'Triplete' de riesgos con las tormentas de este fin de semana

En los próximos dos días las tormentas crecerán en el tercio este peninsular pero entre ingredientes que las convertirán en un factor de riesgo, por hasta tres posibles efectos. Te los contamos.

Juan José Villena Juan José Villena 05 Jul 2019 - 09:12 UTC
tormenta
Entre mañana y el martes la Península Ibérica sumará unos cuantos cientos de rayos.

Un pequeño embolsamiento de aire frío en las capas altas de la troposfera ha cogido la batuta del tiempo en nuestro país, y no piensa soltarla hasta el martes. No orquestará nada bueno, sacará bemoles para desarrollar tormentas de media tarde y dejar horas tórridas en el este peninsular. De momento, esta tarde se volverán a registrar precipitaciones en el interior de Galicia, Cordillera Cantábrica y, más puntuales, en las sierras del sureste y Pirineos.

Sábado con más tormentas en la vertiente mediterránea

Mañana arrancará el día nuboso en los extremos noroeste y sureste peninsular, también en el norte de las islas Canarias de mayor relieve, con precipitaciones débiles que podrán aparecer, de forma irregular, desde primeras horas. Por la tarde los chubascos tormentosos, ya localmente moderados, se extenderán por el interior de Galicia, Cordillera Cantábrica y sierras del tercio este de la Península. En la vertiente mediterránea y en Baleares habrá bastantes nubes, muy aparatosas pero poco efectivas en general. Predominarán los claros en el resto.

Las temperaturas máximas registrarán un notable ascenso a orillas del Mediterráneo, bajarán en las cercanías del Cantábrico y se mantendrán sin cambios en el interior y el archipiélago canario. En las ciudades de Murcia, Zaragoza o Lleida el mercurio se plantará en los 40 o 41 ºC.

Domingo de nuevo ‘revuelto’ en el este

La primera mitad del domingo deparará lluvias débiles en el Cantábrico oriental que, puntualmente, se podrán extender a otros puntos de Pirineos. A partir del mediodía las nubes de evolución diurna tomarán las riendas sobre las sierras del este y noroeste peninsular, y descargarán chubascos tormentosos con distribución irregular. Los chaparrones más intensos parece que quedarán relegados a Sierra Nevada, Ibérico oriental y Pirineo catalán.

El mercurio aún subirá más en el litoral/prelitoral del sureste peninsular y Baleares, debido al viento de componente oeste. Por allí es fácil que las máximas se enfilen por encima de los 35 ºC e incluso que ronden los 40 ºC. En el interior de la vertiente mediterránea las temperaturas bajarán un poco y en el resto del país se mantendrán sin cambios o ascenderán.

El triplete

Las tormentas que se esperan en el tercio oriental de la Península aprovecharán la humedad disponible de las capas medias y altas de la troposfera para crecer, pero más abajo los índices serán en muchos casos irrisorios. Esto suele conllevar hasta tres riesgos: las temidas tormentas ‘secas’, la puntual aparición del granizo y los llamados reventones, rachas de viento fortísimas y repentinas.

Publicidad