; y el parámetro básico para su descripción es el coeficiente de extinción visual.

De estos tres parámetros, el estado óptico de la atmósfera es el único que depende directamente de las condiciones meteorológicas. Por consiguiente, resulta importante que este parámetro básico con relación al concepto de visibilidad exprese objetivamente el estado óptico de la atmósfera y sea completamente independiente de cualquier influencia de condiciones extra-meteorológicas. Este hecho constituye un punto de partida para el concepto de visibilidad. Un parámetro conveniente derivado es el alcance óptico meteorológico (AOM), que supone que en circunstancias prácticas el ojo sólo puede reconocer figuras para un umbral de contraste de luminancia de 0,05. Con la introducción del AOM se pueden definir parámetros de visibilidad específicos (como en el Capítulo 16) y, recíprocamente, el AOM puede determinarse a partir de observaciones de visibilidad específicas.

10.2 Definiciones y unidades

10.2.1 Alcance óptico meteorológico

La OMM recomendó en 1957 la adopción de una medida del estado óptico de la atmósfera, es decir, el alcance óptico meteorológico (AOM), definida del modo siguiente:

El alcance óptico meteorológico es la longitud de recorrido en la atmósfera necesario para reducir el flujo luminoso de un haz colimado procedente de una lámpara de incandescencia, a una temperatura de color de 2 700 K, a 0,05 de su valor inicial, evaluándose el flujo luminoso mediante la función de luminosidad fotópica de la Comisión Internacional de Iluminación (CIE).

Por último, debe prestarse especial atención a las variaciones direccionales significativas del alcance óptico meteorológico.

10.3 Estimación visual del alcance óptico meteorológico

El alcance óptico meteorológico (AOM) puede medirse o determinarse con precisión, mediante instrumentos adecuados. En ausencia de éstos, el AOM habrá de estimarse visualmente. Además, los instrumentos de medida del AOM pueden no medir adecuadamente en la totalidad del intervalo a tener en cuenta. Por estas dos razones, debe disponerse de métodos para la estimación visual del AOM. Por último, debe prestarse especial atención a las variaciones direccionales significativas del AOM.

10.3.1 Plano de objetos de referencia para la visibilidad

Las estimaciones visuales del AOM debe efectuarlas un observador meteorológico. Cada estación debe preparar un plano de objetos de referencia utilizados para las observaciones, que muestre su distancia y orientación respecto al observador. El plano debe incluir objetos adecuados para las observaciones diurnas y otros para las nocturnas. 

10.3.2 Estimaciones diurnas del alcance óptico meteorológico

En las observaciones diurnas, las estimaciones visuales de la visibilidad meteorológica constituyen una buena aproximación del verdadero valor del alcance óptico meteorológico. 

La visibilidad meteorológica durante el día se define como la máxima distancia a la que puede verse y reconocerse un objeto negro de dimensiones adecuadas situado cerca del suelo, cuando se observa contra un fondo difuso de niebla, cielo, etc. Hay que poner de relieve que debe emplearse el criterio de identificación del objeto, y no simplemente el de su visión sin poder saber de qué se trata. 

Siempre que reúnan los requisitos que se especifican a continuación, para las observaciones durante el día debe seleccionarse el mayor número de objetos posible a diferentes distancias. Deben elegirse únicamente objetos negros, o casi negros, que resalten contra el cielo sobre el horizonte. Los objetos de color claro o situados cerca de un fondo terrestre deben evitarse en toda la medida de lo posible. Esta prevención es particularmente importante cuando el sol da directamente sobre el objeto. Siempre que el albedo del objeto no exceda de 0,25 aproximadamente, no debe producirse un error superior al tres por ciento cuando el cielo está cubierto, pero puede ser mucho mayor si brilla el sol. Así, pues, un edificio de color blanco no constituiría una referencia apropiada, pero en cambio, un grupo de árboles oscuros sería adecuado excepto cuando estuviera fuertemente iluminado por la luz solar. Si ha de utilizarse un objeto situado contra un fondo terrestre, éste debe hallarse bastante separado del fondo, es decir, a una distancia de al menos la mitad de la que existe entre el objeto y el punto de observación. Un árbol situado en el borde de un bosque, por ejemplo, no representaría una referencia apropiada para observaciones de visibilidad. 

Con el objeto de que las observaciones sean representativas, éstas deben efectuarse utilizando objetos abarcables bajo un ángulo no inferior a 0,5′ desde el ojo del observador. Un objeto que abarque un ángulo inferior a éste se hace invisible a una distancia menor que otros de mayores dimensiones en las mismas circunstancias. Puede ser útil advertir que un orificio de 7,5 mm. de diámetro practicado en una cartulina y mantenido a la distancia del brazo, abarca ese ángulo aproximadamente: así pues, un objeto de referencia visual observado a través de una abertura de este tipo debe ocuparla por completo. Al mismo tiempo, sin embargo, un objeto de esta clase no debe abarcar un ángulo superior a 5º.

