¿Se puede ver un arcoíris de noche?

Aunque lo habitual es observar este fenómeno óptico en días de lluvia o incluso con niebla, en algunos lugares privilegiados del mundo, están acostumbrados a verlo también durante la noche.

Arcoíris lunar o moonbow en las Cataratas Victoria.

El arcoíris lunar, también conocido como moonbow, es un fotometeoro que se da bajo unas condiciones muy particulares, aunque también comunes al resto de arcoíris. Por un lado, se necesita una humedad suficiente, como en días de lluvia, en la que tengamos gotitas de agua en suspensión. Por otro, luz para que la refracción sea posible. Pero, tratándose de un arcoíris nocturno, ¿dónde y cuándo se dan estas condiciones? En lugares donde la caída del agua de una catarata aporta la humedad necesaria y en días de luna llena. Así pues, este fenómeno es visible, en condiciones meteorológicas óptimas, una vez al mes

Uno de esos lugares privilegiados es, por ejemplo, las Cataratas Victoria. Actúan como frontera natural entre Zambia y Zimbabwe y son la cortina de agua más larga del planeta con una longitud de 1,7 km. El río Zambeze salva a su paso, un desnivel de unos 100 metros. Son conocidas como Mosi-oa-Tunya, es decir, el humo que truena, debido al vapor y al ruido que generan.

Las Cataratas Victoria fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1989.

Su visibilidad es mucho más tenue, ya que la cantidad de luz reflejada por la Luna, es muy inferior a la que recibimos del Sol. Esta falta de luz, hace que los receptores del color presentes en el ojo humano no se estimulen lo suficiente. Por ello, este fenómeno es más difícil de apreciar por nuestros ojos, que por una cámara fotográfica. El arcoíris lunar supone todo un reclamo turístico, aunque son muchas las personas que acuden a este rincón del mundo, sin conocer su existencia.

En las Cataratas Victoria, se organizan rutas nocturnas para poder observar este fenómeno la noche de luna llena, pero también la noche anterior y la posterior. La época de lluvias tiene lugar entre los meses de noviembre y abril, pero es entre abril y julio cuando su visibilidad es, en principio, mayor. Entonces, el río Zambeze es más caudaloso, pero sin llegar a impedir que se forme este curioso arcoíris. Además, podremos observarlo mucho mejor en las primeras horas tras la salida de la Luna. No hay que olvidar llevar con nosotros un buen chubasquero...

Un fenómeno que no es exclusivo

En otras partes del mundo el arcoíris lunar es también un fenómeno habitual. En Kentucky (EE.UU.), se puede observar en las Cataratas Cumberland, conocidas como la Pequeña Niágara. En su día, era visible en las famosas Cataratas del Niágara, entre EE.UU. y Canadá, pero la contaminación lumínica que produjo la urbanización del entorno, terminó con las condiciones necesarias para observarlo.