tiempo.com

El Día de la Marmota ¿Cuál es su origen?

¿Cómo comenzó esta tradición tan alocada en los EEUU donde mucha gente está pendiente de la salida de una marmota para ver cómo va a ser el resto del invierno y primavera?

2 de febrero: día de la marmota y de la Candelaria en España.

El Día de la Marmota es un método folclórico usado por los granjeros, especialmente de Estados Unidos y Canadá, para predecir el fin del invierno, basados en el comportamiento del animal cuando sale de hibernar el 2 de febrero. Según la creencia, si la marmota al salir de su madriguera no ve su sombra, por ser un día nublado, dejará la madriguera, lo cual significa que el invierno terminará pronto. Si por el contrario, por ser un día soleado, la marmota «ve su sombra» y se mete de nuevo en la madriguera, significa que el invierno durará seis semanas más.

El Da de la Marmota señala (aproximadamente) la mitad del periodo entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera (de forma similar a la fiesta de Halloween, que señala la mitad del periodo entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno).

La tradición venida de Europa
Todo comenzó en Europa, hace siglos con el 2 de febrero como día de especial en las faenas agrícolas y ganaderas, el llamado día de la Candelaria (luz). La Candelaria es una fiesta antigua situada cerca del punto medio entre el solsticio y el equinoccio, a medio camino en el invierno hacia la primavera, donde los días comienzan a alargarse de luz. En la Candelaria, la gente del campo oraba por tener un tiempo templado en el resto del invierno. Además, había una superstición en algunos países europeos de que si surgía un tejón de su hibernación y se veía su sombra en la Candelaria, habría seis semanas más de invierno duro.

Cuando se establecieron los europeos al Nuevo Mundo, no encontraron tejones. Así, en lugar de construir tejones de madera, se decidió utilizar las marmotas nativas como roedor pronosticador en EE.UU.

Esta entrada se publicó en Noticias en 03 Feb 2016 por Francisco Martín León