10.3.3 Estimación del alcance óptico meteorológico durante la noche

Existen numerosas definiciones potencialmente útiles de visibilidad para las observaciones visuales nocturnas. Dos definiciones oficiales, que han aparecido en las primeras ediciones de la Guía, son:

a) Visibilidad meteorológica (en el caso de observaciones nocturnas), definida como la máxima distancia a la que un objeto negro de dimensiones adecuadas puede verse e identificarse si la iluminación general se eleva al nivel diurno normal.

b) Visibilidad meteorológica nocturna, definida como la máxima distancia a la que una luz de moderada intensidad puede verse e identificarse.

Con la clara evidencia de que estas distintas definiciones pueden conducir a diferencias sustanciales en las determinaciones de la visibilidad, parece que no existe una definición comúnmente aceptada de visibilidad meteorológica nocturna. Resulta más adecuado utilizar los procedimientos específicos y tablas de conversión del tipo descrito en este capítulo para estimar el AOM por la noche a partir de observaciones visuales de la distancia de percepción de focos luminosos.

Cualquier fuente de luz puede emplearse como objeto de visibilidad, siempre que la intensidad en la dirección de observación esté bien definida y sea conocida. No obstante, por lo general es conveniente utilizar luces que puedan considerarse como fuentes puntuales, y cuya intensidad no sea mayor en cualquier dirección más privilegiada que en otra y no se encuentre confinada en un ángulo sólido demasiado pequeño. Debe tenerse cuidado de garantizar la estabilidad óptica y mecánica del foco luminoso.

Es necesario establecer una clara distinción entre las fuentes conocidas como focos puntuales, en las proximidades de las cuales no existan otras fuentes o áreas luminosas, ni grupos de luces, aun cuando estén separadas entre sí. En este último caso, una disposición de este género puede afectar a la visibilidad de cada fuente considerada por separado. Para las medidas de la visibilidad por la noche, únicamente se recomienda el empleo de focos puntuales adecuadamente distribuidos.

Debe advertirse que las observaciones nocturnas, utilizando objetos iluminados, pueden verse afectadas en gran medida por la iluminación de los alrededores, por efectos fisiológicos de deslumbramiento y por otras luces, aun cuando éstas se encuentren fuera del campo de visión y, más específicamente, si la observación se realiza a través de una ventana. Así pues, solamente puede realizarse una observación precisa y fiable desde una posición en la oscuridad adecuadamente elegida y situada al aire libre. 

Por otra parte, no puede pasarse por alto la importancia que revisten los factores fisiológicos, ya que éstos constituyen una importante fuente de dispersión de las medidas. Resulta esencial que las efectúen únicamente observadores calificados dotados de visión normal. Además de ello, es necesario dejar transcurrir un período (generalmente de 5 a 15 minutos) de adaptación, durante el cual los ojos se hayan acostumbrado a la oscuridad.

…..


10.3.5 Métodos de observación visual

Normalmente las observaciones de objetos las efectúan observadores adecuadamente entrenados y dotados de lo que generalmente se denomina visión «normal». Los objetos deben ser de naturaleza y dimensiones apropiadas y deben estar distribuidos en diversas direcciones. Las observaciones deben realizarse sin ayuda de ningún sistema óptico adicional (prismáticos, anteojos, teodolitos) y, preferiblemente, no efectuarse a través de una ventana, especialmente cuando se observan los objetos por la noche. El ojo del observador debe encontrarse a una altura normal sobre el suelo (alrededor de 1,50 m); en consecuencia, no deben efectuarse las observaciones desde oficinas meteorológicas situadas en las plantas superiores de torres de control u otros edificios elevados. 

10.3.6 Estimación del alcance óptico meteorológico (en ausencia de puntos de referencia)

En ciertos lugares, debido a la existencia de un horizonte limitado o a la ausencia de objetos de referencia situados a una distancia adecuada que permitan determinar la visibilidad, resulta imposible realizar observaciones excepto para visibilidades relativamente bajas. En estos casos, a menos que se disponga de métodos instrumentales, los valores de AOM superiores a aquellos para los que existen puntos de referencia han de estimarse a partir de la transparencia general de la atmósfera. Esto puede efectuarse registrando el grado de claridad con el que resaltan los objetos de visibilidad más distantes. La distinción de perfiles y rasgos característicos, con pequeña o nula difuminación de colores, constituye una indicación de que el AOM es superior a la distancia entre el objeto de visibilidad y el observador. Por otra parte, la observación de objetos de visibilidad borrosos o indistinguibles es una indicación de la presencia de calima o de otros fenómenos que reducen el AOM, pero no, sin embargo, hasta un valor inferior a la distancia entre el objeto y el observador.


