tiempo.com

Días de verano: el calor de la Feria de Sevilla llegará a toda España

La Feria de Sevilla disfrutará de días cada vez más calurosos, que serán la antesala de una próxima semana con tintes ya estivales en gran parte del país. Parece que por fin se asentarán las mangas cortas.

Feria de Sevilla
El calor ya propio de Sevilla en estas fechas se trasladará pronto al resto de España.

Ya en 1254, Alfonso X el Sabio, seis años después de que su padre conquistara Sevilla, otorgó permiso para que tuviesen lugar dos ferias en la ciudad, pero aquello no llegó a cuajar. No fue hasta 1946 cuando dos concejales, curiosamente uno catalán, Narciso Bonaplata, y otro vasco José María Ybarra, convencieron al alcalde Conde de Montelirios de hacerla. Aunque en un principio este último no era muy partidario porque alegaba que ya existían dos cercanas, las de Mairena del Alcor, la más antigua, y la de Sanlúcar la Mayor.

Por fin, el Pleno Municipal aprobó que en los días 18, 19 y 20 de abril se celebrase una feria de ganado, así se solicitó a la Reina Isabel II y al año siguiente en 1847 comenzó la Feria de Abril. Para guarecerse y matar el tiempo libre se instalaban en aquellos primeros años unas lonas donde se reponían fuerzas con algún refrigerio, se tomaban unas copitas de vino y se echaban algunos cantes flamencos y se bailaban ya las sevillanas, aunque no fue hasta 1884 cuando la Real Academia Española de la Lengua la reconoció con ese término.

Con el tiempo, todo fue evolucionando; las casetas fueron tomando otra forma, se levantó la primera portada en 1849, el mercado de ganado fue decayendo y las costumbres fueron cambiando hasta convertirse en el acontecimiento sin igual que es hoy día, en el que el recinto acoge 1054 casetas y el Real está alumbrado por más de 200.000 mil bombillas con sus correspondientes farolillos de papel.

Ya no volverá a llover en la Feria de Sevilla

Este año el primer día de Feria fue muy soleado como en casi toda España y se alcanzaron 30 ºC de máxima. El lunes, el panorama cambió radicalmente, no solamente en Sevilla, y se prodigaron los chubascos tormentosos en muchos puntos de la Península, algunos acompañados de fuertes granizadas que causaron estragos en numerosos cultivos. El martes y el miércoles persistió la inestabilidad, siendo más acusada en la mitad oriental, aunque ayer ya decreció notablemente. A partir hoy volverá a cambiar el panorama meteorológico y si se producen precipitaciones serán débiles y aisladas en el cantábrico oriental y en el sureste, al tiempo que las temperaturas irán experimentando un significativo ascenso.

El verano calentará motores este fin de semana en gran parte de España

Se avecina un fin de semana con tiempo estable, tras muchos días de nubosidad abundante y precipitaciones que han sido importantes en zonas de la vertiente mediterránea. Hoy, la DANA causante de este episodio se irá retirando hacia el este, camino de Córcega y Cerdeña. Así solo quedará algo de inestabilidad residual, apenas suficiente para permitir el desarrollo de nubes de evolución diurna en las sierras de la mitad este peninsular que podrán dejar algunos chubascos puntuales. El ambiente será bastante más caluroso, con registros hasta 8 ºC más altos que ayer en el sureste de la Península.

Mañana predominarán los claros en gran parte del país, quedado solo nubosidad en Pirineos, en la zona más oriental del litoral Cantábrico y por la tarde, de nuevo, en los relieves levantinos. Habrá precipitaciones en la zona pirenaica que serán en forma de nieve a partir de los 1800 o 2000 metros. Las temperaturas seguirán subiendo, con máximas ya de 30 ºC en la depresión del Guadalquivir y en Badajoz.

Calor fin de semana
Las máximas superiores a los 30 ºC comenzarán a asentarse en el valle del Guadalquivir y Extremadura.

Sábado y domingo serán días de tiempo estable y soleado. En el primer día habrá algunas pinceladas de nubes altas en el oeste peninsular y de evolución diurna en las sierras del este, que ya no dejarán precipitaciones salvo casos muy puntuales. Las temperaturas subirán ligeramente, pero nada comparado al domingo, cuando las máximas comenzarán a dispararse en el interior de la Península, con registros de 25 o 26 ºC en ciudades como Madrid, Zaragoza o Valladolid. En el suroeste ya se rebasarán claramente los 30 ºC. En la próxima semana el panorama será prácticamente estival.