El ‘calor sahariano’ podría llegar la semana que viene

Los modelos de predicción están mostrando bastante unanimidad, entre ellos y todos los posibles escenarios que plantean. Parece que se está cocinando el primer envite de aire cálido del verano.

Juan José Villena Juan José Villena 19 Jun 2019 - 16:12 UTC
aire sahariano
Los modelos de predicción coinciden, la semana que viene podría ser muy calurosa, como mínimo en el este peninsular y Baleares.

Los modelos de predicción ya hace días que prevén la llegada de una masa de aire tropical para inicios de la próxima semana. Siempre se debe ser cauto con el medio plazo, pero los días van pasando y los mapas convergen trazando un episodio de altas temperaturas que partiría del Sáhara. Paradójicamente, todo será por culpa de un embolsamiento de aire frío y una borrasca atlántica. En este preciso instante están saliendo de Terranova y cruzarán el Atlántico norte hasta quedar al noroeste de la Península, océano adentro, ya de cara al domingo. Si, como todo parece indicar, la disposición de los centros de presión no cambia en toda la semana que viene, el aire tropical continental irá progresando hacia el norte y se plantará en terreno peninsular, gracias a la dorsal que se dispondrá al frente de la Borrasca Fría Aislada (BFA).

El modelo GFS lo tiene bastante claro

El modelo norteamericano GFS no titubea. Todos los posibles escenarios a partir del sábado trazan una cuesta arriba en las temperaturas que podría desembocar en un ambiente muy caldeado casi toda la próxima semana. Si atendemos a los meteogramas, parece que Baleares y la mitad este peninsular se llevarán la peor parte, sobre todo el archipiélago. En la capa de 850 hPa, a unos 1500 metros de altitud, se atisba la isoterma de 28 ºC en la vertical de las islas. Por eso, no es de extrañar que las predicciones automáticas adelanten registros cercanos a los 35 ºC en Palma de Mallorca.

Tampoco son raros los valores de 38 ºC en Zaragoza o Ciudad Real que se prevén para dentro justo de una semana -en la capital maña antes-, porque el GFS acaba incrustando la masa de aire cálido en el interior de la Península. Si se cumple el escenario que ahora mismo anticipa el modelo, no sería difícil ver los 40 ºC en los valles prelitorales e interiores de la mitad oriental peninsular.

El ECMWF no se queda corto

El considerado mejor modelo de predicción en la actualidad, el ECMWF, aún es más extremo en el medio y largo plazo, al presentar registros en superficie superiores a los 40 ºC en las depresiones del interior peninsular entre los días 26 y 29. Afortunadamente aún queda mucho, algo más de una semana, y es factible que cambie el tablero. Si no lo hace, podríamos estar ante la primera ‘ola de calor’ del verano.

En cualquier caso, parece que en el noroeste peninsular, tras un ascenso de temperaturas entre el sábado y el domingo, el ambiente se mantendrá fresco la próxima semana. Además, podría quedar en el área de acción de la BFA con algunas lluvias y tormentas. Opta a ser la envidia del país, junto con Canarias.

Publicidad