Referencia de texto, tomado de:

Guía de instrumentos y métodos de observación meteorológicos, 1990. OMM Nº 8

Un hecho muy importante en las observaciones aeronáuticas es que la visibilidad debe también darse con referencia a la pista de aterrizaje que se va a encontrar el piloto. Algunos observatorios dan la visibilidad referenciada al lugar de la observación cuando lo que el piloto realmente necesita es la visibilidad en el eje de la pista. En esta línea, aparece el concepto del alcance visual en pista, RVR. En algunos aeropuertos los observadores registran la distancia horizontal máxima a la cual pueden ver las señales de referencia de pista durante el día y las luces de pista durante la noche. Esto se conoce como alcance visual en la pista (RVR). Ello no implica la identificación o reconocimiento del objeto, por lo que este alcance excede, normalmente, a la visibilidad (meteorológica). El RVR es el parámetro que interesa al piloto durante el despegue y el aterrizaje de las aeronaves. Generalmente se mide sólo cuando la visibilidad meteorológica es inferior a 1 km. Este tema se tratará más adelante en los partes de aerodromo: los metars.

Meteoros que reducen la visibilidad atmosférica horizontal: El “smog”

A diferencia de otras variables meteorológicas, que son medibles con aparatos convencionales (termómetro, pluviómetro, anemómetro, etc.) y que son predichas por los modelos, la visibilidad estrictamente no es una variable meteorológica pues existen varios elementos que condicionan su “medida” y la empañan con un carácter de subjetividad. Su predicción es compleja y casi siempre se hace referenciando a los meteoros que la condicionan.

Hemos tomados unos textos de la página web del INM (www.inm.es) relacionado con la visibilidad y algunos factores meteorológicos relacionados con ella.

Visibilidad

Definición

Se define como visibilidad la mayor distancia a la cual un objeto negro de dimensiones adecuadas puede ser visto y reconocido contra el horizonte, cielo o, en caso de observaciones nocturnas pudiera ser visto y reconocido si la iluminación general fuese aumentada a nivel de la luz diurna normal.

En el caso particular de la visibilidad horizontal, es la distancia máxima a la cual un observador puede ver e identificar un objeto situado cerca del plano horizontal sobre el cual él está apoyado.

De todos los elementos de una predicción meteorológica, la visibilidad es el más complejo y subjetivo. En su sentido más estricto, “visibilidad” no es un parámetro meteorológico puro, sino un elemento derivado que depende de factores tales como la naturaleza del objetivo, el fondo, las condiciones atmosféricas y el observador. Los sensores que se utilizan comúnmente para evaluar la visibilidad miden en realidad la transmisividad de la atmósfera, a partir de la cual, sobre la base de ciertas hipótesis, puede evaluarse la visibilidad. Debido al carácter subjetivo de la visibilidad, todas las mediciones efectuadas con sensores representan cierta aproximación a lo que el observador humano juzga como “visibilidad” verdadera.

El siguiente punto es muy importante ya que incide directamente en el problema y es un punto que puede crear confusión, aunque en el texto del INM queda muy claro: No se hace predicciones de visibilidad al público en general, por el contrario se predice meteoros o factores que la condicionan. De las siguientes líneas pueden seguir la confusión. Veámoslo (tomado de la página web del INM):

Adjetivación y cuantificación

La predicción de visibilidad no se hace adjetivando ésta, sino nombrando la presencia de los meteoros o factores que la limitan, como niebla, bruma, polvo en suspensión, etc. En este sentido se usan los siguientes términos:

Calima: suspensión en la atmósfera de partículas secas extremadamente pequeñas, invisibles al ojo humano, pero lo suficientemente numerosas para darle al cielo una apariencia opalescente. Este término se usa cuando se prevé una visibilidad reducida y una humedad relativa menor del 70%.

Bruma: suspensión en el aire de gotitas de agua microscópicas o partículas higroscópicas húmedas, que reducen la visibilidad. Se usa el término bruma o neblina cuando se hace referencia a una visibilidad reducida, superior a 1 Km. y con una humedad relativa igual o superior al 70%.

Polvo en suspensión: se define como la suspensión en el aire de pequeñas partículas de polvo o arena, levantadas desde el suelo antes de la observación por una tormenta de polvo o arena, o por una corriente de aire.

