Tormenta severa en Minglanilla

Ayer por la tarde una tormenta severa descargó en Minglanilla, provincia de Cuenca, 45 litros por metro cuadrado en 15 minutos. Las calles se convirtieron en ríos desbocados que arrastraron coches e inundaron casas y garajes. 

Juan José Villena Juan José Villena 01 Jun 2017 - 13:01 UTC


Ayer, poco antes de las ocho de la tarde, los truenos enmudecieron a la localidad de Minglanilla. El cielo oscuro y resquebrajado rápidamente dio paso a un aguacero torrencial que, en cuestión de minutos, anegó las calles de esta localidad conquense.

A las ocho y cinco el Servicio Provincial de Bomberos de Cuenca notificó en su cuenta de Twitter las primeras intervenciones a causa de la lluvia torrencial en Minglanilla. La tormenta había descargado 45 litros por metro cuadrado en apenas un cuarto de hora.

Las calles se convirtieron en ríos desbocados que arrastraron coches, inundaron casas y garajes y produjeron daños en el polideportivo y el colegio de primaria. Este último se ha visto obligado a suspender las clases al menos hasta el lunes a causa de los destrozos ocasionados por la avenida. Afortunadamente no se han tenido que lamentar daños personales.

El alcalde, José Luis Hervás, ha anunciado esta mañana que solicitará la declaración de zona catastrófica para el municipio. El consistorio, además, tendrá que recurrir a la Diputación Provincial para limpiar el fango resultante de la inundaciones.

Hoy las tormentas se han concentrado en las sierras más orientales pero mañana volverán a ganar terreno por toda la mitad norte peninsular. En la jornada del sábado, según la Agencia Estatal de Meteorología, los chaparrones podrán ser de nuevo "fuertes o muy fuertes" en el Sistema Ibérico y Pirineos.

Publicidad