¿Qué es la red de carreteras atmosférica?

El viento a gran escala, ¿por dónde se mueve cuando circula de las altas a las bajas presiones? Emprendemos un viaje por los vientos desde el Ecuador hasta los Polos. ¡Pónganse los cinturones! Es turbulento.

Fernando Llorente Fernando Llorente 07 Feb 2018 - 04:22 UTC
Circulación atmosférica
Circulación General atmosférica.

Además del desplazamiento del viento conocido -de los anticiclones a las borrascas-, hay un movimiento global que abarca a todo nuestro planeta, a modo de una "red de carreteras atmosféricas": la circulación general. Para entenderla en su totalidad hay que considerar lo que ocurre junto al suelo y, también, lo que sucede en las capas más altas de la troposfera.

Latitud de los caballos

Vamos a considerar una masa de aire cálida que asciende desde el Ecuador y se desplaza hacia los Polos. Según avanza se va enfriando y parte comienza a descender, esto sucede alrededor de los 30º de latitud norte o sur, dando lugar a una zona de altas presiones en superficie; se trata del cinturón anticiclónico subtropical, que produce normalmente cielos despejados, pocas precipitaciones y vientos casi encalmados, y que coincide con las grandes zonas desérticas del planeta. Este área también es conocida como las latitudes de los caballos, que recibe este nombre porque en los primeros viajes entre España y sus colonias centroamericanas los barcos transportaban muchos caballos y, al llegar a las zonas de altas presiones, se encontraban con días encalmados que prolongaban en exceso el viaje, por lo que los tripulantes tenía que ahorrar comida y agua, y se veían en la necesidad de matar a los caballos y lanzarlos por la borda para poder sobrevivir.

Esta primera célula, llamada tropical o de Hadley –en honor de George Hadley, aficionado a la Meteorología que en el S XVIII inicio la investigación de los vientos alisios en el Hemisferio Norte-, se cierra al emitir vientos hacia el Ecuador con dirección nordeste-suroeste en nuestro Hemisferio, los llamados vientos alisios. Estos son de gran importan­cia en la navegación a vela, con una intensidad media de 10 a 15 nudos y que suelen ser más intensos en verano.

Estos vientos al converger hacia el Ecuador crean un área perma­nente de bajas presiones, la zona de con­vergencia intertropi­cal o zona de calmas ecuato­riales. Allí las precipita­ciones son muy regulares y hay fuer­tes ascenden­cias vertica­les de aire. En esta zona se producen los contraa­lisios, vien­tos en altura que viajan hacia los Polos.

Células de latitudes medias y polar

En los anticiclones subtropicales hay una parte del aire en superficie que continua su camino hacia los Polos y forma la zona de los Oestes predomi­nantes situada en las latitu­des medias de ambos Hemisferios. Forman la célula de las latitudes medias o de Ferrel, caracterizada por las bajas presiones relativas.

La Circulación General se completa con la célula polar. En ella el aire se eleva de las zonas de bajas presiones de las latitudes medias, se va enfriando en altura y desciende sobre los Polos, dando lugar a los anticiclones polares, con aire muy frío y muy seco, y que en las capas bajas atmosféricas des­ciende de latitud. Así toma dirección este y se dirige, aproximadamente, hacia los 60º de lati­tud, dependiendo de la época del año. Allí se acumula y forma el frente polar, la línea que separa el aire frío y seco procedente de los Polos del aire más cálido y húmedo de la zona de los Oestes predominantes.

Es en esta latitud donde se forman la mayo­ría de las perturbaciones que afectan a nuestro país. Es una zona con un equilibrio muy inestable, porque si los anticiclo­nes sub­tropi­cales avanzan hacia el norte pueden llegar a interrum­pir los vientos del Oeste y la llegada de las borras­cas, con lo cual se establecen períodos secos; o si el frente polar desciende de latitud alcanzándonos, nos encon­traremos con perío­dos muy fríos y variabilidad de precipitacio­nes.

Corriente en chorro
Nubes altas indicando la zona de la corriente en chorro.

Corrientes en chorro

En la alta troposfera, en la zona de la célula subtropi­cal y en la de la de latitudes medias, se encuentran las corrientes en chorro que actúan a modo de "grandes ríos" por donde circula el aire a gran velocidad, siendo más intensos en invierno, cuando el gradiente térmico entre los polos y el ecuador es mayor, momento en el que pueden superarse los 300 kilómetros por hora.

El descubrimiento de estas corrientes se debe al meteorólogo japonés Wasaburo Oishi. La situada en nuestras latitu­des se encuentra a una altura de 5.000 metros y es utilizada a veces por los aviones comerciales en su viaje desde América hacia Europa para ahorrar combustible. La corriente subtropical, situada a unos 30º en cada hemisferio, discurre a una altitud entre 9.000 y 10.000 metros.

Publicidad