Niebla: suspensión de gotitas de agua muy pequeñas en el aire que reducen la visibilidad a menos de 1 Km. Se deben tener en cuenta dos tipos de niebla según el grado de reducción de la visibilidad. Así, se hablará de:

Niebla: cuando la visibilidad esté o vaya a estar entre 200 m y 1 Km.

Niebla espesa: cuando la visibilidad sea o vaya a ser menor de 200 m.

Banco de niebla: es una niebla causada generalmente por condiciones locales, que se extiende sobre un área pequeña, de algunos centenares de metros de anchura.

Referencia. INM

Como podemos ver que la única condición meteorológica que cuantifica la visibilidad vienen dada por la niebla. La presencia o predicción de niebla implica forzosamente que la visibilidad horizontal sea inferior a 1 Km. La niebla espesa implica visibilidad menor de 200 m. Por otra parte, el polvo en suspensión y la calima pueden dar lugar a reducciones intensas de visibilidad, llegando a ser inferior a los 1000 y 200 m. La observación o predicción de bruma o neblina lleva implícito la existencia de una visibilidad mayor a 1 Km. En ningún momento el léxico del INM cuantifica ni adjetiviza la visibilidad.

Categorizaciones de la visibilidad

Hasta ahora vemos que existe un umbral importante aplicado a la visibilidad: 1 Km. Este primer umbral parece ampliamente aceptado pues puede reducir las normales y cotidianas actividades del ser humano. Un umbral más restrictivo es el de los 200 m. En ningún caso, y con el léxico en la mano, se califica la visibilidad con adjetivos como intensa, moderada, débil o nula.

Para usuarios más específicos es fundamental cuantificar numéricamente la visibilidad atmosférica en rangos de metros o Km. Estas actividades suelen estar asociadas a aeropuertos, puertos, carreteras, etc. Para los usuarios específicos y meteorólogos es importante que en la observación se plasme la visibilidad en rangos espaciales determinados. Estos rangos se pueden codificar de forma adecuada para obtener los partes metars, specis y synops, como veremos posteriormente.

Las categorizaciones de la visibilidad no están ampliamente aceptadas y en algunos países o actividades se habla de visibilidad reducida, muy reducida, nula, etc., cuando se trata de informar a ciertos usuarios que no necesitan unos datos concretos. En meteorología se prefiere cuantificarla numéricamente en metros y kilómetros, como veremos a continuación

Visibilidad en los informes Metars/Speci y Synops

Para la navegación aérea, y en especial en los procesos de toma de tierra y despegue, las medidas de visibilidad resultan fundamentales. Por este motivo en los partes aeronáuticos metar y speci es fundamental suministrar información de la visibilidad de forma clara, concreta y sencilla, sin ambigüedades. Las siguientes líneas se han tomado del portal del INM y en ella se muestran cómo se cifra en un metar y speci la visibilidad. Obsérvese como en estos partes hay que cuantificar numéricamente la visibilidad en sus diferentes formas.

Observación de Aeródromo: METAR y SPECI

METAR
Es el nombre de la clave correspondiente a un informe meteorológico aeronáutico de rutina. Los informes METAR de un aeropuerto se difunden a intervalos de una o media hora.
SPECI

Es el nombre de la clave correspondiente a un informe meteorológico especial. Los informes SPECI de un aeropuerto pueden difundirse en cualquier momento si se cumplen determinados criterios.

Significado de los grupos referidos a visibilidad

VVVV: Grupo de visibilidad

VVVV: Visibilidad predominante, se expresa en metros. Cuando la visibilidad fluctúe rápidamente y no sea posible determinar la visibilidad predominante, se notificará la visibilidad mínima. Intervalos de visibilidad:
– hasta 800 m, redondeada, por defecto, a los 50 metros más próximos;
– entre 800 y 5000 m, redondeada, por defecto, a los 100 metros más próximos;
– 5000 y 9999 m, redondeada, por defecto, a los 1000 metros más próximos;
– 9999 indica 10 Km o más.
Nota: se define la visibilidad predominante o reinante como el valor de la visibilidad, al que se llega o del cual se excede dentro de un círculo que cubre por lo menos la mitad del horizonte o por lo menos la mitad de la superficie del aeródromo. Estas áreas pueden comprender sectores contiguos o no contiguos.

VVVV VNVNVNVNDv : Variación direccional de la visibilidad

VVVV Visibilidad predominante
VNVNVNVN: Visibilidad mínima, se indica siempre que la visibilidad mínima < 1500 m o menor del 50% de la visibilidad predominante.

