tiempo.com

Tormentas V-shaped (forma de 'V'): culpables de muchas inundaciones

Estas tormentas suelen ser las principales culpables de las inundaciones con muertos y heridos a orillas del Mediterráneo. Las últimas en Italia estuvieron ligadas a estas estructuras mesoescalares.

Imagen de las inundaciones en Génova del 10 de octubre de 2014.

Con la llegada del otoño a la cuenca mediterránea, coincidiendo con el tránsito de los primeros sistemas frontales atlánticos intensos y organizados, comienza la temporada de las llamadas tormentas en 'V', clasificadas en la literatura científica con el término 'V-shaped'.

¿Qué son las tormentas 'V-shaped'?

Las tormentas 'V-shaped' son poderosos sistemas mesoescalares. Algo característico de estas tormentas es su carácter autorregenerativo cuando sobrevuelan una parcela marítima con temperaturas superficiales suaves, no necesariamente cálidas. La parte más meridional suele trazar la punta de la 'V' , justo donde ocurren las precipitaciones más fuertes y otros fenómenos supercelulares, con intensa rotación, aunque no deben confundirse con las supercélulas clásicas.

¿Cómo se forman?

Generalmente, se forman en presencia de fuertes áreas de inestabilidad, a lo largo del sector caliente (flujo prefrontal) de una depresión o en el ramal ascendente de una vaguada, que activa en su lado oriental un intenso flujo de componente sur y suroeste. En España esto conllevaría lluvias torrenciales las costas andaluzas o quizás en Baleares; en el este peninsular el flujo más idóneo sería del este, sureste y/o noreste, dependiendo de la disposición de las costas.

El ambiente ideal para el desarrollo en 'forma de V' es aquel que tiene el apoyo de una advección cálida, con un flujo de corrientes calientes y muy húmedas en las capas inferiores, sobre las que diverge una rama principal o secundaria del chorro polar. Esta última, a su paso en altura, exacerba la cizalladura vertical del viento, generando condiciones de muy fuerte inestabilidad, con el desarrollo de violentos movimientos convectivos que desarrollan los sistemas convectivos de mesoescala.

tormenta v-shaped
Algunos ejemplos de tormentas V-shaped a vista de satélite.

¿Por qué aparece la típica forma de 'V'?

La característica forma de 'V' de estas tormentas, típicas de la temporada otoñal en el Mediterráneo, se desarrolla cuando una violenta corriente ascendente del núcleo tormentoso penetra en la estratosfera inferior, originando torreones cumulogenitus que bloquean el viento en niveles más altos, lo que obliga al flujo a divergir a su alrededor. El viento muy fuerte que sopla en la estratosfera inferior no hace más que erosionar la parte superior de la corriente ascendente y lleva los restos de la nube de tormenta a la zona de sotavento.

Estas tormentas son muy temidas, especialmente durante la navegación aérea, debido a las violentas turbulencias que pueden extenderse incluso fuera de las nubes cumulonimbus. Las células más intensas se encuentran a lo largo del vértice de la 'V', donde se concentran los fenómenos más violentos y extremos, con lluvias torrenciales y actividad eléctrica a gran escala.

Entonces, en el vértice de la 'V', ¿están los fenómenos más extremos?

Las células que se desarrollan a lo largo de la punta, al no tener nada hacia el sur que les pueda robar el aire cálido y húmedo destinado a ellas, tienden a adquirir las características de una clásica supercélula con un movimiento rotatorio. De hecho, se pueden llegar a confundir. Otra característica de estas tormentas es que van acompañadas de la denominada "flanking line", que casi siempre se ubica en la parte sur del sistema convectivo.

La "flanking line" no es más que una línea extendida de cumulonimbos muy desarrollados en etapa madura que alimentan el sistema tormentoso que la generó. Al observar las imágenes de satélite, es fácilmente identificable por una línea blanca extendida que tiende a moverse hacia la parte central y más activa del sistema de tormentas.