tiempo.com

Una 'superborrasca' traerá el crudo invierno, con aire polar y ártico

Las temperaturas de pleno invierno llegarán de sopetón, impulsadas por una borrasca muy potente que sobrevolará las Islas Británicas. El pasillo al aire polar y ártico será de relumbrón, ¡con destino a nosotros!

Ártico
CcEl viento llegará desde el Ártico, acercando una masa de aire gélido que desplomará las temperaturas y traerá la nieve.

A mediados de esta semana una profundísima borrasca bajará desde latitudes polares hacia situarse sobre las Islas Británicas. Allí llegará a mostrar entre el jueves y el viernes una presión mínima de 970 hPa, realmente baja. Esto creará un importante gradiente de presión en conjunción con el anticiclón azoriano, que algo más al oeste del archipiélago portugués contactará con su homónimo de Groenlandia. Entre esos centros de presión, los mapas dibujan un sinfín de isobaras paralelas que guían hacia el sur una masa de aire polar y ártico, que acabará topándose con la Península Ibérica.

Las temperaturas que pronostica el modelo europeo camino de nuestro país, y después en nuestra vertical, son para echarse a temblar. En la capa de 500 hPa, que en este caso representará algo más de 5200 metros de altitud, los registros podrían caer por debajo de los -30 ºC. Esto en superficie nos influye relativamente poco, salvo por la energía que puede otorgar a las nubes convectivas con sus chaparrones asociados, que siendo intensos ayudarán a desplomar la cota de nieve.

Las temperaturas que prevé el modelo europeo son para echarse a temblar, de hasta -30 ºC en la capa de 500 hPa y de -5 ºC en la de 850 hPa. Serán de crudo invierno.

Esta última de por sí ya estará realmente baja, según podemos adivinar tras echar un vistazo a la capa de 850 hPa (unos 1500 metros), que refleja mucho mejor el frío que pasaremos en superficie. La isoterma de los 0 ºC abrazará gran parte de la Península y Baleares, pero en el centro y norte peninsular esa altitud podría mostrar temperaturas de hasta -5 ºC.

Hablando en plata, a partir del jueves sufriremos temperaturas de crudo invierno, que serán entre 5 y 10 ºC más bajas de lo normal en esta época del año. Atendiendo a nuestro modelo, a partir del jueves gran parte del interior y norte peninsular no superará los 10 ºC, con mínimas negativas, que provocarán heladas moderadas. Si no cambia la tendencia posterior, en la jornada del sábado el frío podría ir más allá, con máximas de entre 5 y 6 ºC en ciudades como Madrid, Salamanca, Zamora o Palencia.

La nieve podría aparecer en cotas medias o bajas el viernes, sobre todo en la mitad norte peninsular. El puente de la Constitución pinta muy desapacible.

Las lluvias parece que llegarán especialmente el viernes a través de un frente frío que se adentrará en la Península desde el noroeste. Si se confirma la previsión, este día lloverá en casi la totalidad del territorio y nevará en cotas medias o bajas. El blanco meteoro podría empezar cayendo a partir de los 1200 o 1400 metros para después aparecer por debajo de los 500 en gran parte de la mitad norte peninsular, esto ya a partir del mediodía con los chubascos post-frontales. El fin de semana pinta muy desapacible, con frío, viento y precipitaciones en principio solo en Galicia y la vertiente cantábrica, y quizás en otras sierras interiores. Y no parece que vaya a mejorar demasiado el tiempo para el final del puente de la Constitución.