Dv :
Dirección de la visibilidad mínima respecto a uno de los 8 puntos de la brújula (N, NE, E, SE, S, SW, W, NW).

VVVVNDV:
Se usa este grupo cuando se utilizan sensores de visibilidad que no pueden indicar variaciones direccionales, en este caso se añade a la visibilidad notificada la abreviatura NDV.
RDRDR/VRVRVRVRi : Alcance visual en pista (4 grupos como máximo)

R: Indicador de grupo RVR
DRDR: Número designador de pista (puede añadirse L = Izqda., C = Centro o R = Dcha. en caso de pistas paralelas).
VRVRVRVR: Alcance visual en pista en metros (media durante los 10 minutos anteriores a la hora de la observación).
i: Tendencia del RVR durante los últimos 10 minutos. Si la diferencia entre los RVR medidos durante los últimos cinco minutos respecto de los cinco primeros es mayor o igual de 100 metros, se cifra U o D para valores crecientes o decrecientes respectivamente y N cuando no se observan cambios.


RDRDR/VRVRVRVRVVRVRVRVRi: Variaciones significativas del alcance visual en pista.

R:
Indicador de grupo RVR
DRDR: Número designador de pista (puede añadirse L = Izqda, C = Centro, R = Dcha, en caso de pistas paralelas).
VRVRVRVRVVRVRVRVR: RVR mínimo y máximo medio en un minuto durante los últimos diez minutos. Se utiliza este grupo si los valores extremos medios determinados en un minuto, durante el período de 10 minutos anterior a la hora observación, difieren del valor medio en más de 50 metros o en más del 20%, de estos dos valores el que sea mayor.
i: (Igual que en el punto anterior)
MVRVRVRVR: Si RVR <VRVRVRVR, mínimo medible por transmisómetro
PVRVRVRVR:
Si RVR >VRVRVRVR, máximo medible por transmisómetro


Intervalos del RVR:

Menor de 50 m: M0050
Entre 50 m y 400 m: de 25 en 25 m. Valores: 0050, 0075, 0100,…..,0350, 0375, 0400.
Entre 400 m y 800 m: de 50 en 50 m. Valores: 0400, 0450, 0500,…….0750, 0800
Entre 800 m y 2000 m: de 100 en 100 m. Valores: 0800, 0900, 1000,…., 1800, 1900, 2000.
Más de 2000m : P2000.

CAVOK:

El término CAVOK sustituirá a los grupos de visibilidad, RVR, tiempo significativo y nubosidad o visibilidad vertical, cuando se den simultáneamente:

1. Visibilidad predominante de 10 Km. o más.
2. Ausencia de nubes por debajo de 5.000 pies o por debajo de la mayor altitud mínima del sector, cuando ésta sea superior a 5.000 pies y ausencia de cumulonimbus.
3. Ningún fenómeno de tiempo significativo.

Texto y referencia tomados del portal del INM:
http://www.inm.es/web/sup/ciencia/divulga/infesp/aeronautica/guia/METAR.html

Ejemplo del metar de Bilbao, 28 de enero de 2005 a las 10:30 UTC donde existía una reducción de la visibilidad a causa de una nevada.

METAR LEBB 281030Z 04007KT 360V060 0500 R30/1200V1900D SHSN
FEW004 SCT010 BKN020 01/M01 Q1013 TEMPO 3000 SN=

Informes codificados de observación meteorológica en superficie (SYNOP-SHIP-SYNOP MOVIL). Clave SYNOP a fondo (y II)

Las informaciones meteorológicas de superficie y barcos de tipo sinóptico también informan de la visibilidad. No podemos entrar en detalle en este tema, pero puedes ver como se codifica la clave synop en:

https://www.tiempo.com/ram/numero31/observaciones_synop.asp
y
https://www.tiempo.com/ram/numero32/observaciones_synop2.asp

Dentro de la SECCIÓN 1, de difusión mundial, encontrarás los datos dispuestos de esta forma:

irixhVV Nddff 1snTTT 2snTdTdTd 4PPPP 5appp 6RRRtR 7wwW1W2 8NhCLCMCH 9GGgg

Donde

irixhVV

ir: Indicador de la inclusión u omisión de los datos de precipitación (ver su tabla asociada).
ix: Indicador del tipo de operación de la estación y de inclusión o no de los datos de tiempo presente y pasado (ver su tabla asociada).
h: Altura por encima del suelo de la base de la nube más baja observada. (ver su tabla asociada).
VV: Visibilidad horizontal en superficie. Cuando la visibilidad no es igual en diferentes direcciones se informará la distancia menor (ver su tabla asociada).
Sólo reproducimos las tablas asociadas a la visibilidad.

