La AEMET prevé un invierno cálido y con precipitaciones en la media

La Agencia Estatal de Meteorología acaba de hacer una rueda de prensa para explicar el tiempo que, probablemente, deparará el invierno. Parece que la nieve quedará relegada a la alta montaña. Las temperaturas serán más altas de lo habitual. 

Juan José Villena Juan José Villena 20 Dic 2017 - 05:58 UTC
Este invierno la nieve, a tenor de las proyecciones de la AEMET, parece que quedará relegada a la alta montaña.

Esta mañana la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha llevado a cabo una rueda de prensa para hacer balance de 2017 y anticipar, mediante los mapas estacionales, el tiempo que nos deparará el invierno.

Este año ha sido extraordinariamente seco y cálido. Hasta mediados de diciembre la red de observatorios ha recogido, en promedio, 451mm. El dato anual se sitúa como el tercero más seco desde 1965, sólo superado por 2005 y 1981. A lo largo de la semana que viene podríamos tener un último episodio inestable y generoso pero, según la AEMET, no será suficiente para maquillar un déficit de precipitaciones que, muy probablemente, rondará el 28%.

El otoño, en general, no ha servido para empezar a paliar la sequía de forma plausible. En el mes de octubre sólo llovió un 33% de lo habitual y noviembre acabó, también, con datos paupérrimos. La profunda borrasca Ana, resultado de una ciclogénesis explosiva, ha aportado este mes el único episodio de precipitaciones destacable de la estación.

La semana del 6 al 12 de diciembre brindó al Cantábrico y al centro de Andalucía lluvias abundantes que sirvieron para convertir, por allí, el periodo otoñal en húmedo. La mitad este peninsular en los últimos tres meses acumula un déficit de precipitaciones cercano al 50%. En Aragón, la Comunidad Valenciana, Murcia, el nordeste de Girona y puntos de Tenerife y Gran Canaria ha llovido un 75% menos de lo habitual.

Invierno cálido y con lluvias en la media

La AEMET, a partir del análisis de una decena de modelos de predicción, augura una alta probabilidad de que las temperaturas alcancen valores superiores a los normales en invierno. En las lluvias no aprecia variaciones significativas respecto al promedio histórico.

Ahora andamos inmersos en La Niña, un fenómeno que, a juicio de la agencia, aporta una mayor fiabilidad a las predicciones del medio y largo plazo. Este escenario suele dejar un flujo oceánico suave, con lluvias en el oeste de Europa, sobre todo por encima del paralelo 45 norte: Francia y las Islas Británicas. Esto podría beneficiar al cuadrante noroeste peninsular, al resto quizás no tanto.

Enero
Anomalía de temperaturas prevista para el mes de enero. Modelo ECMWF, grafismo de Tiempo.com

Además, la probabilidad de que la temperatura sea más alta de lo normal en el próximo trimestre es alta. En el interior y la vertiente mediterránea existen entre un 70 y un 100% de probabilidades de que los registros se mantengan por encima de la media. En el resto del país es del 50 al 70%.

En enero se espera una anomalía positiva de entre +1ºC y +3ºC en la Península Ibérica y Baleares. Canarias, al parecer, se mantendrá cerca de la media. Febrero y marzo continuará por los mismos derroteros; más cálido marzo, especialmente en el interior peninsular. Las lluvias favorecerán  al cuadrante noroeste, con un arranque de año algo más húmedo por allí. En marzo podrían cambiar las tornas.

¿Qué prevén otras agencias internacionales?

La agencia estadounidense NOAA anticipa un trimestre con temperaturas hasta 2ºC por encima de la media en la mayor parte de la península. Los mapas de precipitación muestran un mes de enero húmedo en la mitad oeste peninsular y normal en el centro y este, salvo en zonas de la Comunidad Valenciana que se prevé algo más seco. Febrero y marzo proyectan lluvias por debajo de la media en el sur y el este peninsular. Sólo Galicia se mantendrá en el umbral húmedo, según los norteamericanos.

El Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido, Met Office, va por el mismo camino. Concede mayor credibilidad a los escenarios que apuestan por temperaturas superiores a la media en enero, febrero y marzo. En las proyecciones de lluvia los mapas británicos muestran, también, a Galicia en el umbral húmedo y al resto del país en registros cerca del promedio o inferiores

Publicidad