¿Gente a favor del cambio climático? Sí, existe

Que el cambio climático es una realidad está muy claro, al igual que sus preocupantes efectos negativos. Aún así, hay gente que le ve su parte positiva. ¿Por qué?

Marc Redondo Marc Redondo 28 Oct 2019 - 08:33 UTC
Cambio climático
Hay gente que tiene motivos para estar a favor del cambio climático.

La lucha contra el cambio climático es un gran reto al que se enfrenta la humanidad. Desde la era industrial, nos hemos dado cuenta de que estamos alterando el clima de la Tierra de una forma alarmante. Esta alteración no es en ningún caso positiva y sus efectos son cada vez más evidentes.

Hay una parte de la población que sigue negando su existencia, especialmente en Estados Unidos. Es algo respetable. Todos podemos tener una opinión, aunque las evidencias científicas son claras. Lo que no se comenta demasiado es el grupo de gente favorable al cambio climático. Aunque parezca mentira, hay partidarios que están a favor, defendiéndose con una serie de argumentos. Vamos a ver algunos.

Beneficios para la agricultura

Hay muchos países en altas latitudes que ven imposible la explotación de sus tierras debido al frío y a las nevadas invernales. Su clima es extremo en este sentido y la agricultura es mínima. El cambio climático nos trae un aumento de las temperaturas a nivel global. Eso quiere decir que, si sigue el mismo camino, dentro de unos años se podrá cultivar en esas zonas y se mejorará la producción. Este es su punto de vista.

Evidentemente, esto es solo una ventaja local. Mientras unas pequeñas zonas podrán cultivar cuando antes no podían, en el resto será difícil hacerlo por el exceso de calor y la falta de agua. Muchos ecosistemas cambiarán, con graves consecuencias también para la fauna. Hay que tener en cuenta que la generación de alimento para una Tierra cada vez más poblada es un gran problema, así como el agua necesaria para su cultivo.

sequía
El calentamiento global va a suponer un exceso de calor en muchas zonas y falta de agua.

Menos muertes por frío

Otro factor en el que se escudan es en la cantidad de personas que mueren cada invierno por culpa del frío. Un estudio de Lancet en 2015 que puedes leer aquí llegó a la conclusión de que mueren cada año 20 veces más personas por exceso de frío que por calor. Con los datos en la mano, podríamos argumentar que un aumento de las temperaturas evitaría tantas muertes. Pero... ¿a costa de qué?

Efectivamente, allí donde las temperaturas ya son altas ahora, dentro de unos años lo serán mucho más, haciendo disparar el número de fallecidos por olas de calor. Pero no solo afectaría a seres humanos, sino también al resto de animales. A la vez, las altas temperaturas comportarían, entre muchas más cosas, más alergias o propagación de enfermedades como la malaria.

Otros argumentos

No los hemos repasado todos, pero también encontraríamos otros argumentos, como el hecho de tener más al alcance nuevos recursos, como por ejemplo minerales, al derretirse el hielo en zonas donde está presente todo el año, mejor pesca de bacalao en algunas zonas por el aumento de la temperatura, mayor energía solar generada debido al aumento de la insolación, etc...

Cada uno de los puntos que este grupo plantea puede ser refutado con una infinidad de argumentos que hacen ver que todo lo que apuntan es más perjudicial a nivel global que beneficioso a nivel local.

Publicidad