Tabla VV Visibilidad

VV

Visibilidad

Cálculo

00

menos de 100 metros

Si VV<51 entonces VV/10

01

0.1 Km ó100 metros

02

0.2 Km ó 200 metros

49

4.9 Km.

50

5 Km.

51 a 55 no se utilizan

56

6 Km.

Si VV>55 y VV<81 entonces VV-50

57

7 Km.

80

30 Km.

Si VV>80 y VV<89 entonces 30+(VV-80)*5

89

Más de 70 Km.

 

90

Menos de 50 metros

 

91

50 metros

 

92

200 metros

 

93

500 metros

 

94

1 Km.

 

95

2 Km.

 

96

4 Km.

 

97

10 Km.

 

98

20 Km.

 

99

50 Km. o más.

 

Ejemplo del synop de San Javier (Murcia) del 28 de enero de enero 2006 a las 06 UTC, donde se cuantifica la visibilidad horizontal de forma apropiada (nosotros a hemos puesto en negrilla el grupo correspondiente).

08433 01456 83410 10044 20026 30056 40060 53003 60102 75166 8677/
333 20044 32004 55000 60067 70200=


El “smog” o nieblas de las ciudades modernas por la contaminación, puede llegar a reducir la visibilidad drásticamente. Imagen de Québec en un día con “smog”.

Conclusiones

Hemos tratado de solventar una duda de un lector sobre la visibilidad (atmosférica). La variación de la visibilidad puede ser provocada por diferentes agentes o factores meteorológicos. Hemos incidido en el carácter subjetivo y objetivo de las medidas de la visibilidad.

Estrictamente hablando, y desde el punto de vista meteorológico, la visibilidad no se categoriza. Lo llamativo del caso es que sí se hace con los agentes que la condicionan. Es común oír hablar de niebla densa o muy densa, espesa o muy espesa, como podría decirse del polvo en suspensión o incluso del “smog”, la niebla que se produce en las grandes ciudades con los gases de la combustión de los coches, calefacciones, etc. Los umbrales críticos de la visibilidad son ambiguos y dependen del usuario que requiera de la información. En principio, 1000 m y 200 m, serían dos valores a tener en mente.

En meteorología es más conveniente cuantificar la visibilidad dando sus valores en metros y kilómetros.

En las predicciones del tiempo en general no se suele predecir la visibilidad en sí misma, pero sí los agentes que la pueden condicionar, especialmente la niebla por su persistencia e incidencia. La presencia de niebla en una predicción lleva implícito per se visibilidad menor de 1 Km. El polvo del desierto y el smog de las ciudades también pueden reducir la visibilidad a valores significativos pero su predicción no lleva implícito visibilidades menores de 1 Km.

Otras referencias en la RAM

LA VISIBILIDAD Y LOS FACTORES METEOROLÓGICOS QUE INFLUYEN EN ELLA. Fernando Llorente
https://www.tiempo.com/ram/numero14/meteorologiaVII.asp

¿A QUÉ DISTANCIA PODEMOS LLEGAR A VER LAS TORMENTAS?. Consideraciones sobre la dispersión de la luz en la atmósfera y contrastes (I y II). Francisco Martín León y Francisco José Rodríguez
https://www.tiempo.com/ram/numero9/distanciadelasnubes.asp
https://www.tiempo.com/ram/numero10/distancianubes2.asp

Anexo enviado por nuestro lector

Hola, he estado buscando clasificaciones para identificar claramente las situaciones de visibilidad escasa debidas a los diferentes factores que intervienen, humedad, polvo, etc.

Pues bien, no termino conseguir distinguir una niebla de una niebla espesa, en distancia de visibilidad. Bruma de neblina, etc,etc.
He estado buscando en este foro, en la sala de lectura y no termino de tenerlo claro.

Haber si entre todos conseguimos unificar criterios.


Según INM:

* Calima: suspensión en la atmósfera de partículas secas extremadamente pequeñas, invisibles al ojo humano, pero lo suficientemente numerosas para darle al cielo una apariencia opalescente. Este término se usa cuando se prevé una visibilidad reducida y una humedad relativa menor del 70%.
* Bruma: suspensión en el aire de gotitas de agua microscópicas o partículas higroscópicas húmedas, que reducen la visibilidad. Se usa el término bruma o neblina cuando se hace referencia a una visibilidad reducida, superior a 1 Km. y con una humedad relativa igual o superior al 70%.
* Polvo en suspensión: se define como la suspensión en el aire de pequeñas partículas de polvo o arena, levantadas desde el suelo antes de la observación por una tormenta de polvo o arena, o por una corriente de aire.
* Niebla: suspensión de gotitas de agua muy pequeñas en el aire que reducen la visibilidad a menos de 1 Km. Se deben tener en cuenta dos tipos de niebla según el grado de reducción de la visibilidad. Así, se hablará de:
o Niebla: cuando la visibilidad esté o vaya a estar entre 200 m y 1 Km.
o Niebla espesa: cuando la visibilidad sea o vaya a ser menor de 200 m.
* Banco de niebla: es una niebla causada generalmente por condiciones locales, que se extiende sobre un área pequeña, de algunos centenares de metros de anchura.

