tiempo.com

El tiempo del verano 2021: será sofocante en gran parte del país

Tras una primavera climatológica bastante singular desde el punto de vista meteorológico, estamos a las puertas de un verano en el que tendremos más movilidad que el anterior por el avance de la vacunación. ¿Hará mucho calor o abundarán las tormentas?

Se presenta un verano con una previsible mayor movilidad que el de 2020. ¿Cómo estará el tiempo en los próximos meses?

Llega el verano climatológico, que transcurre desde el 1 de junio hasta el 31 de agosto. Es una estación en la que tenemos depositadas muchas esperanzas gracias a la vacunación, por lo que es previsible que aumenten los viajes de ocio y decrezcan las restricciones. ¿Acompañará la meteorología? ¿Será otro verano de récord?

El verano será más cálido de lo normal en todo el país

De acuerdo con las previsiones de nuestro modelo, se espera que el trimestre de junio, julio y agosto sea más cálido de lo normal en el conjunto del territorio, aunque con importantes diferencias entre regiones.

A nivel sinóptico, parece que la dorsal anticiclónica estará centrada sobre la vertical peninsular, por lo que podrán producirse varias irrupciones de aire tropical continental (cálido y seco), sin olvidar que en verano la Península Ibérica "fabrica" su propio calor, al ser prácticamente un minicontinente. No se aprecian anomalías significativas en la presión en superficie, aunque probablemente predominarán los vientos del sur y de levante.

¿En qué comunidades se espera un verano "sofocante"?

Según apuntan los mapas, en la Comunidad de Madrid, buena parte de Castilla-La Mancha, sur de Castilla y León y en el suroeste de Aragón las temperaturas pueden estar de 1 a 2 ºC por encima de la media, por lo que podría ser un verano de récord en estas regiones, algo que se viene repetiendo en los últimos años.

Según el ECMWF, en bastantes zonas del interior peninsular podríamos tener temperaturas hasta 2 ºC por encima de lo que sería normal en verano.

En el resto del interior peninsular, Cataluña y Menorca esperamos valores en torno a 0,5-1 ºC más altos de lo habitual. Parece que en el este, costas andaluzas, litoral cantábrico, extremo suroeste, Canarias y la mayor parte de Baleares se "librarán", ya que se esperan anomalías de hasta 0,5 ºC como mucho.

Los meses más secos del año, pero con matices

Como bien sabemos todos, en verano la subsidencia (asociada a las altas presiones) refuerza la estabilidad en la troposfera inferior, por lo que las precipitaciones son escasas, pero con matices, ya que las tormentas pueden cambiar el balance pluviométrico de la estación en pocas horas. Las previsiones apuntan a que probablemente será más seco de lo habitual en el noreste, apreciándose la misma tendencia, aunque en menor medida, en el sureste y sur.

Es bastante probable que el próximo trimestre sea más seco de lo habitual en el noreste peninsular.

Menos tormentas este verano

Es probable que veamos menos tormentas que en otros veranos en Cataluña y Aragón, donde en algunas zonas de montaña el verano es una de las estaciones más lluviosas del año. En la Comunidad Valenciana, Región de Murcia, sureste de Castilla-La Mancha, oeste de Extremadura y en puntos de Andalucía parece que las precipitaciones serán más escasas de lo habitual, aunque precisamente los valores medios son exiguos en gran parte de esas comunidades durante el verano.

¿Cómo se han comportado los últimos veranos?

En los últimos años se han producido numerosos récords de calor en nuestro país, especialmente en el interior y en el sur peninsular, destacando los más de 47 ºC que se midieron en estaciones de AEMET a mediados de julio de 2017. En el litoral mediterráneo resulta más preocupante el incremento de noches tropicales o tórridas, que dificultan el concilar el sueño. Probablemente síntomas (y preocupantes) del proceso actual de cambio climático.

En los últimos veranos se está observando una tendencia preocupante en lo que respecta a los récords de calor, como consecuencia del proceso actual de cambio climático. En el litoral mediterráneo sobresale el incremento de noches tórridas.

En cuanto a las lluvias, predominan las de carácter convectivo (chubascos y tormentas), y en cada verano se produce la conocida como "lotería del infierno", que es la caída de granizo de gran tamaño con consecuencias catastróficas para el campo. Tampoco hay que olvidar las inundaciones relámpago, como consecuencia de fuertes aguaceros. Además, en los últimos años en agosto se sueñen producir chubascos locales pero muy intensos en el litoral mediterráneo. No obstante, excepto en zonas de montaña y en el extremo norte, en general las precipitaciones suelen ser testimoniales, aunque muy irregulares.