tiempo.com

¿Qué es un tornado? ¿Son frecuentes en España?

Un tornado es uno de los fenómenos más destructivos del planeta a escala local. Admirados y temidos a la par, no dejan indiferente a nadie por su belleza y por la destrucción que a veces causan a su paso. ¿Qué son? ¿Se pueden producir en España? Te lo contamos aquí.

Tornado
Forma y detalles más relevantes de los tornados.

El tornado es el fenómeno meteorológico más violento y de mayor capacidad destructiva del mundo. Se trata de una columna de aire que gira violentamente y está en contacto con el suelo, descolgándose habitualmente de nubes cumuliformes. En la mayoría de las ocasiones es visible como una nube con forma de embudo. Si no alcanza la superficie del suelo, se conoce como tuba o funnel cloud.

El diámetro de un tornado puede variar entre unos pocos o varios centenares de metros, con una duración de escasos minutos y pocos kilómetros recorridos (aunque hay excepciones, especialmente en Estados Unidos). En la actualidad, la intensidad de los tornados se mide con la escala Fujita mejorada, que se implementó en el año 2007. Solo un pequeño porcentaje de los tornados alcanza intensidades extremas (EF3 o más), los que suelen provocar daños importantes y víctimas mortales.

Tipos de tornados

Los tornados supercelulares son aquellos que se descuelgan del Wall cloud (muro de nubes) de una tormenta supercelular, cuya principal característica es la presencia de una potente corriente ascendente rotatoria (mesociclón). Son los tornados más destructivos, en alguno la velocidad del viento ha superado los 500 km/h, y también los menos frecuentes.

Por otro lado, tenemos los tornados de origen no supercelular, como los landspouts, mangas marinas o los gustnados, generalmente menos intensos y de poca duración, que se descuelgan de congestus o cúmulos de rápido desarrollo. Por último, tenemos los vórtices menores (no confundir con tornados), cuyo ejemplo más conocido son las tolvaneras (dust devils).

Tornados en España

En España se producen tornados, aunque no tan intensos como los de Estados Unidos. Los más frecuentes son los de origen no supercelular, como las mangas marinas. Sin embargo, sí que hay registros de tornados supercelulares de gran intensidad (EF-3), como el del 15 de marzo de 1671 en Cádiz que se saldó con más de 60 fallecidos, el que barrió parte de Madrid el 12 de mayo de 1886, dejando cerca de 50 víctimas, o más recientemente el tornado del 23 de julio de 20013 en Alcañiz. En SINOBAS se pueden consultar eventos tornádicos en España.