http://www.inm.es/web/infmet/predi/ay_predi.html#vis

Segun protección civil:

Se diferencian varios tipos de nieblas según su intensidad:
Neblina Cuando la niebla es muy tenue, de poca intensidad, permitiendo la visibilidad de objetos no muy lejanos.
Dorondon Cuando la niebla es fría y espesa.
Borrina Cuando la niebla es fría y muy húmeda, empapando los objetos que toca.
Ceja Cuando se forma en las cumbres de las montañas.
Cejo Cuando aparece sobre los ríos, al amanecer.
Niebla alta La que se encuentra a cierta altura del suelo, como si fuera una nube baja.
Bruma La que se forma en el mar.

Para tener una idea de las medidas de valoración de la niebla, se inserta la Escala Internacional de Visibilidad del Aire.

Clave Límites de visibilidad Designación
00 De 0 a 25 m. Niebla superdensa, sin visibilidad
0 De 25 a 50 m. Niebla muy densa, sin visibilidad
1 De 50 a 100 m. Niebla espesa, muy poca visibilidad
2 De 100 a 500 m. Niebla, muy poca visibilidad
3 De 500 a 1.000 m. Niebla, poca visibilidad
4 De 1.000 a 2.000 m. Neblina o calima, escasa visibilidad
5 De 2.000 a 4.000 m. Neblina o calima, escasa visibilidad
6 De 4.000 a 10.000 m. Atmósfera diáfana, visibilidad moderada
7 De 10.000 a 20.000 m. Atmósfera diáfana, buena visibilidad
8 De 20.000 a 50.000 m. Atmósfera diáfana, muy buena visibilidad
9 Más de 50.000 m. Atmósfera diáfana, excelente visibilidad

Escala de intensidades de niebla
Grado de intensidad Caracteres distintivos en tierra
1. Niebla débil De día Los objetos se ven algo velados, pero esto no impide que el tránsito se haga sin dificultad. El Sol puede verse a través de la niebla.
De noche Todas las luces lejanas se ven veladas.
2. Niebla moderada De día Los objetos a una distancia de +1 km del observador no pueden verse.
De noche Las luces a +2 km del observador no se ven.
3. Niebla fuerte o densa De día No son visibles objetos a +100 m.
De noche No se ven las luces a +500 m.


Niebla

Suspensión en el aire de gotitas de agua muy pequeñas, habitualmente microscópicas. La niebla forma un velo blanquecino que cubre el paisaje y reduce la visibilidad horizontal en la superficie a menos de un kilómetro.

Neblina

Similar a la niebla, pero con una visibilidad mayor, entre 1 y 10 kilómetros, que forma generalmente un velo mucho más delgado y grisáceo que cubre el paisaje.

Bruma

Similar a la niebla y la neblina, pero menos intensa. En la neblina no se siente la impresión de humedad y de frío que hay en la niebla. Tiene un color más o menos grisáceo.

http://www.proteccioncivil.org/vademecum/vdm004.htm#0402qa

Segun Silvia Larocca:

Neblina: Al igual que la niebla se forma por condensación del vapor de agua. Pero afecta la visibilidad en forma moderada reduciéndola a valores entre 1 y 5 Km., mientras la niebla la reduce a menos de 1 Km. Las gotas de agua en la neblina son más pequeñas y dispersas.

La bruma: está constituida por partículas de sal u otras partículas secas (no agua), no perceptibles a simple vista. Puede alcanzar densidad comparable a la de la neblina. Su espesor puede alcanzar los 4 o 5 Km.

El humo

La ventisca: Constituida por partículas de nieve seca, elevadas desde la superficie por la acción del viento. Puede ser alta o baja de acuerdo a la altura que dichas partículas alcancen.

Tempestades de polvo: En épocas de sequías suele ocurrir que el polvo es levantado por la acción del viento y transportado grandes distancias. Puede afectar seriamente la visibilidad alcanzando valores inferiores a 1 Km. y extendiéndose a alturas considerables.

