Los 40 ºC se aplacarán con tormentas destacadas este fin de semana

Las temperaturas repuntarán entre hoy y el viernes por amplias zonas del interior peninsular, con máximas en el entorno de los 40 ºC en el Guadalquivir, meseta sur y valle del Ebro. El fin de semana se inestabilizará el tiempo, con un importante descenso térmico y tormentas destacadas.

Nos acercamos al ecuador de la canícula con temperaturas altas en numerosas zonas del país, que es lo que corresponde a esta época del año. La excepción la encontramos en el extremo norte peninsular, donde se mantiene el ambiente suave, fresco por momentos, a la espera de un cambio de tiempo el fin de semana, que se encargará de aplacar el calor en la mayoría de regiones.

Hoy miércoles, las temperaturas serán algo más bajas por el área cantábrica y los Pirineos, donde el día se mantiene a ratos nuboso, produciéndose algunas lluvias débiles y dispersas. en el resto de la Península, Baleares y el sur de Canarias lucirá el sol. Las temperaturas máximas superarán los 35 ºC en amplias zonas del centro-sur peninsular, rozándose los 40 ºC en el Bajo Guadalquivir.

Típicos altibajos en el calor más extremo. A partir del sábado, la llegada de una vaguada provocará un refrescamiento y, de nuevo, una importante actividad tormentosa.

Mañana jueves y el viernes el calor se intensificará algo más por el sur peninsular, zona centro y áreas del interior del este de la Península. Tanto en el Valle del Guadalquivir, como en Castilla La Mancha y el Valle medio del Ebro se alcanzarán los 40 ºC de máxima, pudiendo superarse puntualmente. Los dos días seguiremos bajo un claro dominio de las altas presiones, con ambiente soleado en la mayor parte de España. La excepción será el extremo norte peninsular, donde se mantendrá con nubes en los cielos y algún chubasco débil y disperso.

El panorama meteorológico cambiará el fin de semana. La llegada de una vaguada atlántica, que irá desplazándose de oeste a este de la Península, provocará un progresivo aumento de la inestabilidad atmosférica, lo que se traducirá en la presencia de nubes en los cielos, un acusado descenso de las temperaturas en la vertiente atlántica peninsular el sábado, que el domingo se extenderá también al área mediterránea, y una destacada actividad tormentosa en el este peninsular, con probables tormentas fuertes en zonas montañosas del nordeste, sin descartarse en otros lugares del Mediterráneo.