StoreWindows10

Hoy, mejor sin coche

¿Te imaginas el centro de las ciudades libre de coches, libre de humos y circulando con un medio de transporte sostenible? Ese es el ideal de espacio urbano al que aspiramos todos, por ello, esta semana ha sido clave para concienciar sobre el problema de los vehículos motorizados.

Carolina Morán Carolina Morán 22 Sep 2018 - 06:00 UTC
sin coche
Las ciudades se están convirtiendo en ratoneras. Demasiados coches, humo... Si no es necesario, ¡deja el coche en casa!

Sensibilizar y concienciar a la población sobre las consecuencias negativas que tiene el uso masivo del vehículo privado en la ciudad para la salud pública y el medio ambiente es el principal reto que existe dentro de los espacios urbanos. El transporte sostenible es la mejor opción y, para ello, la Unión Europea, nuestro Ministerio de Transición Ecológica, Ayuntamientos y demás personalidades han estado desarrollando iniciativas y actividades durante toda la semana.

La Semana Europea de la Movilidad culmina con el Día Europeo Sin Coches

El pasado domingo, 16 de septiembre, comenzó la ya tradicional Semana Europea de la Movilidad, y hoy, día 22, culmina con el maravilloso Día Europeo Sin coches, cerrando el tráfico a los vehículos motorizados y dedicando la mayor parte de su espacio para peatones, ciclistas, transporte público y vehículos limpios, como los eléctricos. Con ello la Comisión Europea se propone reducir las emisiones de CO2, la congestión y la contaminación atmosférica para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos europeos y, así, alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

El objetivo, por tanto, de estas jornadas es desincentivar el uso del automóvil y, para ello, se anima a la población a probar alternativas respecto al uso del vehículo privado y promover un transporte sostenible dentro de los espacios urbanos.

Además, de forma indirecta, estas zonas sin motor son la oportunidad perfecta para mostrar a la población cuáles son esos problemas que se deben de paliar -ruido, calidad del aire-; poner a prueba alguna de las medidas planteadas -como establecer una zona peatonal de manera permanente-; llamar la atención a un colectivo específico -como a las familias, demostrando la seguridad de una zona escolar sin coches-; e incluso, destacar el compromiso que tienen ciertos establecimientos por la causa, con el consiguiente impacto positivo que se tiene sobre la población.


¡Combina y Muévete!

Cada año, la Semana Europea de la Movilidad se centra en un tema específico relacionado con la movilidad sostenible, y este 2018 tiene como lema “¡Combina y Muévete!” (en inglés, "Mix and Move!"), el cual se centra en la llamada “Multimodalidad”, que promueve el uso y combinación de distintos medios de transporte para los desplazamientos urbanos -por ejemplo, el metro y la bicicleta-, consiguiendo una mejora en el ahorro, la rapidez y la flexibilidad y, a su vez, la contaminación, la congestión, la calidad de vida y la salud, principalmente.

La movilidad urbana es responsable del 40% de todas las emisiones de CO2 del transporte por carretera y es por ello que se planteen diferentes alternativas para reducirlas. Ejemplo de ello lo encontramos en un proyecto llamado BiTiBi (BikeTrainBike), el cual plantea que, si el 20% de los usuarios ferroviarios de la Unión Europea llegaran a la estación de tren en bicicleta, para el año 2030 habría una reducción de 800 ktons de CO2, 55 toneladas de PM y 250 toneladas de NOx emitidos; una reducción en el consumo de energía de 200,000 toe/km o 2500 Mwh y hasta 5.000 millones de km menos conducidos por automóviles, entre otros beneficios.

sin coches
Reduce el ruido, mejora la calidad del aire... Coge la bici o el transporte público por tu salud.

Y es que este proyecto tiene como objetivo disminuir el uso del coche en varios millones de km/año, reducir las emisiones de CO2 en centenares de toneladas/año, mejorar la calidad de vida de las ciudades europeas y aumentar la eficiencia energética de nuestro transporte mediante la sustitución de los viajes en vehículo privado por la combinación de los dos modos de transporte energéticamente más eficientes, la bicicleta y el tren. Barcelona sería una de las ciudades españolas que gozaría de este proyecto piloto.

Publicidad