Según euskalmet:

La visibilidad se define como la máxima distancia horizontal a la que un observador puede distinguir claramente un objeto en el horizonte. Se trata de un término con alto valor subjetivo.

Bruma: suspensión en el aire de gotitas de agua microscópicas o partículas higroscópicas húmedas.
Con bruma la visibilidad es superior a 1 km e inferior a 5 km, y la humedad relativa es igual o superior al 70%.

Niebla: suspensión de gotitas de agua muy pequeñas en el aire que reducen la visibilidad a menos de 1 km. Si la visibilidad es menor a 200 m, entonces se utilizará el término de niebla espesa.

Bancos de niebla: niebla causada generalmente por condiciones locales, que se extiende sobre un área pequeña, de algunos centenares de metros de anchura.

Niebla matinal: niebla que se forma a primeras horas del día y que generalmente desaparece a media mañana.

Calima: suspensión en el aire de partículas secas extremadamente pequeñas, que reducen la visibilidad entre 1 y 5 km, con una humedad relativa inferior al 70%.

Polvo en suspensión: suspensión en el aire de pequeñas partículas de polvo o arena, levantadas desde el suelo por una tormenta de polvo o arena, o por una corriente de aire.

Según la RAM:

Niebla, neblina y calima: Probablemente estos meteoros sean los que producen habitualmente las reducciones de visibilidad mas acusadas, sobre todo en el caso de la niebla. Según el grado de ésta, la visibilidad pueda estar comprendida entre 500 y 1.000 metros si es niebla débil, entre 50 y 500 metros si es moderada y menos de 50 metros si es densa. Para los casos de bruma o calima, como hemos visto anteriormente, la visibilidad se encuentra comprendida entre 1 y 10 kilómetros.

https://www.tiempo.com/ram/numero14/meteorologiaVII.asp

Segun Meteosort:

Escala internacional de visibilidad del aire

Clave Límites de visibilidad Designación
0 De 0 a 25 metros Niebla superdensa
0 De 25 a 50 metros Niebla muy densa, sin visibilidad
1 De 50 a 100 metros Niebla espesa, muy poca visibilidad
2 De 100 a 500 metros Niebla, muy poca visibilidad
3 De 500 a 1000 metros Niebla, poca visibilidad
4 De 1000 a 2000 metros Neblina o calina ,visibilidad escasa
5 De 2000 a 4000 metros Neblina o calina, visibilidad escasa
6 De 4000 a 10000 metros Atmósfera diáfana, visibilidad moderada
7 De 10000 a 20000 metros Atmósfera diáfana, buena visibilidad
8 De 20000 a 50000 metros Atmósfera diáfana, muy buena visibilidad
9 Más de 50000 metros Atmósfera diáfana, excelente visibilidad

http://www.meteosort.com/meteosort/cas/q_d_10.htm

Segun nosotros:

niebla sobre el Estrecho de Gibraltar, que según avanza el día, y subiendo las temperaturas se va disipando hacia bruma.

http://foro.meteored.com/index.php/topic,24172.0.html

La visibilidad se define como la distancia horizontal máxima a la que un observador puede distinguir claramente algunos objetos de referencia en el horizonte. Algunos meteoros reducen la visibilidad como se observa en la tabla.
REDUCCIÓN DE LA VISIBILIDAD PROVOCADA POR METEOROS
METEORO VISIBILIDAD HUMEDAD CONSTITUCIÓN
NIEBLA < 1 Km 90-100% agua o hielo
NEBLINA 1-2 Km 80-90% agua o hielo
CALIMA > 2 Km < 80% partículas sólidas
BRUMA > 2 Km < 80% partículas sólidas
LLUVIA < 3 Km 100 % agua o hielo
LLOVIZNA < 1 Km 100 % agua o hielo

http://foro.meteored.com/index.php/topic,340.msg5514.html#msg5514

Lo que intento es aclarar/aclararme que nombre se le da a cada tipo de situación. Si es humedad, polvo, seco, en el mar, etc etc y sus correspondientes distancias de visibilidad.
Es obvio que cada fuente dice una cosa.

Muchas gracias

 

 

2 pensamientos en “Consideraciones básicas sobre la visibilidad atmosférica: el problema de su cuantificación

  1. Pingback: Contaminació atmosfèrica i paisatges distants | Horitzons llunyans

  2. kev enr

    Me gusto mucho este artículo; estaba buscando un tema de tesis a nivel licenciatura en la carrera de geofísica y creo que este es un buen tema de investigación para mi pues estoy muy interesado en la ciencias ambientales, ademas de que las materias de meteorología me llaman la atención, espero obtener más información acerca del tema aquí en esta página de internet, que buen trabajo hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *