Un satélite capta un raro registro de ondas de gravedad atmosférica

Las imágenes de satélite de la agencia meteorológica australiana ‘WeatherZone’ han captado un fenómeno generalmente invisible: las ondas de gravedad atmosférica. El fenómeno fue visto a través de las nubes y el polvo en el noroeste de Australia Occidental.

Davi Moura Davi Moura Juan José Villena 29 Oct 2019 - 16:00 UTC
ondas atmosféricas
Las ondas de gravedad atmosférica fueron observadas por un satélite en el noroeste de Australia.

El fenómeno, conocido como ondas de gravedad atmosféricas, se trata esencialmente de ondas en el cielo, que en este caso fueron desencadenadas por tormentas eléctricas que ocurrieron en la región de Australasia en los últimos días. El fenómeno fue registrado en imágenes satelitales por la agencia meteorológica australiana entre los días 21 y 22 de octubre. Las ‘olas’ se extienden desde la costa de Australia Occidental a través de las nubes que formaron una especie de delgado arco blanco.

Las ondas de gravedad en la atmósfera hacen que el aire se eleve y se hunda en la troposfera. Como resultado, enfría y calienta el vapor de agua y, en algunos casos, provoca la formación de nubes en las crestas de las olas. El satélite también capturó imágenes de una tormenta de arena sobre la región seca de Pilbara en Australia Occidental.

La tormenta de arena mejoró la propagación del fenómeno que se extendió por el Océano Índico. Las ondas de gravedad atmosférica pasan desapercibidas para las personas en el suelo, aunque pueden causar turbulencias en los aviones, pero esto generalmente no es muy grave.

Esencialmente, las ondas de gravedad en la atmósfera son perturbaciones que ocurren en cualquier tipo de fluido, a menudo las vemos en el agua. La atmósfera también es fluida y, por tanto, estas ondas también se producen sobre nuestras cabezas. Las ondas de gravedad en la atmósfera son invisibles, pero se pueden ver cuando influyen en el comportamiento de las nubes que los satélites sí pueden detectar. Aunque son invisibles, estas ondas son relativamente comunes en la atmósfera y el fenómeno fue causado por tormentas severas en el oeste de Australia.

Las corrientes de aire de la nube que descienden hacia la superficie produjeron una perturbación en la atmósfera. La perturbación en este caso fue el aire frío que cayó de la tormenta y entró al aire más cálido cerca de la superficie. La diferencia en la densidad causa la perturbación, y la onda de gravedad puede viajar a medida que se extiende el aire frío. La perturbación permanece hasta que todo se reequilibra, por lo que estas olas pueden recorrer un largo camino.

Publicidad